Abejas y flores para impulsar la agricultura sostenible

Mondelez colabora con más de 170 agricultores locales en Harmony

Uno de los objetivos de esta iniciativa es mejorar el cultivo del trigo

Agricultura
Trabajadores de Mondelez España visitan un campo de trigo adscrito a Harmony.

Cambiar el futuro de la inmigración. Invertir en salud alimentaria y desarrollo rural es el lema de este año del Día Mundial de la Alimentación, que como cada 16 de octubre celebra la FAO para concienciar sobre el hambre en el mundo y sobre los beneficios de una alimentación saludable, sostenible y segura, así como transmitir la importancia de la protección del medio ambiente y de un desarrollo sostenible. Objetivos en los que la industria alimentaria desempeña un papel destacado.

La multinacional Mondelez viene desarrollando en España desde 2011 el Compromiso Harmony, un proyecto desarrollado en colaboración con agricultores cerealistas locales enfocado a preservar la biodiversidad, limitar el impacto medioambiental y mejorar la producción del trigo de las principales variedades de galletas Fontaneda que produce. Esta apuesta se basa en la Carta de Calidad Harmony, un código de buenas prácticas que recoge 51 recomendaciones.

“En este momento estamos produciendo 80.000 toneladas de trigo, con datos de 2016, que se obtienen de 171 agricultores”, señala Ricardo Hernández, director de responsabilidad corporativa de Mondelez en Europa Occidental, quien destaca dos elementos diferenciales de la iniciativa. Por un lado, “lo que hemos hecho ha sido vincular a esos agricultores cerealistas con todo el producto, con la marca. Han venido a la fábrica, nuestros trabajadores han ido a los campos y a las harineras, los hemos involucrado de una manera que hasta ahora en el mundo del cereal no se había producido, porque era un cultivo muy commodity: se sembraba y ya te olvidabas”, explica Hernández.

El otro elemento diferencial es el de preservar la biodiversidad local, y para ello “los agricultores adscritos al programa dedican el 3% de sus campos al cultivo de flores melíferas, con el fin de favorecer la supervivencia de las poblaciones de abejas y asegurar la polinización”.

El objetivo del proyecto es la mejora del cultivo del trigo en colaboración con proveedores que estén próximos a las plantas de producción de galletas de la compañía. En España, una de las plantas que produce Fontaneda se encuentra en Viana (Navarra) y el trigo que se utiliza procede de campos en Navarra, Castilla y León y Aragón. Los colaboradores que iniciaron el proyecto fueron la cooperativa agraria Grupo AN y el fabricante de harinas Guría, del grupo Harinera Vilafranquina.

“Uno de los ejes del proyecto es también apoyar la economía local. Por eso trabajamos con agricultores que están próximos a nuestras plantas. También les ayudamos a profesionalizar su trabajo y dejar esa huella en la economía local donde desarrollamos nuestra actividad”, destaca el ejecutivo de Mondelez. Compromiso Harmony, que nació en Francia en 2008, se desarrolla también ahora en Bélgica, Italia, República Checa y Polonia.

También es importante el papel que la industria alimentaria desarrolla en el mundo de la nutrición, tanto en la información de producto como en la educación y los hábitos en la alimentación. En el ámbito de la información, Hernández apunta que la industria viene trabajando desde hace tiempo en desarrollar un etiquetado nutricional más visual, basado en colores, unificado para Europa. “Creemos que en la medida de lo posible al consumidor hay que ponérselo fácil para que entienda mejor lo que contienen los productos”.

Y en cuanto a la educación, Mondelez trabaja en España con la Fundación Alicia, que a través de su programa TAS enseña a los adolescentes a cocinar para que aprendan a comer mejor. “Lo que hacemos es que en determinadas escuelas clases enteras montan su propio programa de hábitos alimenticios saludables, también de ejercicio físico, y Alicia les ayuda enseñándoles a cocinar. Hemos llegado en los últimos años a más de 30.000 personas”.

Otros proyectos de Mondelez

-Cocoa Life. El objetivo de Mondelez es mejorar las condiciones de vida y las prácticas agrícolas de los cultivadores de cacao y el empoderamiento de la mujer. Desde 2012, Cocoa Life ha invertido cerca de 400 millones de dólares y ha beneficiado a más de 200.000 cultivadores en Ghana, Costa de Marfil, Indonesia, República Dominicana, India o Brasil.

-Aceite de palma. “El 100% del aceite de palma que utilizamos en nuestros productos es de origen sostenible. Además, favorecemos el cumplimiento del objetivo RSPO (Mesa Redonda para Aceite de Palma Sostenible), que garantiza la trazabilidad hasta el molino del 96% del aceite utilizado”, afirma Ricardo Rodríguez.

-Compromiso PAOS. Mondelez es firmante de esta iniciativa que la FIAB promovió en 2005, para establecer reglas que guiaran en el desarrollo, ejecución y difusión de sus mensajes publicitarios dirigidos a menores de hasta 12 años.

Normas