Perfil
Dara Khosrowshahi, CEO de Uber
Dara Khosrowshahi, CEO de Uber.

Dara Khosrowshahi, un líder expeditivo para reconducir Uber

Tras 12 años en Expedia, llega a una empresa repleta de problemas

Refugiado iraní, aterrizó en EE UU a los nueve años, y es uno de los ejecutivos mejor pagados del país

Uber ha fichado un líder con experiencia en el mundo del software y con un excelente currículum para solucionar los graves problemas que atenazan a la compañía. El hasta ahora CEO de la agencia de viajes Expedia, Dara Khosrowshahi (Teherán, 1969) llegó con nueve años a Estados Unidos, como refugiado, y ahora es uno de los directivos mejor pagados del país, con 96 millones de dólares de salario anual.

Nació en Irán en el seno de una familia importante, que fundó la Alborz Investment Company, un holding farmacéutico, químico, alimentario y de servicios. Su familia emigró a Estados Unidos poco antes de la revolución islámica de 1978, después de que Alborz fuera nacionalizada. Su padre, sin embargo, tuvo que volver para cuidar al abuelo de Dara, y fue retenido en el país durante seis años, en los que Dara y sus dos hermanos fueron criados por su madre, en Tarrytown (Nueva York).

En su presentación ante los empleados de Uber del miércoles, dos días después de ser nombrado, subrayó la huella que provocó en su vida ver a su familia perderlo todo y salir adelante. “Me ha permitido estar cómodo al tomar riesgos y decisiones sin preocuparme demasiado, porque, al final, todo saldrá bien...”

Lógicamente, se opone a la política migratoria de Donald Trump. “La gente no es consciente de la potencia que tiene en el mundo la marca del sueño americano, y ahora el presidente quiere impedírselo a gente con un origen y una creencia religiosa concretas”, ha dicho.

“Para mí, el sueño americano significa que si trabajas duro y respetas el imperio de la ley, puedes tener cualquier oportunidad. Sé que eso no es una realidad, pero es sin duda lo que representa el sueño americano, y es increíblemente poderoso”. Esa manera de pensar, dice, también se puede aplicar en el mundo de la empresa.

A sus empleados les pidió y prometió sinceridad. “Lo que he encontrado en la vida y en la gestión es que cuanto más alto se llega en una organización, menos se sabe realmente lo que está pasando, porque la gente empieza a contenerse, y tiene miedo de decirte lo que está pasando. La única manera que he visto para combatir eso es ser absolutamente sincero con ustedes. Espero que eso me permita merecer lo mismo de su parte”.

Khosrowshahi se graduó en ingeniería eléctrica por la Universidad de Brown (Rhode Island), y comenzó a trabajar en el banco de inversión Allen & Company. En 1998, pasó a trabajar para uno de sus antiguos clientes, el empresario de medios de comunicación Barry Diller, primero en Diller’s USA Networks como ejecutivo y luego como director financiero de IAC, otra compañía de Diller.

De él aprendió la importancia de que el líder escuche y trabaje en equipo. “Se valora demasiado la capacidad de exponer. Diller es el mejor oyente que he visto. Se daba cuenta de cuándo le estabas diciendo algo sin sentirte seguro del todo, y te preguntaba por ello”, afirmó.

En 2001, IAC Travel compró Expedia, y en 2005, Khosrowshahi fue nombrado CEO de esta. Desde entonces, la empresa amplió su presencia a más de 60 países en todo el mundo a través de marcas como la propia Expedia, Hotels.com, Hotwire y TripAdvisor. Durante su mandato, el valor bruto de las reservas de hoteles y viajes en general de Expedia se cuadruplicó y sus ingresos antes de impuestos se duplicaron. De su experiencia en la compañía, recuerda lo difícil que era que los empleados se tomaran vacaciones, precisamente el producto que vendían. “Creo que se obtiene mucho más trabajando de forma más inteligente y colaborativa”, subraya. Khosrowshahi es firme partidario de ajustar las condiciones de trabajo a las familiares.

En diciembre de 2012, se casó en Las Vegas con la ex actriz Sydney Shapiro, que en la ceremonia vestía una camiseta del grupo de thrash metal Slayer. “Eso habla de la clase de mujer con la que tengo la suerte de estar casado”, afirmó. Les encanta viajar; se dieron el sí quiero enCamboya, celebraron la boda en Miami, de donde es originaria ella, y de luna de miel se fueron a Uganda. Ambos comparten pasión por la ciencia ficción. La pareja tiene cuatro hijos, con los que viven en Seattle, sede de Expedia, aunque quizás se muden a Silicon Valley.

El nuevo CEO tendrá que hacer frente a los problemas de Uber: las denuncias por acoso sexual y sexismo en general, el enfrentamiento con sus conductores por las condiciones laborales, y a la marcha de varios ejecutivos. Además, está la sombra del fundador, Travis Kalanick, que no se ha apartado del todo de la dirección.

A juicio de su sucesor, “en tiempos difíciles –así son los tiempos para Uber, al menos según lo percibe la opinión pública– hay que concentrarse en el núcleo del negocio, para poder arriesgar en otras iniciativas”. Por lo pronto, ha anunciado que en 18-36 meses Uber saldrá a Bolsa. Empieza un nuevo viaje para Uber, con un conductor con las ideas claras.

Un directivo de éxito

En 2015, Dara Khosrowshahi cobró de Expedia 91 millones de dólares en opciones sobre acciones como parte de un contrato hasta 2020, que quizá tenga que devolver. Está en el consejo de administración de The New York Times desde hace dos años.

Su tío es el multimillonario Hassan Khosrowshahi, que optó por refugiarse en Canadá, donde fundó la cadena de tiendas de electrónica Future Shop.

Travis Kalanick, fundador y ex-CEO de Uber, prefería a Jeffrey Immelt, exejecutivo de General Electric, para sustituirle, pero el consejo de la compañía consideró que no tenía experiencia suficiente en software.

Normas
Entra en EL PAÍS