seguridad internet

Así debe ciberprotegerse un pequeño comercio

Desde Incibe adelantan que es necesario concienciar a los comerciantes de estos riesgos.

El comercio al por menor es uno de los sectores más importantes para las pymes españolas. Se trata de establecimientos que venden productos sin llevar a cabo ningún tipo de modificación relacionada con el consumo personal o doméstico. Aunque ha disminuido en los últimos años, solo en 2016 este grupo de establecimientos superaba las 462.000 tiendas.

Se trata del 14% del total de pymes que existen en España y, en su mayoría, son micropymes (es decir, presentan menos de 10 empleados). Dado el auge de internet y de las nuevas tecnologías, este tipo de empresas se ha decantado por el uso de estos modelos, aunque de manera heterogénea según sea su tamaño. Así, desde Incibe sostienen que cuanto más pequeña sea la empresa, menor es el uso que hacen de ellos.

Al respecto, aseguran que casi todo el comercio minorista dispone de conexión a internet y que realizan sus trámites con las AAPP por esta vía. De hecho, defienden que, poco a poco, está creciendo el número de empresas de este sector que tiene página web, y sobre todo las que hacen uso de las redes sociales y del comercio electrónico.

Es por ello que se trata de organizaciones especialmente vulnerables a ataques cibernéticos. Ello se debe a que existen muchas posibilidades de que se enfrenten a los riesgos relativos a la ciberseguridad. Para evitar estas situaciones, desde Incibe adelantan que es necesario concienciar a los comerciantes de estos riesgos.

De ahí que hayan elaborado un software específico basado en personajes de ficción que desarrollan los distintos itinerarios interactivos sectoriales que atraviesan las distintas empresas del comercio. Esta iniciativa se ha difundido en formato vídeo, donde se trata, además de cuestiones generales, riesgos específicos del sector, como el robo de datos de clientes, el fraude en el comercio electrónico o los riesgos específicos de las redes sociales.

De igual modo, y para profundizar en la gestión de riesgos en los comercios minoristas, hacen hincapié en la necesidad de hacer frente a amenazas como infecciones por malware, robo de datos personales de clientes, robo o fuga de información confidencial y mal uso de las TIC que provoque incidentes o falta de rendimiento.

Normas
Entra en EL PAÍS