Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca
Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca

Abanca se perfila como la mejor oferta para comprar Deutsche España

La operación puede cerrarse la próxima semana

De cuajar esta sería la primera compra que realiza el banco gallego tras su intervención

Abanca puede que aborde en las próximas semanas su primera compra que le permita dar un considerable salto, algo que el sector financiero español no esperaba hace cuatro años, cuando Juan Carlos Escotet, dueño de la entidad gallega, decidió adquirir al FROB en subasta pública Novacaixagalicia, una de las antiguas cajas intervenidas por falta de solvencia. Fuentes financieras aseguran que la venta del negocio minorista de Deutsche Bank en España acaba de entrar en su recta final, y la oferta de Abanca se coloca como la más interesante.

Las mismas fuentes mantienen que las negociaciones en solitario para la adquisición de la filial del gigante alemán están a punto de iniciarse. Ello supondría que la oferta de su principal rival, BBVA, ha quedado por detrás. Mientras, que la que realizó el francés Crédit Mutuel a través de su filial española, Targobank, ya ha sido totalmente descartada.

El pasado 3 de octubre finalizó el plazo para que los bancos interesados presentaran sus ofertas, y, según recuerdan algunas fuentes, solo se presentaron tres interesados.

Las ofertas presentadas tras el verano estaban por debajo de los 700 millones de euros que Deutsche había pedido tras haber rebajado ya el precio inicial de marzo.

Algunas fuentes financieras aseguran que Abanca habría ofertado entre 400 millones a 500 millones de euros. Con esta operación Abanca pretende separarse de la mayoría de los bancos medianos a los que los analistas les sitúan en zona de ser absorbidos por otras entidades financieras de mayor tamaño.

Deutsche Bank en España cuenta con 16.351 millones de euros en activos, 11.701 millones en depósitos, alrededor de 700.000 clientes, 235 oficinas y 2.600 empleados. La operación está prevista que se cierre la semana próxima. De hecho, se esperaba que concluyera a finales de septiembre.

Lo que más interesa a los bancos que en algún momento han examinado los libros del banco alemán es su cartera de clientes, de clase media alta repartidos entre Madrid, Barcelona y zonas costeras de turismo.

Deutsche se había convertido en el único banco comercial no español. Ahora está también Targobank.

Normas
Entra en EL PAÍS