MBFWM

Modesto Lomba: “España lidera el sector de la moda en el mundo”

Es diseñador y presidente de la Asociación de Creadores de Moda en España

Las empresas asociadas alcanzaron una cifra de negocio de 405 millones de euros en 2015

Francia e Italia han sido las mecas históricas del mundo de la moda, pero actualmente la industria está sumida en una revolución: el fast fashion y la democratización del vestido. En esta ocasión, España está a la cabeza y Modesto Lomba (Arkaute, Vitoria, 1962), diseñador y presidente de la Asociación Creadores de Moda en España (ACME), trata de conseguir que se utilice a los diseñadores nacionales como icono y forma de promoción del país. Lomba ve la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid (MBFWM), que comienza el próximo jueves 14 y está considerada la pasarela española por excelencia, una excelente plataforma para difundir la Marca España y llegar al público internacional.

¿Está en un buen momento la industria de la moda en España?

Yo creo que sí, desde hace mucho tiempo, incluso a pesar de la crisis. Los franceses destacan por el lujo y los italianos, por el prêt-à-porter; pero en la situación actual, con la democratización de la moda y el fast fashion, nuestro país es líder.

¿Se ha recuperado totalmente el sector de la crisis?

Sí, quienes hemos tenido la suerte de salvarnos del tornado estamos bien, no solo en fase de recuperación. Muchos se piensan que algunas actitudes que se están viendo en el consumo y en el sector son coletazos de la crisis, pero no lo son. El fenómeno moda, en toda su extensión, ha cambiado y lo que estamos viendo no son símbolos de la crisis, sino transformaciones en el sector en general.

¿Qué tiene que ofrecer la moda española internacionalmente?

El saber hacer y la creatividad. Somos un país muy creativo en todos los aspectos, no solo en moda. Y por otro lado, tenemos el saber hacer, hemos sabido construir moda e industria, conocimiento y maestría. La moda es uno de los grandes valores para la Marca España, pero escasamente utilizado. Por ejemplo, los franceses la han sabido usar como su buque insignia, como motor del país y como una forma de vender Francia.

Inditex y Mango son las marcas que más se conocen fuera, ¿son una buena representación del sector en España ?

Por supuesto, son los buques insignia y una buenísima representación. Yo reconozco estás marcas en positivo y he tenido varias conversaciones con Amancio Ortega en las que él acepta que la creatividad también es importante para el sector industrial que él representa. Tengo la satisfacción de habernos reconocido nuestro trabajo mutuamente y estoy muy orgulloso de ello.

Si cuidáramos más la moda española, podríamos resolver muchos de los problemas económicos del país

¿Se aprecia más la moda española desde fuera?

Desgraciadamente sí, nosotros no somos la Italia de los 70 y los 80 en la que los principales prescriptores de su sector fueron los consumidores autóctonos, los italianos. Creyeron en su moda, no solo como concepto estético, sino como sector y la difundieron por el mundo entero. A nosotros nos ha faltado tener ese orgullo por un sector tan importante, y que además, aporta mucho. Si cuidáramos más la moda española, podríamos resolver muchos de los problemas económicos y de paro que tenemos en este país.

¿Qué papel juega la formación en la industria de la moda?

La formación es principal, por eso en la asociación trabajamos con todas las escuelas e institutos que se ocupan del sector de la moda. Estamos convencidos de que, una vez que la industria se ha ubicado en primera posición a nivel internacional, esa es la mejor forma de sostenerlo. La gente de mi generación hemos tenido una formación pésima en este sentido, aunque mucha en cuanto a trabajo, en prácticas en las que en realidad aún sigo. A través de las escuelas, tenemos la posibilidad de tener un relevo generacional más preparado que nosotros.

¿Cuál será la próxima gran revolución que veamos en el mundo de la moda?

La verdad es que no me atrevería a hacer un vaticinio porque seguramente estemos asistiendo a ella en este momento. Las velocidades se han acelerado, los ciclos son cada vez más cortos y puede que estemos asistiendo a una nueva fase. Primero fue la alta costura, después el prêt-à-porter y luego el fast fashion, pero es posible que ahora estemos en la cuarta evolución de la moda y no nos hayamos dado cuenta. Sé coser como él pero no soy Rappel (hace referencia al personaje televisivo, que empezó como diseñador).

La MBFWM comienza esta semana, ¿está a la altura de las grandes pasarelas internacionales o todavía tiene que hacerse un hueco en el calendario?

Creo que la MBFWM está a la altura desde hace muchos años, en todos los sentidos. La lacra que tenemos es que no contamos con esas grandes potencias individuales como sí tienen Francia e Italia. Pero doy un dato: si ACME fuera una única empresa, sería la sexta compañía del sector de la moda en España. Es decir, colectivamente desde luego que somos una potencia.

¿Es la industria de la moda un sector sostenible?

Por supuesto, tanto económica como ecológicamente. Por un lado, económicamente puede seguir creciendo mucho. Por otro, cuando hablamos de diseño estamos hablando de sostenibilidad ecológica. Un ejemplo: ese traje de Balenciaga que compró nuestra abuela, después se lo ha puesto nuestra madre y ahora lo usamos nosotros. Eso es sostenible. Lo bueno del diseño es que, al contrario que la tendencia, no pasa de moda. También es cierto que el consumo puro y duro de moda es más desechable, y por tanto, crea más residuos, pero el diseño de autor es completamente sostenible.

Normas
Entra en EL PAÍS