Ryanair
El consejero delegado de Ryanair, Michael O’Leary. Reuters

El impacto del compromiso en Ryanair

¿Nos vamos a Toulouse por 10 euros? Con Ryanair, no, porque no gestiona el compromiso de sus trabajadores. No lo merece…

Sin duda, así no…. Sin generar compromiso en el empleado, sin la determinación de gestionar proactivamente el compromiso de la empresa, esta entra en anemia más pronto que tarde… El low cost acabará con el low love por los empleados en Ryanair.

Goodbody Stockbrockers ha calculado que sólo en la facturación el impacto de la falta de personal en Ryanair será de más de 35 millones de euros, la afección en cancelaciones de vuelos afecta a más del 2% de sus clientes, 2.000 vuelos cancelados y a por el trato low cost a las personas que componen la misma.

Hacer una empresa low cost con low todo es fácil. Pero hacer una empresa que genere valor percibido en los clientes a bajo coste, eso ya sólo lo pueden acometer grandes directivos y, por ende, grandes profesionales.

Para ello, una de las palancas estratégicas en la gestión y búsqueda continuada de la excelencia es GESTIONAR PROACTIVAMENTE EL COMPROMISO DEL TRABAJADOR.

Y la buena noticia es que el compromiso se construye, en general, manejando pocas cosas y muy efectivas:

Luchando denodadamente por presentar una empresa con una marca reconocible por su calidad, prestigio, reputación y compromiso social. Es decir, de valores.

Que impulsa con determinación y firmeza un modelo de liderazgo en las personas que dirigen equipos basado en los retos, la innovación, la colaboración, la exigencia, el aprendizaje y la meritocracia.

Con equipos que hacen grandes a las personas que llegan a ellos.

Y con tareas con significado, variadas, que aseguran el crecimiento de los profesionales y para las cuales el empleado dispone de recursos óptimos (tecnología, procesos, espacios, etc.)

Pero Ryanair nunca ha sido una empresa que se hay distinguido por estos cuatro sencillos puntos, y además su comunicación no sólo es estridente, rayando lo hortera, sino que trata los temas con poca o nula transparencia y rigor, lo que deteriora su imagen en la misma medida que ofrece ir y volver

¿Nos vamos a Toulouse por 10 euros? Con Ryanair, no, porque no gestiona el compromiso de sus trabajadores. No lo merece…

Luis Fermando Rodríguez, socio director de Watch&Act.

Normas
Entra en EL PAÍS