huelga laboral
Estibadores del País Vasco durante su huelga a principios de 2017.

Las huelgas del transporte disparan la conflictividad laboral este año

Casi 200.000 trabajadores han participado en algún paro en sus sectores o empresas

El número de horas perdidas por los huelguistas aumenta un 70% entre enero y agosto

Entre enero y agosto de este año un total de 199.759 trabajadores participaron en alguna de las 538 huelgas que se han registrado en lo que va de año. Esto supuso un incremento interanual del 3% en el número de huelgas realizadas y un avance del 124% en la cantidad de trabajadores que las secundaron, según los datos facilitados hoy por la patronal CEOE.

En estas huelgas se perdieron un total de 6,47 millones de horas de trabajo, un 70% más que en el mismo periodo del año anterior. La organización patronal, que elabora este informe de conflictividad laboral con los datos que las empresas facilitan a la Seguridad Social, explica que todos estos aumentos se deben a las huelgas registradas en el sector del transporte y las comunicaciones entre abril y agosto, sobre todo.

En concreto, esta mayor conflictividad está determinada por las huelgas registradas en el sector del taxi; el metro de Madrid y Barcelona; Renfe; así como los paros de los estibadores en el mes de junio y los de los controles de seguridad del aeropuerto barcelonés del El Prat en agosto pasado.

Si bien, dicho esto, en los ocho primeros meses del año también aumentaron las huelgas no sectoriales sino aquellas llevadas a cabo en el seno de las empresas por motivos estrictamente laborales, generalmente por la negociación de convenios colectivos o asuntos salariales. Estas motivaciones provocaron 379 huelgas, con 41.803 trabajadores implicados, que perdieron 2,5 millones de horas de trabajo.

Según estos datos, las huelgas por motivos laborales apenas aumentaron en comparación con los ocho primeros meses de 2016, pero el número de huelguistas sí se incrementó un 120% y el de horas perdidas por estos paros avanzó un 67%.

Normas
Entra en EL PAÍS