¿Por qué los fondos mixtos fascinan a los inversores españoles?

El porcentaje domiciliado en EEUU de estas carteras es menor al 10% mientras que en España es casi del 50%

Inversión

Antes de hablar sobre que es más eficiente a la hora de invertir, hacerlo a través de fondos mixtos o mediante una combinación de fondos puros de renta variable, renta fija y liquidez, me gustaría llamar la atención sobre unos datos que reflejan la enorme diferencia entre el tipo de fondos en que invierten los americanos y dónde lo hacen los españoles.

Según datos de Morningstar Direct, el porcentaje en fondos mixtos (allocation) domiciliados en Estados Unidos, a finales de septiembre de 2017, es menor al diez por ciento, mientras que en España es casi del cincuenta por ciento.

En Estados Unidos el 90% del patrimonio está en fondos puros y sobre todo en fondos de renta variable, dónde hay más del 60%. Sumando las tres grandes categorías en que los americanos dividen la renta variable: su mercado (US Equity: 43%), el resto (International Equity: 17%) y los fondos sectoriales (Sector Equity: 3%), a finales de septiembre había un 63% del patrimonio en fondos de renta variable. En fondos de renta fija había un 27% y el resto se reparte en gestión alternativa y fondos de materias primas.

El patrimonio en fondos puros de renta variable domiciliados en España es tan sólo del 15%. Aunque eso sí, el patrimonio en los puros de renta fija coincide, en ambos países es el 27%. La suma de lo que se invierte en España en fondos puros (42%) es menor a lo que se invierte a través de mixtos (47%).

¿Por qué esta gran diferencia? ¿Estados Unidos es un ejemplo a seguir o en el caso español no interesa?

Los datos muestran que la mayor diferencia está en la proporción de fondos puros de renta variable de cada mercado, 63% en Estados Unidos frente a 15% en España. Además, en España, del 47% de fondos mixtos, la mayoría, un 25%, son de perfil conservador.

Parece que el inversor español, en media, tiene un perfil bastante más conservador que el americano. Probablemente se debe a que tenemos menos experiencia invirtiendo en activos de riesgo. Con unos tipos de interés altos hasta el año 2000, que permitían remunerar el depósito de forma atractiva nominalmente (aunque no era tan atractiva realmente), pocos inversores se veían en la necesidad de asumir riesgos para ver crecer su dinero. Cuando los tipos altos se acabaron, con el estallido de la burbuja tecnológica, el inversor español que se animó a invertir en bolsa sufrió dos de las mayores caídas de la historia bursátil en la misma década. Eso, sin experiencia previa, deber ser como esquiar por primera vez en una pista negra y con ventisca. Si te rompas una pierna, no lo vuelves a intentar.

Pero el ahorrador español está obligado a invertir en activos de riesgo, si no quiere descapitalizarse por la inflación y los impuestos. Así que una buena opción es aprender a invertir en una pista con poca pendiente (verde). Sería ideal elegir un día soleado (buen momento), pero lo del buen tiempo es difícil de predecir. Lo más aconsejable es aprender con un buen profesor que conozca la estación (mercados) y las pistas (productos), que mida el control y la confianza que adquiere su alumno inversor y le pregunte cómo anda de energía (colchón financiero y plazo de inversión). Con todo eso podrá aconsejarle cuando pasar a otras pistas con más pendiente.

Para mí un fondo mixto conservador es como una pista verde, tiene su utilidad cuando se está aprendiendo, se tiene poca energía o amenaza tormenta. Si ya ha bajado pistas rojas sin caerse (ha vivido caídas de al menos un 20% invertido en renta variable y no ha vendido), tiene energía (no necesita el dinero a medio plazo) y control (sabe de productos y mercados o cuenta con un buen asesor) se podría ahorrar las pistas verdes.

En la inversión, como en la vida, las cosas no son blancas o negras y como casi siempre la respuesta es depende. Depende del gestor, depende de las comisiones, depende de usted –igual no tolera ver perder mucho porcentaje en un fondo, aunque pese poco en el global de su cartera y sólo puede comprar fondos conservadores–. Aunque en este momento no parece que los fondos muy conservadores puedan obtener rentabilidades futuras que superen sus comisiones, si puede ser útil usarlos puntualmente como refugio si se prevé tormenta. Como siempre hay excepciones siguiendo con nuestro ejemplo , hay pistas verdes muy bonitas donde el precio de acceso compensa. Pero en España hay demasiado dinero en fondos conservadores.

Mi consejo: elija un buen asesor que le conozca y por supuesto conozca también los mercados, los productos, la valoración actual y el momento de mercado. Puede ayudarle, no sólo con la técnica, si no con la decisión de por qué pistas puede usted tirarse.

 

Marta Díaz Bajo es Directora de Análisis de Fondos de atl Capital

Normas