70 compañías crean un consorcio para desarrollar el ecosistema ‘blockchain’ en España

Impulsan la primera red nacional multisectorial en el mundo que emplea esta tecnología

Entre sus socios promotores están los principales bancos, empresas de energía y telecos

Directivos de Alastria: María Praga (centro), de BME, y Carlos Kuchkovsky (CTO de Nuevos Negocios Digitales de BBVA) y Julio Faura, directivo de Banco Santander y el presidente del consorcio, ambos a la izquierda.
Directivos de Alastria: María Praga (centro), de BME, y Carlos Kuchkovsky (CTO de Nuevos Negocios Digitales de BBVA) y Julio Faura, directivo de Banco Santander y el presidente del consorcio, ambos a la izquierda.

Más de 70 compañías españolas –entre ellas las grandes de la banca, la energía y las telecomunicaciones- han constituido el consorcio Alastria para acelerar el ecosistema blockchain en España, la tecnología más disruptiva desde la llegada de internet y que está llamada a revolucionar las transacciones económicas, según coinciden en señalar la mayoría de analistas, al permitir implementar un registro contable compartido y una plataforma de computación distribuida en tiempo real. 

La iniciativa, que se ha presentado esta mañana en Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia y Málaga de forma simultánea, cuenta entre sus socios con Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Banco Sabadell, Iberdrola, Endesa, Gas Natural Fenosa, Cepsa, Indra, Telefónica, Orange, Másmóvil, Mapfre, Accenture, Everis y Cuatrecasas. Según han explicado sus promotores, el consorcio nace para acelerar la creación de ecosistemas digitales poniendo a disposición de todo tipo de empresas, universidades y otras organizaciones, una plataforma colaborativa común: la red Alastria. La primera red nacional multisectorial del mundo en blockchain.

Sobre esta red los distintos participantes podrán crear representaciones digitales de los activos con los que trabajan en su actividad económica habitual, también llamados tokens. “Y con estos tokens es posible desarrollar nuevos productos y servicios innovadores, además de poder desarrollar los procesos actuales de forma más rápida, segura y eficiente”, señalaron los impulsores del consorcio, que insistieron en que la red permitirá acelerar la transformación digital de los procesos actuales y “habilita un nuevo paradigma de innovación colaborativo y multisectorial de forma muy eficiente”.

La citada red está formada por nodos alojados en diversos participantes y proporcionará servicios de registro contable compartido e identidad con validez legal notariada. Los servicios y productos blockchain se desarrollarán por los socios en esta plataforma por medio de contratos inteligentes (smart contracts). Según Julio Faura, presidente de Alastria, esta red garantiza la identidad de los participantes y el registro inalterable de las operaciones que se realizan sobre ella. Y ello permite a los participantes ofrecer y recibir servicios con eficacia legal en el ámbito español y acorde con la regulación europea.

Faura destacó la importancia del proyecto. “No es sencillo que tantas compañías de tanta relevancia decidan apostar juntas por un proyecto desde su mismo nacimiento. Esa es la mejor muestra del increíble potencial que tienen tanto esta tecnología como el consorcio. Debemos sentirnos orgullosos de que un proyecto pionero e inédito en todo el mundo haya nacido en España, lo que coloca a las industrias de nuestro país a la vanguardia en materia de transformación digital”, subrayó.

Por su parte, Alex Puig, CEO de Alastria, resaltó que el blockchain tiene el potencial para convertirse en el mayor avance de la historia en la forma en la que compartimos cualquier elemento digital, “ya sea un documento, un servicio, una entrada para un espectáculo o dinero”. En este sentido, incidió en que el nacimiento del Consorcio era necesario porque "internet se está reinventando para que podamos compartir y hacer negocios de forma verificada y segura, pero es necesario un estándar que permita a todas las industrias y la comunidad de desarrolladores trabajar con una misma base". 

El internet del valor

La tecnología blockchain nació en 2009 y se la conoce por ser la base tecnológica sobre la que se apoya la criptomoneda Bitcoin. Como recordaron los impulsores de Alastria, hasta ahora se ha hablado del internet de la información, debido a la cantidad de datos y la facilidad de acceso que permite la red, pero “blockchain nos permitirá hablar del internet el valor”, dijeron. Sobre este punto aseguraron que, igual que internet ha permitido la universalización de la comunicación una única tecnología (TCP/IP), la internet del valor permitirá la universalización de las transacciones económicas con una única tecnología (DLT).

“Las transacciones económicas actualmente se basan en conexiones definidas de forma independiente por cada actor de la cadena de valor (extranet propietarias), pero con la tecnología DLT”, continuaron los promotores de Alastria, “se simplifica la conexión entre todos estos actores (extranet común), fomentándose los modelos de colaboración económica de empresas que colaboran para crear un ecosistema sobre el que competir”.

Según coinciden los expertos, blockchain es probablemente la tecnología más disruptiva desde la llegada de internet gracias sobre todo a que permite un registro inalterable (garantizado mediante criptografía), un registro replicado en todos los participantes (gracias a un protocolo de comunicaciones estándar), un registro accesible a todos los participantes (lo que elimina la necesidad de acuses de recibo y conciliaciones), y da seguridad y privacidad. “La distribución es en sí misma un factor de disponibilidad y escalabilidad, permite la supervisión directa y enlazar información externa, lo que asegura la inalterabilidad de la información”, insistieron los promotores, que destacaron que esta tecnología podría transformar las industrias al descentralizar la confianza, generando un intercambio de bienes y servicios sin necesidad de terceros.

Los socios de Alastria indicaron durante la presentación del proyecto que han mantenido reuniones con representantes de la Administración y que estos han mostrado interés en colaborar con el consorcio.

Normas