Ryanair asegura que las vacaciones de sus pilotos le obliga a cancelar vuelos de forma masiva

La compañía aérea suspenderá medio centenar de vuelos diarios durante seis semanas

Niega que le falten tripulaciones y que la competencia le haya robado pilotos

Ryanair
Avión de la aerolínea irlandesa de bajo coste Ryanair. REUTERS

La puntualidad para unos supone dejar en tierra a otros. Las acciones de Ryanair cayeron ayer con fuerza en Bolsa londinense  después del anuncio, el pasado viernes, de la cancelación de entre 40 y 50 vuelos al día hasta finales de octubre, interrumpiendo cientos de miles de viajes.

Si la compañía cancela este número de vuelos diarios durante las próximas seis semanas, aproximadamente un total de 285.000 pasajeros se verán afectados y su factor de ocupación podría reducirse hasta el 90% durante el período. La compañía  ha explicado que adopta esta medida después de que su puntualidad haya caído por debajo del 80% en las dos primeras semanas de septiembre debido a huelgas, condiciones meteorológicas y el aumento de vacaciones de pilotos y personal de cabina.

No obstante, hoy la aerolínea competidora en el segmento de bajo coste Norwegian ha anunciado que ha contratado a 140 pilotos de Ryanair durante este año, algo que probablemente haya incidido en la escasez de personal de la empresa irlandesa.

"Al cancelar menos del 2% de nuestro programa de vuelo durante las próximas seis semanas --hasta el inicio de su horario de invierno, que comienza en noviembre--, podemos mejorar la resiliencia operacional de nuestros programas y restaurar la puntualidad a nuestro objetivo anualizado del 90%", ha subrayado el director de Comunicación de Ryanair, Robin Kiely.

La aerolínea de bajo coste ha pedido disculpas a los clientes que se puedan ver afectados por las cancelaciones y ha subrayado que se pondrá en contacto con ellos para ofrecerles vuelos alternativos o el reembolso de sus billetes.

La medida costará a Ryanair más de 30 millones de euros.

El consejero delegado (CEO) de Ryanair, Michael O'Leary, aseguró por su parte que las cancelaciones de vuelos durante las próximas seis semanas no se deben a la falta de pilotos, sino a un "error" en la distribución de las vacaciones, por el que pidió perdón y asumió "toda la responsabilidad personal".

En una rueda de prensa celebrada en la sede de la aerolínea en Dublín, O'Leary pidió disculpas a los miles de viajeros que se verán afectados por esta medida, pero insistió en que apenas afecta al 2 % de todos los vuelos de la compañía, líder en Europa del sector de bajo coste, unos 2.000 trayectos en total.

"No estamos cortos de pilotos. En lo que hemos fallado ha sido en la distribución de las vacaciones. No tenemos suficiente personal en reserva para hacer frente los trastornos sufridos, como los provocados por los controladores o por la climatología", explicó el directivo.

Según O'Leary, simplemente les faltan pilotos y personal de cabina para sustituir a los que están de vacaciones en septiembre y octubre o para reemplazar a equipos de vuelos, como el que se quedó en tierra en Barcelona (nordeste español) el pasado fin de semana "por las tormentas".

En este contexto, dijo el jefe de Ryanair, "tenemos que suspender unos 50 vuelos" diarios durante las próximas seis semanas, "mientras tenemos estos problemas" con las plantillas, para corregir su puntualidad, la cual ha caído hasta en torno al 70%.

"Esto es un desastre"

O'Leary, que calificó la situación de desastre, confirmó que la compañía publicará hoy la lista completa de los vuelos que serán cancelados durante las próximas seis semanas, la mayoría de éstos en "rutas muy concurridas, para las que -apuntó- podemos ofrecer a los pasajeros una serie de alternativas".

"Enviaremos emails a todos nuestros clientes esta tarde y ofreceremos actualizaciones en las redes sociales", agregó el CEO de Ryanair, que reconoce que, además de ofrecer alternativas a sus pasajeros, deberá pagar compensaciones económicas valoradas en unos 20 millones de euros.

La Comisión Reguladora de Aviación irlandesa (CAR) indicó hoy en un comunicado que la aerolínea "puede ofrecer a los pasajeros transporte similar hasta su destino final si no hay vuelos alternativos disponibles en la compañía".

"Cuando se pueda llegar a un destino a través de varios aeropuertos -añadió la CAR-, Ryanair puede ofrecer un vuelo a un aeropuerto alternativo al reservado originalmente. En ese caso, está obligada a asumir el coste de transferir al cliente al aeropuerto original o a otro próximo aprobado por el cliente".

Respecto a las compensaciones económicas, la Oficina Europea del Consumidor en Dublín recordó hoy que las aerolíneas pueden evitarlas si demuestran que los vuelos han sido cancelados por circunstancias extraordinarias o ajenas a su control, un caso que no es el de Ryanair.

Normas