Estos son los factores de riesgo en la ampliación de Liberbank

Cita una veintena de variables a considerar

Entre ellos, una resolución y el efecto del veto sobre los cortos

Estos son los factores de riesgo en la ampliación de Liberbank

Como cada vez que una empresa llama a las puertas de la Bolsa en busca de capital extra (sea en una ampliación o de una colocación de acciones antiguas), esta está obligada a detallar los principales riesgos a los que incurren los inversores si son atraídos por la compañía y deciden invertir su dinero en ella. En el caso de la ampliación de Liberbank, la entidad pilotada por Manuel Menéndez alerta en el folleto de más de una veintena de factores a tener en cuenta.

Entre otros de que “una repentina retirada de fondos” o de “escasez de fondos en los sistemas bancarios o monetarios” podrían desembocar en una intervención de las autoridades competentes (el Banco Central Europeo y la Junta única de Resolución Bancaria) al entender que Liberbank “es inviable o previsible que lo sea en el futuro”. Y, en ese caso, aplicase el proceso de recapitalización interna (bail-in, en la jerga) y amortizase sus acciones y algunas emisiones de deuda.

Esto es lo que pasó con Popular. En la noche del 6 al 7 de junio, las autoridades europeas decidieron que iba a ser el banco que estrenase esta normativa, en vigor desde enero de 2016, después de que la entidad entonces pilotada por Emilio Saracho comunicase su falta de liquidez.

En virtud de esta ley, los accionistas, los dueños de deuda y de bonos contingentes convertibles (cocos, en la jerga)  perdieron toda su inversión. A salvo quedó tanto la deuda senior como los depósitos superiores a 100.000 euros. Esta decisión ha provocado una oleada de demandas ante los gestores del banco, el comprador (Santander) y las autoridades bancarias.

LIBERBANK 0,45 0,45%

Aunque la directiva que instauraba este proceso de resolución bancaria lleva en vigor desde hace casi dos años, es la primera vez que un folleto dirigido a minoristas es tan explícito al explicar este riesgo. De hecho, las recientes ampliaciones de capital de Popular (junio de 2016) y Santander (julio de 2017) no hicieron ningún tipo de mención a este riesgo. Tan solo el folleto de la salida a Bolsa de Unicaja (publicado apenas 15 días después de la resolución de Popular y que no tenía tramo minorista), hace una pequeña mención a las consecuencias para accionistas y bonistas de una eventual aplicación del bail-in sobre el banco.

Otro de los avisos del folleto trata el veto a las posiciones cortas de la entidad que la CNMV instauró el 12 de junio, tras la resolución de Popular y ha prolongado hasta el 30 de noviembre. Liberbank alerta de que puede impactar en el precio de las acciones y afectar a su cotización normal.

Normas