Telefónica reduce un 42% los vencimientos de deuda para el año siguiente

La teleco alarga un 24% la vida media de su deuda en 2017

La operadora afronta emisiones en 2018 por 4.700 millones de euros

telefonica
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.

Telefónica sigue batallando con el desapalancamiento, el centro de su estrategia global. Y su estrategia para prolongar la vida media de su deuda y reducir costes financieros parece seguir dando resultados. En el último año, la operadora ha reducido los vencimientos de deuda previstos para el ejercicio siguiente un 42%.

De esta forma, en septiembre de 2016, Telefónica afrontaba vencimientos para el conjunto de 2017 por un importe de 8.200 millones de euros. En septiembre de 2017, doce meses después, la operadora afronta vencimientos de deuda para el ejercicio de 2018 por 4.700 millones. A final de 2016, Telefónica afrontaba vencimientos por 7.200 millones en 2017 y 6.400 millones en 2019. En la presentación de las cuentas del tercer trimestre, Telefónica dejó claro que tenía cubiertos los vencimientos de deuda para los próximos dos años.

En la misma línea, la operadora cerró el tercer trimestre con una vida media de sus emisiones de deuda de 7,85 años, un 24% por encima de la cifra registrada a final de 2016, de 6,30 años. Si se estableciese como referencia septiembre de 2016, el aumento sería de un 54%. Y es que entonces, la vida media de sus emisiones de deuda era de 5,04 años. Dentro de estos movimientos, Telefónica colocó una emisión de bonos a 30 años por 2.500 millones de dólares. Una de sus mayores colocaciones en los últimos años, con uno de los plazos de vencimiento más largos logrados por la operadora. A lo largo de este año, la teleco también ha colocado bonos a 10, 12 y 20 años.

Durante los nueve primeros meses de 2017, Telefónica ha captado financiación por 8.227 millones de euros. Telefónica ha tirado del dólar para captar recursos. Y es que, de estos fondos, 4.000 millones proceden de emisiones realizadas en la divisa estadounidense, por 3.300 millones de colocaciones en euros y 900 millones de financiación latinoamericana.

La posición de liquidez de la operadora ha pasado de 19.800 millones de euros en septiembre de 2016 a 18.500 millones en el mismo mes de 2017, principalmente por la reducción de las líneas de crédito disponibles.

En términos absolutos, no obstante, la deuda financiera neta de Telefónica se ha pasado en un año de 49.984 a 47.222 millones de euros, mientras que el apalancamiento ha bajado en ese periodo de 3,05 a 2,80 veces el oibda. De incluirse la venta del 40% de Telxius, la filial de infraestructuras, a KKR, cerrada en octubre, la deuda sería de 45.947 millones, con un ratio de apalancamiento de 2,72 veces.

El grupo se vio favorecido por el crecimiento del flujo de caja libre del 39,2% en los nueve primeros meses del año, hasta alcanzar los 3.226 millones de euros. En la conference call con inversores, su consejero delegado, Ángel Vilá, destacó que el impacto negativo de la depreciación de las monedas en el beneficio operativo antes de depreciaciones y amortizaciones (oibda) de los nueve primeros meses del año se compensó en términos de generación de caja, al reducir el pago en euros de capex, impuestos, intereses y minoritarios.

La compañía señaló que los pagos de intereses de los primeros nueve meses se redujeron un 24,3% hasta 1.322 millones de euros como consecuencia del menor coste de la deuda en divisas europeas y latinoamericanas. Telefónica indicó que el coste efectivo de los pagos de intereses de los últimos 12 meses se situó en septiembre en el 3,23%, 71 puntos básicos por debajo del 3,94% registrado en diciembre 2016. A mediados de 2012, en plena crisis financiera europea, el coste efectivo de la deuda de Telefónica era del 5,47%.En este caso, la operadora también se ha visto favorecida por las políticas de compra de deuda corporativa por parte del Banco Central Europeo.

Normas
Entra en El País para participar