El 55% de las compañías españolas no invertirá en digitalización este año

Avanzan en digitalización pero muestran debilidad en los niveles más avanzados

Las firmas relegan el gasto dirigido al teletrabajo o a la venta de productos

Tecnología Ampliar foto

Están las empresas españolas preparadas para afrontar los cambios que traerá la digitalización? El último observatorio sobre competitividad empresarial realizado por la Cámara de Comercio de España, en el que se han encuestado a 400 empresas, revela que las compañías consideran que su nivel de digitalización es alto o medio y que por lo tanto no valoran realizar inversiones en este terreno en el futuro a corto plazo.

En concreto, el 53,2% recalca que se sitúa en un nivel medio, un 35% en un nivel alto y tan solo un 9% estima que necesita incrementar. Este rearme digital de las empresas es el que ha provocado que el indicador sintético que realiza el citado organismo desde 2014 haya crecido de forma continuada en los tres últimos ejercicios y se haya situado en los niveles más elevados de la serie histórica, iniciada en 2014. El informe concluye que las empresas españolas, por lo tanto, poseen las infraestructurales necesarias para la digitalización y cuentan con recursos humanos adecuados para su uso, pero solo para los niveles más bajos.

Los aspectos en los que las empresas están más avanzadas son el uso de internet y la seguridad, mientras que en el otro extremo se sitúan los programas de desarrollo empresarial y las aplicaciones de gestión. “Estos datos reflejarían que las empresas españolas han superado una primera etapa de digitalización, ya que consideran que se encuentran en un nivel medio en cuanto a equipamiento y conectividad, y en un nivel algo mayor en el uso de internet y la seguridad digital”, sostiene el informe.

El observatorio establece interrogantes sobre la voluntad de las compañías para seguir invirtiendo y mejorando su adaptación al nuevo escenario así como el uso de esas tecnologías en los procesos productivos. En el primer caso, la encuesta revela que el 54,8% de los encuestados no prevé invertir en digitalización este año, un porcentaje casi 20 puntos superior a los que sí piensan seguir apostando por esa vía (35%). Este rechazo a seguir invirtiendo estaría muy ligado a la multitud de obstáculos que encuentran en ese camino. Los dos principales son el nivel de conocimiento digital de sus clientes y la falta de financiación, con un 46,7% de las respuestas en ambos casos. En tercer y cuarto lugar aparecen una administración electrónica incompleta (39,6%) y la burocracia en la colaboración público-privada (35,7%).

En el caso de la utilización, el informe apunta que en el análisis de la digitalización “es importante valorar no solo cuáles son los niveles, sino cuál es su uso”. Y en este segundo aspecto, las empresas encuestadas salen peor retratadas. La mitad de las compañías revela que apenas utiliza la tecnología (entre un 0% y un 25%) en las áreas de compras y ventas, mientras que ese porcentaje sube al 27% el personal que trabaja con tecnologías.

Otro aspecto reseñable del estudio es la escasa confianza que despierta el teletrabajo entre las empresas. Solo un 23,4% de los encuestados cree que invertirá en la digitalización necesaria para su desarrollo, relegándolo al último puesto de las prioridades. También sorprende que en el penúltimo lugar aparezcan las compras y ventas, con un 29,7% de las respuestas. El primer lugar lo ocupan la información y la promoción en la web, con un 67,8% de las respuestas.

Madrid y Cataluña, a la cabeza

TIC. El indicador nacional refleja que el nivel de digitalización se situa en 0,55 puntos en una horquilla entre 0 y 1 punto, en línea con los resultados de la UE. Si el análisis se amplía a las comunidades autónomas, Madrid y Cataluña aparecen muy por encima de la media (0,86 y 0,75 puntos, respectivamente) y muy lejos de la última en la clasificación (Cantabria, con 0,23 puntos).

Ciberseguridad. Pese a los últimos ataques informáticos que han dañado las bases de datos de un gran número de compañías, las firmas españolas siguen sin conceder importancia a la ciberseguridad. En concreto solo el 52,5% de las encuestadas le otorga una importancia elevada, mientras que un 36,3% la tilda de reducida y un 11,2% dice que no le afecta.

Normas