Inglés

El reto de volver a empezar a aprender otro idioma

Nunca es tarde para estudiar otra lengua o refrescar los conocimientos adquiridos

Se puede siguiendo un sistema

No hay imposibles. Aprender o recuperar las nociones que teníamos de un idioma no es cuestión de edad sino de actitud, disciplina, trabajo y mucha práctica. “Es cierto”, reconoce Aindrias Fitzgerald, director de formación de Vaughan, “que a mayor edad existen más dificultades”, pero eso no quiere decir que de adulto no se puedan aprender otras lenguas.

“Lo que ocurre”, añade Frank O’Connor, directivo de British Council, “es que hay que implementar otras estrategias, como planificar el aprendizaje, repasar lo aprendido de forma organizada y buscar oportunidades reales para mejorar nuestra destreza”.

Y no se trata de ponerse las pilas porque se nos ha oxidado el idioma de no usarlo o porque nos hace falta en nuestra carrera profesional, “se trata de mantenerlas cargadas y aplicar la regla de poco y con frecuencia”. Hay que leer en el idioma que se nos ha olvidado, escuchar podcasts (archivos de audio), ver películas o series en versión original, recomienda este experto.

Si el compromiso es fuerte, existe disciplina y uno se deja corregir por el profesor, se puede recuperar el nivel olvidado u oxidado

Desde el punto de vista didáctico es “muy importante utilizar un método adecuado para cada grupo de edad” y, sobre todo, “no hay que perder la humildad”, advierte Daniel Veith, lingüista y fundador del método y la academia Veith Institute. Un riesgo muy frecuente en personas que han tenido un nivel bueno o aceptable en otra lengua es que “les cuesta someterse nuevamente a aprender o refrescar las reglas gramaticales, porque piensan que sólo es cuestión de recordarlo”.

¿Y qué pasa? “Que estas personas no escuchan con atención al profesor, les cuesta dejarse corregir y, en consecuencia, toman clases o cursos pero no mejoran nada”. No pasa nada si tiene que empezar de cero, lo importante es “confiar en el profesor”, insiste Fitzgerald. “El tutor puede guiarte a la hora de utilizar la tecnología en tu proceso de reaprendizaje”.

Nada es gratis y hay que “estudiar de verdad, para eliminar lagunas, dudas o reglas mal aprendidas”, añade Veith, quien señala que “para estos casos hemos creado un formato especial e innovador de curso, el Veith Coaching”. Si el compromiso de trabajo es fuerte, “se puede recuperar y superar el nivel anterior con una velocidad y competencia tremenda”, concluye el experto.

Herramientas de repaso

La disciplina, vuelve a ser fundamental, pero los adultos cuentan con una nada desdeñable ventaja: el aprendizaje, y veces no lo tenemos en cuenta. Marcus Witte, fundador de Babbel, destaca que “los sénior, durante su vida, han aprendido a aprender y eso se nota”.

Hoy hay muchos métodos y herramientas para repasar, mantener o mejorar las habilidades adquiridas en otros idiomas y no hay que tener miedo a los face to face (cara a cara), a buscar personas reales para practicar otra lengua, participar sin miedo en tertulias, sin vergüenza a los errores, de ellos se aprende y son una oportunidad para mejorar. El inglés y cualquier lengua es algo vivo que hay que estudiar, pero sobre todo practicar mucho.

En el entorno online Aba English utiliza pequeñas historias en formato película que representan la base de la unidad didáctica con “el objetivo de cubrir las cuatro habilidades que hay que desarrollar para aprender un idioma: escuchar y comprender, hablar, leer y escribir”, apunta María Perillo, jefa de estudios de la academia.

Y no se crea el sambenito de que los españoles somos más torpes para las lenguas foráneas. Las películas y series dobladas y la manera de enseñar en los colegios juegan en nuestra contra, coinciden los expertos, pero nuestro carácter abierto y empático nos ayuda a comunicar, aunque no lo aprovechamos. Hasta ahora.

Normas
Entra en EL PAÍS