Las grandes empresas priorizan el big data en sus estrategias

El Corte Inglés aborda la digitalización de las tiendas y los catálogos virtuales

Microsoft cree que de la tecnología dependerá la supervivencia de muchas pymes

El Corte Inglés
Dimas Gimeno, presidente de El Corte Inglés.

Los millones de datos que los clientes dejan a las empresas a las que compran bienes y servicios va a marcar el futuro de esas compañías. Esa fue la reflexión más repetida por los máximos representantes de cinco empresas (Corté Inglés, Microsoft, Accenture, EVO y Siemens) durante la inauguración de una jornada organizada por la revista Forbes sobre la economía española. “La inteligencia de datos o big data abre infinitas posibilidades para conocer mejor al cliente, saber quiénes son, cuáles son sus gustos y permite discernir qué clientes quieren ser reconocido y cuáles no”, apuntó Dimas Gimeno, presidente de El Corte Inglés en un discurso en el que trazó cuál va a ser la estrategia de su compañía para combatir con gigantes de la distribución online como Amazon. 

En su opinión, la empresa que se quede al margen de la evolución tecnológica "tendrá dificultades”, aunque apostilló a renglón seguido que su futuro pasa por combinar el modelo de tienda física y el comercio electrónico. “Tenemos que aceptar la realidad omnicanal. Que todos los canales de venta confluyan, que el comercio oline complemente al físico y viceversa. Y con ello ofrecerle al consumidor omnicanal la mejor experiencia posible”, recalcó Gimeno, que destacó una ventaja frente a competidores como Amazon. “Los grupos como el Corte Inglés que disponen de una amplia red de tiendas físicas disfrutan de una notable posición competitiva y logística frente al resto”, apuntó en relación a la recogida y entrega de paquetes ligados al comercio electrónico. “Lo que importa es la satisfacción del consumidor y la combinación entre lo local y lo global”.

Por su parte, Pilar López, presidenta de Microsoft España, resaltó que el nivel de digitalización en España no es el adecuado en las empresas. “Tecnologías como la nube permiten en la actualidad a las empresas vender en cualquier país del mundo. El mayor reto es la inteligencia artificial, es decir, ser capaces de gestionar los datos de atención al cliente, que son el combustible de la inteligencia artificial. La supervivencia de muchas pymes dependerá de cómo sepan gestionar esos datos”.

Enrique Tellado, consejero delegado de EVO, destacó los tres principales cambios que se han producido en el ámbito tecnológico. “Ha aparecido una inteligencia diferente a la humana y sin límite; la capacidad de almacenamiento se ha democratizado y la separación de barreras entre sectores ha desaparecidos, como en el caso de Amazon”. Por todo ello concluyó que las empresas deben enfocar sus estrategias en ofrecer “una experiencia diferenciada a sus clientes”. Y ello pasa, en su opinión, por no despreciar a los nuevos actores, como las fintech en el caso de la banca, sino de colaborar con ellos. “La regulación no puede ser un freno. Ellas responden más rápido. Tenemos que aprender de ellas. La presión de los nuevos actores es lo que nos va a servir de revolución al resto”, recalcó.

La consejera delegada de Siemens España, Rosa García, subrayó la necesidad de responder rápido a los clientes. “La gran duda está en cómo vamos a ser capaces de adaptarnmos a cambios digitales tan rápidos. Los consumidores quieren muchas cosas y las quieren ya”. Por su parte, Juan Pedro Moreno, consejero delegado de Accenture, destacó dos cuestiones que las empresas deben tener en cuenta en el futuro. “Tendrán que atender cada vez a una población más vieja, ya que el 36% será mayor de 50 años en 2050, y que la sociedad está migrando hacia una economía de la experiencia”.

Normas