La Fed deja ya de reinvertir en bonos y prevé volver a subir los tipos en EE UU este año

La institución mantiene los tipos sin cambios en el 1,25%

El dólar se da la vuelta y se anota un 0,5%

La Fed deja ya de reinvertir en bonos y prevé volver a subir los tipos en EE UU este año

La Reserva Federal de Estados Unidos cumplió con el guión previsto y, dejando a un lado los tipos de interés, ha optado por avanzar en la normalización monetaria a través de la reducción de su balance, que actualmente asciende a 4,25 billones de dólar. El Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC) ha elegido octubre como el momento idóneo para iniciar el repliegue. A partir del próximo mes la institución dejará de reinvertir los vencimientos de deuda para llegar al objetivo final de poner fin a la comprar bonos y acabar con la liquidez extrema que inunda el mercado.Es decir, se adentra en un terreno inexplorado hasta la fecha por los bancos centrales.

El esquema a seguir por la institución ya fue detallado en su reunión de junio. De acuerdo a lo expuesto en los meses previos, la reducción inicial sería de 6.000 millones de dólares en bonos estadounidenses al mes y 4.000 millones en activos respaldados por hipotecas (MBS). Estos importes se incrementarían trimestralmente hasta los 30.000 millones de dólares en treasuries y 20.000 millones de dólares en MBS.

En lo que respecta a los tipos de interés, la Fed optó por mantener sin cambios el precio del dinero que permanece entre el 1% y el 1,25% desde junio. Pero se mantiene fiel al guión de los últimos meses y prevé subir una vez más las tasas este año hasta el 1,5%. El próximo año repetiría el movimiento (tres alzas), limitando los incrementos a dos en 2019 y uno en 2020.El objetivo es establecer el precio del dinero entre el 2,75% y 3%, un rango que la Fed califica como “neutral”. Las decisiones acordadas este mes fueron adoptadas por unanimidad, algo que contrasta con la actitud de los meses posteriores en los que las voces disidentes fueron cobrando protagonismo.

En el comunicado remitido por el comité, el banco central estadounidense confirma que el incremento experimentado por la inflación el último mes (en agosto el IPCcerró el 1,9% y el dato subyacente, en el 1,7%) obedece a los efectos de los huracanes Harvey e Irma. “La reconstrucciones relacionadas con las tormentas afectarán la actividad económica en el corto plazo”, apunta. El alza de los precios de la gasolina después de los desastres naturales aumentarán la inflación temporalmente, pero a 12 meses vista la institución espera que se mantengan por debajo del 2%.

La primera cita tras la vuelta de las vacaciones vino acompañada de una revisión de las proyecciones macroeconómicas. La Fed elevó sus estimaciones de crecimiento de EE UUpara 2017 dos décimas hasta el 2,4%. Lo que permanece sin cambios son las previsiones de PIB para 2018 que sitúan el aumento en el 2,1%, en el 2% para 2019 y en el 1,8% en 2020.
El desempleo cerrará este año en el 4,3 %. Para 2018 y 2019 ha revisado a la baja sus previsiones hasta el 4,1%.

La inflación, el gran obstáculo de las economías desarrolladas tras los duros años de crisis económica, evoluciona a paso lento. En 2017 cerrará en el 1,6%. Un año después se situará en el 1,9% y el objetivo del 2% se alcanzará en 2019. La presidenta del Fed, Janet Yellen, afirmó que los bajos niveles de inflación serán temporales.El tono empleado fue más duro de lo que viene acostumbrando al mercado, pero en un intento de calmar los ánimos sentenció que la institución hará todo lo que esté en sus manos para lograr el ansiado objetivo del 2%.

El dólar recupera fuerza

El dólar venía registrando un comportamiento pobre a lo largo de la sesión, en línea con la debilidad mostrada tras la comparecencia de Donald Trump ante la asamblea general de Naciones Unidas el pasado martes. Una constante en los últimos meses. Pero ayer consiguió desmarcarse de la espiral bajista al calor de las declaraciones de Janet Yellen. El dólar logró darse la vuelta y pasó de caer un 0,2% a anotarse un 0,8% frente al euro, ascenso que provocó que el euro perdiera los 1,19 billetes verdes. Más impasible se mostró Wall Street, que al cierre de esta edición cotizaba en tablas.

La rentabilidad de la deuda estadounidense retomó las subidas.Donde más se notaron los efectos de la Fed fue en la deuda a dos años que ascendió al 1,44%, su nivel más alto desde octubre de 2008.El bono con vencimiento en 2027 se mostró más estable y pasó del 2,24% al 2,28%.

En Europa los principales índices apenas se movieron. Con excepción del Mib italiano (-0,31) y el Ibex 35 (-0,83%) , el resto concluyeron en tablas.

Normas