Errores de autónomo principiante que te generarán problemas con Hacienda

El uso de cooperativas, altas erróneas en el IAE o errores al elaborar facturas generan situaciones problemáticas al autónomo novato

autonomos

Los autónomos han de tener claras cuáles son sus obligaciones con el Ministerio de Hacienda y con la Seguridad Social. Sin embargo, cuando esta actividad se realiza por primera vez son varias las dudas que surgen, por lo que es fácil cometer errores con alguno de estos trámites.

Al respecto, según informa Eva Fernández en el blog corporativo de la aplicación de contabilidad Anfix, darse de alta en una cooperativa de facturación es uno de los fallos más comunes en los que se cae. Hasta ahora, estas han servido para poder emitir facturas sin estar dado de alta como autónomo.

No obstante, ahora el Ministerio de Empleo ha decido retirar la calificación de cooperativas a estas empresas, por considerar que su actividad era fraudulenta. Por su parte, y al constatar que estaban desarrollando una actividad por cuenta propia sin abonar las cuotas correspondientes, a los asociados se les está obligando a pagar los atrasos y los intereses de demora.

Otro de los errores con los que los expertos más se encuentran es cursar alta en Hacienda, pero no en el RETA. Al respecto, desde este espacio hacen hincapié en que no solo hay comunicar a Hacienda tu alta como autónomo, sino también que hacerlo ante la Seguridad Social, no demorándose en el trámite ya que de lo contrario se podrán llegar a pagar intereses de demora de hasta un 20%.

En tercer lugar destaca la mala elección del Impuesto de Actividades Económicas (IAE). Este impuesto es de obligado pago tanto para autónomos como empresas. Así, dependiendo de cuál sea la actividad se tiene que seleccionar un epígrafe y hacerlo constar cuando se rellene el alta ante la Agencia Tributaria, ya que de esta dependerá el nivel de tributación.

Finalmente, cometer errores en las facturas y comprar material deducible antes de materializar el alta se configuran como otros dos fallos en los que los trabajadores autónomos suelen caer con mayor frecuencia.

Normas