La difícil compra de Commerzbank

Unicredit y BNP son los candidatos foráneos a adquirir el banco alemán

Los acuerdos entre entidades internacionales son políticos y tienen modestos beneficios económicos

Logotipo de Commerzbank entre tarjetas de crédito de Unicredit.
Logotipo de Commerzbank entre tarjetas de crédito de Unicredit.

Se vuelve a hablar de M&A bancario transfronterizo. Unicredit está interesado en fusionarse con Commerzbank. También se habla de BNP Paribas. Pero los acuerdos bancarios internacionales son complicados, políticos y tienen modestos beneficios económicos.

Commerzbank es un candidato eterno a ser comprado, pero hay buenas razones por las que puede que otros bancos lo encuentren atractivo ahora. Sus acciones están a la mitad de su valor contable, pero podrían valer más cuando suban los tipos y el banco complete una reestructuración. Puede que el Gobierno alemán, que tiene un 15% después de un rescate, esté listo para vender.

El interés de Unicredit parece embrionario, pero podría justificar un acuerdo. Commerzbank tiene en torno al 8% del mercado alemán, mientras que la filial de Unicredit, HypoVereinsbank, tiene un 2,6%. Su fusión rivalizaría con la suma de Deutsche Bank con Postbank por el puesto de mayor prestamista por cuota de mercado. Morgan Stanley calcula que hay un 20%–30% de superposición de sucursales entre ambos bancos. Incluso una estimación conservadora del ahorro, de digamos el 10% de los costes de funcionamiento, crearía sinergias de 1.000 millones de euros.

UniCommerzbank está lejos de ser un hecho. Unicredit aún no ha completado el primer año de un desgarrador plan de reestructuración que debería durar hasta 2019. Incluso si estuviera terminado, la política podría interferir. El semanario WirtshcaftsWoche cree que el Gobierno alemán preferiría un acuerdo con BNP. Eso crearía una potencia francoalemana, y, dada su menor presencia en Alemania, significaría menos recortes de empleo. Por esas mismas razones, BNP podría no seguir la corriente: los ahorros probablemente serían modestos.

Puede que haya candidatos más cercanos. Deutsche probablemente podría obtener mayores ahorros que BNP o Unicredit, y el Gobierno podría preferir un campeón nacional. También está en medio de una ardua reestructuración, lo que sugiere que la batalla podría estar lejana. Los inversores que esperan pronto un frenesí de fusiones transfronterizas sufrirán una decepción.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas