Ikea podría rendirse también a la Bolsa

Su estreno en webs de terceros indica que no rechaza hacer grandes cambios

No cotizar tiene ventajas, pero si la competencia sigue creciendo, puede necesitar dinero fresco

Tienda Ikea de Roma (Italia).
Tienda Ikea de Roma (Italia).

La rendición de Ikea a lo digital es un halo de esperanza para que acabe saliendo a Bolsa. La firma sueca ha crecido gracias a sus grandes almacenes y sin necesidad de capital externo. Sin embargo, su decisión de abrazar la revolución del ecommerce muestra que no se opone a hacer grandes cambios.

Torbjorn Loof, CEO de Inter Ikea, la propietaria de la marca que vende las franquicias, ha dicho que lanzará un plan piloto para vender sus productos en webs de terceros. Es la primera vez para los suecos, que históricamente han vendido solo en tiendas laberínticas que animan a comprar por impulso. Es parte de un cambio más amplio. Sus ventas a través de su propia web suponen ya el 5% de los ingresos.

El movimiento se produce en un momento de creciente competencia, con minoristas de internet como Made.com. También puede señalar los límites del modelo Ikea. Un acuerdo para adquirir la app de empleos esporádicos TaskRabbit el mes pasado muestra que está dispuesta a explorar nuevas oportunidades.

Una OPV probablemente le resultaría fácil a Ikea. Los inversores institucionales darían la bienvenida a un nombre familiar y a un valor con una gran liquidez y capitalización de mercado. Ikea valdría quizá unos 80.000 millones de euros, según dos veces sus ventas, con una prima respecto a competidores más pequeños y específicos, como American Woodmark.

La salida a Bolsa tendría sus complejidades. El fundador, Ingvar Kamprad, creó deliberadamente una compleja cadena de empresas que podrían complicar la OPV. Inter Ikea, que franquicia el concepto a 11 grupos diferentes, es propiedad de una fundación independiente con sede en Lichtenstein. La mayor franquicia, Ingka, es propiedad de una fundación benéfica holandesa.

No cotizar tiene ventajas. Ikea cree que ha podido crecer en mercados menos de moda, como Rusia, porque puede ignorar las demandas a corto plazo de los inversores bursátiles. Pero si la competencia sigue creciendo, Ikea puede necesitar capital fresco para adquisiciones e inversiones. La mayoría de los tabúes pierden su estigma tarde o temprano.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas