Bain apuesta por los datos con los chips de Toshiba

La compra de su unidad de memorias flash parece una oportunidad única

Es un negocio creciente, pero históricamente ha sido bastante cíclico

Yasuo Naruke, director de memorias flash de Toshiba, y Yugi Sugimoto, director general de Bain Capital, en Yokkaichi (Japón), el viernes pasado.
Yasuo Naruke, director de memorias flash de Toshiba, y Yugi Sugimoto, director general de Bain Capital, en Yokkaichi (Japón), el viernes pasado.

La venta por 2 billones de yenes (15.000 millones de euros) de la unidad de memorias flash de Toshiba a la firma de private equity de EE UU Bain Capital y sus socios es una forma de aprovechar la marea creciente de transmisión y almacenamiento de datos. Los dispositivos NAND en los que está especializada la unidad de memorias de Toshiba ya se utilizan ampliamente en smartphones y tabletas, y están sustituyendo a las unidades de disco duro.

La desesperación de Toshiba por recaudar efectivo ha dado a estos compradores una oportunidad única de adquirir un peso pesado. Se trata de un mercado de pocas empresas, liderado en términos de capacidad por Samsung, seguida de Toshiba, Intel y Micron, y SK Hynix. Complica el asunto que el negocio de Toshiba se basa en parte en tres joint ventures de suministro de equipos con Western Digital, que se opone a este acuerdo. Toshiba y Bain creen que pueden solventarlo.

La demanda de memorias puede ser voluble, sin embargo, por lo que la industria tiende a atravesar grandes altibajos. McKinsey considera que, en conjunto, las firmas de memorias destruyeron valor entre 1996 y 2012. Puede que el sector sea menos cíclico a ahora que los smartphones, de vida más corta, reemplazan a los PC. Pero eso no significa que las condiciones actuales de falta de suministro sigan aumentando las ganancias indefinidamente.

Los dispositivos NAND también requieren una gran inversión sostenida. Las fábricas deben actualizarse regularmente. Los analistas de Nomura consideran que el desembolso total de la industria de 2017 a 2019 podría alcanzar los 85.000 millones de euros. Esa necesidad de capital puede ser una de las razones por las cuales Bain planea sacar el negocio a Bolsa tan rápido, en tres años.

Otro dolor de cabeza es la ambición de China de ser autosuficiente en semiconductores. Ponerse al día será difícil, pero Pekín está dispuesta a gastar decenas de miles de millones de dinero público. En otros sectores, la inversión china impulsada por el Estado ha generado rápidamente sobreabundancia en la oferta global, y algunos recuerdos bastante malos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas