Una pasión por el arte que no admite pujas

Es la consejera delegada de Sotheby's en España desde 2010

Su último capricho ha sido una mesa del artista francés Yves Klein

Aurora Zubillaga, consejera delegada de Sotheby's en España.
Aurora Zubillaga, consejera delegada de Sotheby's en España.

Al hablar sobre subastas de arte, lo más habitual es ceñirse a la cantidad de millones que ha generado, por ejemplo, la venta de un cuadro. No suele haber espacio para profundizar en aquello que hace especial a esa pintura, su contexto, la etapa que vivía su autor, sus características únicas...

Pero detrás de esa venta, además, hay un trabajo de búsqueda y valoración. Y expertos a los que les apasiona su trabajo. Es el caso de Aurora Zubillaga (Ciudad de México, 1971), la consejera delegada de la casa Sotheby’s en España. Especialista en arte pictórico del siglo XIX y XX, desmiente el mito de que las subastas son solo para millonarios. “Son accesibles a todo tipo de presupuesto. Hay obras maestras que se venden por cifras millonarias, pero se puede pujar por un objeto por menos de 500 euros”.

Zubillaga llegó a Sotheby’s en 1999, y en 2010 se convirtió en la responsable de la oficina española, con sede en Madrid. En ese tiempo, describe, el mundo de las subastas “ha cambiado muchísimo, cada vez es un negocio que avanza más rápidamente”. Buena culpa tiene de ello la tecnología: “Los avances han hecho posible que sea un mercado global y muy accesible a clientes de todos los rincones del planeta”. Un sector donde la confianza es clave y donde la competencia es enorme, algo “positivo para el mercado ya que hace que sea más competitivo y dinámico.“

Un sueño

Zubillaga es una gran conocedora del arte. Trabajando en una casa de subastas, la pregunta es obligada:¿por qué obra pujaría si tuviese un cheque en blanco? La respuesta, admite, no es sencilla. “Hay tantísimas que me sería imposible hacer una selección”. Menciona a algunos grandes como Gauguin, Van Gogh o Mondrian, fiel a las líneas rectas y los colores puros, como en Composición con amarillo, azul y rojo, en la imagen.

Objetivo cumplido

Mesa azul de Yves Klein
Mesa azul de Yves Klein

Algo que sí ha podido conseguir ha sido un capricho que venía persiguiendo desde hace tiempo, y que también guarda relación con el arte: una mesa del artista francés Yves Klein, una referencia del movimiento neodadaísta. En sus obras predominaba el color azul, en un tono que se llegó a bautizar como azul Klein, presente en esta mesa. Otro capricho reciente han sido unas vacaciones con su hija en la costa de Manzanillo, en México.

Una fragancia

Afirma no tener una tienda de moda por lo que sienta una predilección especial. Son varias las que visita para renovar su vestuario, “me gusta variar”, afirma Aurora Zubillaga. Algo parecido ocurre a la hora de destacar un perfume, ya que cambia de unos a otros con cierta frecuencia. Pero en este caso sí se decanta por una fragancia, la de Un Jardin Sur Le Nil, de la casa francesa Hermès.

Una pasión por el arte que no
admite pujas

Desconexión total

La ejecutiva reconoce que , “tristemente”, el teléfono móvil se ha convertido en un objeto imprescindible en su día a día. “En él tengo toda mi información y estaría perdida sin él”. Pero también encuentra momentos para dejarlo en silencio y desconectar del trabajo. “Es fundamental para resetear de cara al día siguiente”. Zubillaga lo hace con pilates y masajes:“Vienen muy bien para descansar la mente unos momentos al día”.

Literatura

Otra vía de desconexión es la lectura. Entre las obras que la responsable de Sotheby’s en España ha podido leer, se queda con La insoportable levedad del ser (Tusquets), del checo Milan Kundera. “Lo leí hace muchísimos años y siempre es el primer nombre que me viene a la mente cuando pienso en el libro que más me ha marcado”. Una de las grandes novelas de la literatura europea de los últimos 40 años.

San Petersburgo, Rusia.
San Petersburgo, Rusia.

Por descubrir

Ya sea por afición o por trabajo, el viajar es una constante en la vida de Aurora Zubillaga. Entre los destinos a los que siempre le gusta volver a descubrir menciona Venecia:“Siempre es una maravilla y uno no se cansa de visitarla”. La lista de destinos pendientes, “para cuando pueda escaparme próximamente”, la encabezan dos grandes ciudades como son San Petersburgo y Estambul.

Normas