Por más ética empresarial

Errores éticos graves pueden significar consecuencias fatales

El desempeño ético de las empresas esta siendo estrechamente observado por los llamados stakeholders, como la opinión pública, los empleados, los consumidores, los medios, los fondos de pequeños inversores y otros. Errores éticos graves pueden significar consecuencias fatales o semifatales. Algunos ejemplos:

-Wells Fargo, el tercer banco de EE UU, ha anunciado que el total de cuentas creadas a sus clientes sin su conocimiento era 1,4 millones superior al estimado inicial, con lo que se elevan a 3,5 millones. Hubo cobros ocultos en esas y otras operaciones. Ante el desprestigio y las múltiples demandas, su presidente se disculpa y afirma: “Crearemos un mejor banco para el futuro”.

-Una de las mayores empresas de relaciones públicas, Bell Pottinger, inglesa, quebró al descubrirse que estaba haciendo una campaña de incitación al odio racial en Sudáfrica, un país tan sensible al tema, en base a informaciones falsas, al servicio de poderosos intereses. La Asociación Británica de Relaciones Públicas la expulsó.

-Varias empresas americanas de gran envergadura sufrieron serias denuncias de acoso sexual al nivel de sus más altos ejecutivos. La opinión publica está mostrando tolerancia cero al respecto. Los ejecutivos fueron despedidos de inmediato.

-Silicon Valley, que hacía dogma de la libre expresión, cambió drásticamente ante la protesta social respecto a la presencia de grupos de odio en las redes. Google bloqueó una web neonazi, Facebook y Twitter desactivaron cuentas de supremacistas blancos.

-Aumentan los líderes empresariales que, como Tim Cook, presidente de Apple, plantean: “Tenemos una responsabilidad moral en ayudar a que la economía crezca, que crezcan los trabajos, en contribuir a este país y a otros donde operamos”.

-Los stakeholders que repudian los desvíos morales aplauden alianzas como la que termina de conformarse para luchar contra el cáncer en África. La Asociación Americana del Cáncer y dos laboratorios líderes han convenido en que cobrarán por sus medicamentos el precio de costo, que es una fracción de los precios en países ricos. Especialistas americanos armarán guías simplificadas para los hospitales para los tratamientos, y programadores de IBM las diseñarán. Se proyecta que se salvarán miles de vidas.

La ética empresarial está ingresando en una nueva era.

El autor recibirá el 8 de noviembre el doctorado honoris causa de la Universidad de Alcalá

Normas