S&P confirma el rating de España pero advierte de la crisis en Cataluña

S&P confirma el rating de España pero advierte de la crisis en Cataluña

El desafío independentista puede dañar el crecimiento, la confianza empresarial y las inversiones

Mantiene la perspectiva en estable

La agencia de calificación crediticia Standard&Poor’s (S&P) decidió el viernes mantener sin cambios la nota de España que permanece en BBB+ (el nivel más bajo, dentro de las inversiones estables, no especulativas). Asimismo, la perspectiva se sitúa en positiva después de la mejora que efectuó en abril. La agencia advierte que la tensión en Cataluña podría dañar el crecimiento, la confianza de las empresas y a las inversiones.

Hay que remontarse a octubre de 2015 para encontrar una mejora del rating por parte de esta misma firma. En aquella ocasión S&P elevó el rating un escalón de BBB a BBB+.

La agencia de calificación espera que el crecimiento del PIB alcance este años el 3%, por encima de la media de la eurozona. Este año podría ser el definitivo para cumplir con el objetivo de déficit del 3,1% del PIB que establece Bruselas. Aunque el panorama macroeconómico parece que se ha despejado, el desafío independentista en Cataluña ha frenado una mejora del rating. En la nota, la agencia advierte que "las tensiones entre el Gobierno central y el Ejecutivo regional podrían, si no se frenan, afectar a la confianza empresarial y a las inversiones así como debilitar las perspectivas de crecimiento". S&P no descarta que si se resuelve este conflicto, la agencia eleve la calificación en los próximo 18 meses. Eso sí los ingredientes necesarios para conseguirlo, además del freno al desafío secesionista, son que se mantenga el crecimiento económico y se alcance la consolidación fiscal. 

El movimiento efectuado por S&P se mantiene en línea con lo afirmado por el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, que el viernes afirmó que los organismos internacionales están reconociendo la buena marcha de la economía española. En el segundo trimestre de 2017 el PIB creció un 0,9%, situando la tasa interanual en el 3,1%. El desempleo uno de los lastres de la economía también mejora de manera paulatina. Según datos de la EPA, la tasa de paro cayó al 17,22%.

La nota otorgada por las tres agencias de calificación crediticia (S&P, Moody’s y Fitch) es importante a la hora de emitir deuda pública. Una mejor nota permite a un Estado financiarse a mejores precios. Sin embargo, la compra de deuda pública por parte del BCE desde 2015 ha provocado que los bonos emitidos por Gobiernos se hayan revalorizado, lo que lleva aparejada una caída de la rentabilidad. La consecuencia más inmediata ha sido el abaratamiento de los costes financieros en el conjunto de la zona euro.

La nota que da Fitch a la deuda española a largo plazo es BBB+ con perspectiva positiva mientras que Moody’s la fija en Baa2 con perspectiva estable.

Normas
Entra en EL PAÍS