Restaurante donde se aceptan los distintos cheques comida disponibles en el mercado.
Restaurante donde se aceptan los distintos cheques comida disponibles en el mercado.

Las empresas piden elevar a 12 euros la exención de los vales comida en el IRPF

CEOE defiende que en muchos lugares es difícil encontrar menús diarios por debajo de esa cantidad

Hacienda quiere fijar medidas que eviten el fraude

El Ministerio de Hacienda ultima la aprobación de un real decreto por el que modificará el reglamento del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) relativo a algunos aspectos como es la gestión de los vales comida que entregan algunas empresas a sus trabajadores.

En el texto del real decreto elaborado por el departamento que dirige Cristóbal Montoro se establece que la cuantía exenta de tributación en el IRPF de estos vales o cheques se elevará desde los nueve euros diarios actuales hasta 11. Con ello, Hacienda defiende que “se permite facilitar la cobertura de los gastos ordinarios de alimentación vinculados al desarrollo de la actividad laboral”.

Sin embargo, pese a tratarse de un importante incremento, del 22%, lo cierto es que la CEOE y las tres grandes empresas emisoras de estos vales han reclamado al Ejecutivo que eleve la exención hasta los 12 euros diarios. Así se lo han hecho saber a través de las consideraciones remitidas a Hacienda a finales del pasado mes de julio, cuando culminó el plazo de información pública al que fue sometido el borrador de real decreto.

“Nosotros, haciéndonos eco de lo que piensan las empresas que se dedican a emitir estos cheques, hemos pedido que se incremente ese máximo diario exento a 12 euros o incluso un poco más”, explica Bernardo Soto, responsable del área fiscal del Departamento de Economía de la CEOE. Desde la patronal argumentan que en muchos lugares de España es muy difícil conseguir un menú diario por debajo de esa cantidad y recuerdan que se trata de un importe que lleva casi 10 años sin ser actualizado, por lo que consideran que llegar a 12 euros sería razonable.

Medidas de control

Más allá del incremento que finalmente se determine, el real decreto pretende que las empresas que entregan esta clase de beneficio social a sus trabajadores establezcan un férreo control sobre el uso que hacen de los vales.

Así, obliga a que los vales o cheques entregados a su plantilla estén numerados, sean expedidos de forma nominativa y en ellos figure el nombre de la entidad emisora. En el caso de que se entreguen en soporte papel, estos deben incluir el importe nominal. Hacienda establece que dichos vales o tarjetas (si son en soporte electrónico) serán siempre intransmisibles y, este es otro de los aspectos más polémicos, “la cuantía no consumida en un día no pueda acumularse a otro día”. Otro de los estrictos controles que pretende el Gobierno que lleven a cabo las empresas es que el trabajador no obtenga, ni de su compañía ni de terceros, el reembolso de su importe. Por último, Hacienda advierte que estos vales solo podrán utilizarse en establecimientos de hostelería.

De esta manera, el Ejecutivo exige a las empresas llevar un férreo control del uso que hacen sus trabajadores de este beneficio social, lo cual puede ser, en opinión de la CEOE, un incentivo más para dejar de ofrecer los vales a su plantilla.

“Tal y como está redactada la norma, lo cierto es que ya existen esas limitaciones, pero hasta ahora no se ha obligado a las empresas a hacer el seguimiento de que efectivamente se cumple”, explica Bernardo Soto. En este sentido, CEOE considera que esa limitación de no poder acumular de un día para otro el importe no consumido es injusta con el empleado. “Si un día por las circunstancias del trabajo, el empleado no puede salir a comer y toma un bocadillo o una ensalada, debería ser posible que otro día tenga disponible la cantidad no gastada”, añade Soto.

Miriam Martín, directora de Marketing de Sodexo, asegura que es precisamente ese control de lo que se gasta cada día lo que más consultas a Hacienda ha generado entre las empresas emisoras de estos vales (Edenred, Sodexo y Cheque Gourmet, principalmente). Como en CEOE, Martín se pregunta qué sentido tiene impedir que se pueda acumular a otros días lo que no se consuma cada jornada. Desde el Ministerio solo admiten que está en estudio la propuesta, pero rehúsan aclarar que hayan detectado un gran volumen de fraude en la utilización de estos vales que justifique la medida.

Así funcionan estos cheques

Los últimos datos facilitados por la Asociación Española de Empresas de Vales de Comida y Otros Servicios (Aeevcos) estiman que en España unas 15.000 empresas ofrecen estos cheques a aproximadamente 464.000 trabajadores.

Régimen fiscal. La ventaja que ofrecen los vales comida para los trabajadores es que toda la cantidad diaria que reciban hasta ese importe máximo que establece Hacienda está exenta de tributar en el IRPF como retribución en especie. Para las empresas, la ventaja es que el dinero que abonen a sus empleados es deducible en el cálculo de la base imponible del impuesto sobre sociedades.

Cotización. Desde diciembre de 2013, las empresas deben cotizar a la Seguridad Social por estos cheques comida y otras retribuciones en especie como seguros médicos o los vales de guardería, entre otros. Las empresas advirtieron de que este incremento del coste laboral supondría la supresión de algunos de estos beneficios sociales. De hecho, un primer balance apenas seis meses después desveló la supresión de los cheques a más de 42.000 trabajadores. Ahora, todo apunta a que la situación se habría estabilizado.

Normas
Entra en EL PAÍS