Deutsche retira de la venta su filial de banca minorista en España

La oferta de Abanca, finalista de la puja, no ha llegado a convencer al grupo alemán

Fuentes del mercado afirman que es uno de los beneficiados por la salida de depósitos de Cataluña

Logotipo de Deutsche Bank en una oficina del banco en Berlín
Logotipo de Deutsche Bank en una oficina del banco en Berlín AFP

Deutsche Bank, el principal banco de Alemania, ha anunciado este lunesr que ha paralizado el proceso de venta de su negocio minorista en España.

“Confirmamos que seguimos comprometidos con nuestro exitoso y rentable negocio en España”, comentaron al respecto en fuentes oficiales del banco, que cuenta con cerca de 2.500 empleados y más de 650.000 clientes en territorio nacional.

La filial española del banco alemán decide poner fin así a su proceso de venta iniciado en marzo al no encontrar un comprador que ofreciese el precio que pedía la casa matriz por su brazo de banca minorista en España, valorado entre 700 millones a 1.000 millones de euros (inicialmente).

Fuentes del mercado informaron hace unos meses que la entidad barajaba la posibilidad de desprenderse de su negocio para particulares en este país una vez que descartó la venta Postbank, su filial de banca comercial en Alemania, aunque la entidad nunca lo confirmó de forma oficial.

Entre los más interesados en hacerse con el negocio de banca comercial de Deutsche Bank en España se encontraba Abanca, que habría realizado una oferta de entre 400 millones a 500 millones de euros y que contaba con el banco de inversión japonés Nomura como asesor en la operación.

BBVA y el francés Crédit Mutuel, a través de su filial española Targobank, también estuvieron intresados en Deutsche Bank España, y llegaron a presentar oferta pero en ningún caso vinculantes, por lo que desde hace unas dos últimas semanas se habían desolgado del proceso, y solo quedaba la firma gallega Abanca, según fuentes del mercado.

Fuentes financieras atribuyen la decisión de permanecer en España al éxito de la ampliación de capital por importe de 8.000 millones que el banco completó el pasado mes de abril, así como a la rentabilidad de su negocio español. Hay que recordar que el grupo Deutsche necesitaba 10.000 millones de euros de capital, que ya han sido cubiertos. De esta forma su ratio de capital CET1 fully loaded (que incorpora todas las exigencias de Basilea III de 2019), se eleva al 14%.

Pero las bajas ofertas presentadas por la filial de banca comercial de Deutsche en España, incluida la de Abanca, han inclinado también la balanza hacia la paralización de esta venta. La firma gallega, de hecho, ya decidió en su consejo de administración del viernes no subir su oferta y, por lo tanto, retirarse de la puja, en la que era ya la única ofertante.

También ha contribuido en las últimas semanas para que Deutsche Bank decida quedarse en España tras paralizar la venta del negocio de particulares la entrada de depósitos provenientes de clientes de Sabadell y de CaixaBank. Clientes de la banca catalana están optando por retirar sus ahorros de estas entidades para abrir cuentas en otras instituciones, y algunos de ellos han elegido Deutsche al considerar que su origen alemán les ofrece más confianza que una firma española, aunque en ambos casos están supervisados y regulados por el Banco Central Europeo (BCE) y cuentan con el Fondo de Garantía de Depósitos para proteger los ahorros de sus clientes hasta 100.000 euros.

El banco alemán está presente en España desde hace más de 125 años, siendo en la actualidad el único banco global con presencia en España, donde replica el modelo del grupo en Alemania y ofrece servicios de banca privada y comercial, banca corporativa y de inversión y gestión de activos.

Fuentes financieras insisten en que la decisión de no vender ahora su negocio comercial en el país no es transitoria. Y así se ha comunicado a los directivos y jefes de divisiones de la firma en las reuniones que mantuvo la cúpula con diferentes ejecutivos explicando la nueva decisión.

“Deutsche Bank ha decidio ahora apostar nuevamente por España dado su crecimiento económico, la recuperación del negocio bancario en el país y de la ventaja que supone contar con algunas filiales internacionales. A ello se suma que en España prácticamente no hay bancos comerciales extranjeros ”, explica un experto en el sector.

Este mismo experto destaca también la importancia de la apuesta del grupo alemán por España en un momento en el que la tensión política con Cataluña se encuentra al rojo vivo.

En el primer semestre del año, Deutsche Bank España registró un beneficio neto de 6,33 millones de euros, un 77,25% menos que el mismo periodo del año anterior, como consecuencia de una provisión extra que realizó el banco por más de 30 millones de euros.

El margen de intereses de la filial alcanzó los 104,57 millones de euros entre enero y junio, un 15,06% menos que un año antes, mientras que los ingresos por comisiones avanzaron un 8,10%, hasta 157,44 millones de euros.

Registró unos gastos de personal de 110,92 millones de euros, 276.000 euros menos que a junio de 2016, y redujo sus pérdidas por deterioro de activos hasta 17,83 millones de euros.

Inversión en una plataforma tecnológica

Deutsche Bank ha decicido volver a revitalizar su apuesta por su filial española. Para ello tiene previsto realizar inversiones en una plataforma tecnológica e impulsar la banca comercial con nuevos productos. Eso es al menos lo que ha transmitido ayer la cúpula de la entidad a los directivos en las reuniones que ha mantenido.

El pasado 3 de octubre finalizó el plazo para que los bancos interesados presentaran sus ofertas, y, según recuerdan algunas fuentes, solo quedaron tres interesados (BBVA, Targobank y Abanca), pero al final solo Abanca llegó hasta el final.

Deutsche en España replica el modelo del grupo en Alemania y ofrece todos los servicios financieros de un banco universal a través de tres áreas de negocio: banca comercial y privada, banca mayorista y de inversión, y gestión de activos.

Deutsche Bank en España cuenta con 16.351 millones de euros en activos, 11.701 millones en depósitos, 235 oficinas y 2.500 empleados.

Normas