Editorial

Un pacto nacional para acelerar el Corredor Mediterráneo

Numerosos empresarios de la zona se reúnen en Madrid para dar un empujón al proyecto

En plena crisis por el desafío soberanista del 1-O, y como muestra palpable de que la economía no solo no se detiene, sino que suele adelantar a la política, una nutrida representación de empresarios andaluces, murcianos, valencianos y catalanes acuden hoy a Madrid para reivindicar un pacto nacional por el Corredor Mediterráneo. El objetivo de la reunión es arrancar al Ministerio de Fomento, pero también a otros agentes sociales y económicos, un compromiso sobre el trazado ferroviario de ancho internacional que unirá Algeciras con la frontera francesa, y que implantará una doble plataforma para transportar viajeros y mercancías de forma independiente. El Gobierno valora en 17.000 millones la inversión que se necesita para el conjunto de este pasillo ferroviario, de los cuales ha ejecutado ya algo más de 13.000 millones. Fomento tiene previstas inversiones por 3.122 millones entre 2017 y 2020, de los que más de 700 están ya previstos en los Presupuestos de 2017. Los empresarios están convencidos de que el proyecto ha superado ya la fase de incertidumbre política, y que resta impulsar –y apurar– la fase técnica y de ejecución.

Las razones económicas para construir el Corredor Mediterráneo son numerosas y evidentes, en un área que aglutina el 50% de la población española y el 49% del PIB de España. Se trata de un proyecto largamente reivindicado por los empresarios de la zona, pero su beneficio va más allá de esos territorios, dado el fuerte crecimiento de las exportaciones españolas en los últimos años y la importancia estratégica de conectar el este español y la red de puertos que configuran el arco mediterráneo. Articular un pacto nacional en torno a ese proyecto de infraestructuras puede servir también, a efectos políticos, para suavizar viejas susceptibilidades y favorecer una mayor cohesión entre las autonomías de la zona y el resto del país. La apuesta del tejido empresarial por impulsar el corredor es fundamental para éxito del proyecto, pero el apoyo del Gobierno y de otros agentes políticos y sociales resulta imprescindible para culminarlo cuanto antes. El objetivo, conectar de forma eficiente España y el resto de Europa.

Normas
Entra en El País para participar