La española Ártica acelera la expansión y vende su software en 32 países

La empresa cuenta ya con más de 200 clientes

Comercializa soluciones de monitorización de infraestructuras tecnológicas

Ingenieros de Ártica Software.
Ingenieros de Ártica Software.

La tecnológica española Ártica Software ha acelerado su proceso de expansión exterior. La empresa ya comercializa su software de monitorización de infraestructuras tecnológicas en 32 países, con más de 200 clientes. Su fundador, Sancho Lerena, indica que el último cliente ha surgido en Pakistán, que se une a mercados como EE UU, Reino Unido, Francia, Japón, Canadá, Colombia o México, entre otros.

“Tenemos cuentas con grupos como Rakuten, DexMedia además de bancos y universidades en EE UU y Canadá”, dice el directivo. En España, la firma trabaja con empresas como Salvesen, Prosegur, El Pozo, CLH, RedIris, Euskaltel, Gestamp, Adif, Santa Lucia, Cofares y EMT, además de administraciones públicas como Junta de Castilla La Mancha y centros de emergencia de casi todas las comunidades autónomas, en alianza con Telefónica. La empresa está en la fase final un proceso de licitación de un contrato con la Comisión Europea sobre monitorización de infraestructuras.

Ártica comercializa distintos productos y servicios, entre los que destaca Pandora FMS. Lerena explica que la empresa ha desarrollado un software que permite el control y monitorización de toda la infraestructura tecnológica de las empresas para evitar fallos y caídas en sus sistemas y lograr el máximo rendimiento.

“Podemos monitorizar cualquier aspecto de la empresa, servidores, redes, aplicaciones, procesos de negocio, la relación con el usuario final, sistemas integrados con determinadas funciones, la ciberseguridad, contratos y costes de proveedores, o cómo funciona la delegación en Perú o en Nueva Zelanda”, dice Lerena.

El directivo defiende que las corporaciones, con un programa como Pandora, pueden controlar toda la tecnología de su negocio, a un precio de una séptima parte de las soluciones comerciales similares de grupos como HP, IBM o CA.

De cara al futuro, Lerena cree que el mercado natural de Ártica es Estados Unidos. “Tarde o temprano encontraremos un integrador que vea el filón que hay en Ártica y empezaremos a extendernos allí. Una vez ahí, todo será mucho más fácil, especialmente en Europa, donde ser una empresa española de tecnología casi parece sospechoso”, señala.

En términos financieros, la compañía prevé cerrar 2017 con unos ingresos de 1,5 millones de euros, de los que el 60% será de carácter internacional. Lerena defiende el crecimiento con los propios fondos generados por Ártica. “No tenemos créditos, ni ayudas, todo lo financiamos con nuestro propio dinero procedente de los clientes”, señala.

Normas
Entra en El País para participar