Altadis pide a las tabaqueras más implicación frente al contrabando

El presidente de la empresa solicita que se limite la exportación a "mercados sospechosos"

Zoido asegura que el mercado ilegal destruye riqueza y empleos en España

Juan Arrizabalaga, presidente de Altadis y Juan Ignacio Zoido, ministro del Interior, durante la inauguración del III Congreso frente al contrabando del Tabaco.
Juan Arrizabalaga, presidente de Altadis y Juan Ignacio Zoido, ministro del Interior, durante la inauguración del III Congreso frente al contrabando del Tabaco.

El presidente de la tabacalera Altadis, Juan Arrizabalaga, ha reclamado este jueves una mayor implicación de los fabricantes en la lucha contra el contrabando de cigarrillos. "Debemos limitar la exportación hacia destinos sospechosos, evitando que el tabaco genuino termine desviado hacia mercados donde la carga fiscal es mucho menor, y entre en nuestro país eludiendo el pago de impuestos", ha asegurado Arrizabalaga. El consumo de cajetillas ilegales ha aumentado en España en un punto porcentual durante el primer semestre de 2017 y representa el 10,3% del mercado, según la última encuesta de la consultora Ipsos.

Durante la inauguración del III Congreso Frente al Contrabando del Tabaco en Madrid, Arrizabalaga ha asegurado que los fabricantes deben "seleccionar atentamente a los distribuidores y exigirles que no dirijan sus productos a distribuidores minoristas que no sean fiables".

En la misma línea, el presidente de la tabacalera ha asegurado que el contrabando "destruye empleo y riqueza en España", además de escapar a los controles de calidad y facilitar el acceso de cigarrillos a los menores. Según datos de Altadis, Hacienda deja de recaudar más de 900 millones al año por el contrabando de cajetillas, de las cuales un 30,3% provienen de Gibraltar, un 16,5% de los Duty Free, un 9,3% de Andorra y un 5% de las islas Canarias.

Arrizabalaga también ha pedido la colaboración de los estanqueros, a quienes considera fundamentales para combatir este delito. En lo que va del año, Altadis ha recibido 1144 llamadas anónimas alertando de puntos de ventas ilegales en su buzón de denuncias, y esperar superar las 1360 recibidas en 2016.

Por su parte, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha asegurado en la apertura del congreso que erradicar el contrabando “es uno de los objetivos prioritarios del ministerio”, porque no solo perjudica al sector, sino a toda la sociedad.

"El contrabando facilita el acceso de los menores al tabaco; es una seria amenaza a la salud de los consumidores, puesto que no está sometido a controles de calidad; pone en peligro puestos de trabajo en todo el sector y es una importante fuente de financiación para organizaciones criminales", ha indicado Zoido durante su intervención.

El problema del contrabando es especialmente relevante en algunas zonas de España. Al realizar un análisis por Comunidades Autónomas, se observa que un 34,6% de los cigarrillos consumidos en Andalucía son de origen ilegal. Le siguen Murcia, con un 9,6%; Castilla-La Mancha, con un 7,4%; y la Comunidad de Madrid, con un 6,8%, según datos de la encuesta de Ipsos

Por ello, el titular de Interior ha considerado imprescindible concienciar a la sociedad para erradicar el comercio ilícito y alertar de su peligro; y ha señalado la necesidad de promover la colaboración entre empresas, administraciones y cuerpos de seguridad del Estado para combatirlo.

Según datos de la Agencia Tributaria aportados por el propio ministro, la incautación de cajetillas de contrabando ha crecido de 12,4 millones en 2015 a 14,5 millones en 2016 (con un valor confiscado de 60,9 millones de euros). En cuanto a la hoja y la picadura de tabaco, la cantidad incautada se ha incrementado de 72,9 toneladas en 2015 a 432,8 toneladas en 2016.

Normas