Blogs por Alexis Ortega

Se hablan, pero no se escuchan.

« ...Hay dos peces jóvenes nadando y sucede que se encuentran con un pez más viejo que viene en sentido contrario y que les saluda con la cabeza y dice “Buenos días, chicos. ¿Cómo está el agua?” Y los dos peces jóvenes nadan un poco más y entonces uno de ellos se vuelve hacia el otro y dice “¿Qué diablos es el agua?”.»[1]

Después de la expectación desatada en las últimas semanas, las palabras de la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, y del BCE, Mario Draghi, decepcionaron. Ninguno de los dos dejó entrever el camino que tomarán sobre las incógnitas del ritmo de subida de tipos en los EEUU o el tamaño del balance del BCE. Lo más contundente fue la llamada de Draghi a «resistir los impulsos proteccionistas».

Pero eso no es novedad. Trump, sus soflamas y su actitud ha sido, durante demasiados meses, el blanco de la criticas del establishment y los banqueros centrales son parte sustancial de dicho grupo. En este contexto subrayó que «la cooperación multilateral es crucial» para responder a las preocupaciones sobre equidad y seguridad. Así, destacó el papel de la Organización Mundial del Comercio y el G-20. Precisamente dos de los "monstruos" que más aborrece Trump.

«... lo que pienso que realmente significa “Enseñarme cómo pensar”. Ser sólo un poco menos arrogante. Tener sólo un poco de conciencia crítica sobre mí mismo y mis certidumbres. Porque un amplio porcentaje de las cosas sobre las que tiendo a estar automáticamente seguro resultan ser totalmente engañosas y erróneas. Yo he aprendido esto de una manera difícil, como predigo que os pasará a vosotros, graduados, también.»[1]

Draghi también destacó el valor de la regulación financiera y su integración global: «Estimular la convergencia regulatoria ayuda a proteger a la gente de las consecuencias no deseadas de la apertura». A ello se unió Yellen que, en un mensaje de sonó a despedida, hizo una apología de su papel en lo acontecido en los últimos 10 años de crisis (en los que ocupo los puestos vicepresidenta y luego de presidenta de la FED) indicando que las reformas implementadas en el último lustro han «hecho el sistema financiero sustancialmente más seguro [...] Si mantenemos esta lección fresca en nuestra memoria -junto con el doloroso coste de la crisis reciente- y actuamos en consecuencia [...] podemos esperar que el sistema financiero sufra menos crisis» y que las recuperaciones sean más rápidas. Olvidándose quizás de estos años no parecen ser precisamente el ejemplo de esta tesis.

En sus primeros días en la Casa Blanca, el presidente Donald Trump a principios de febrero firmó dos órdenes ejecutivas encaminadas a revocar la reforma financiera realizada en el 2010 por el equipo económico de Barack Obama (Ley Dodd-Frank) para limitar los riesgos de otra crisis. El mandato de Yellen como presidenta de la FED expira en febrero de 2018 y su renovación depende de Trump.

«Y sugiero que este es el valor auténtico y sensato que se le supone a vuestra educación en Artes Liberales: cómo evitar ir por tu confortable, próspera y respetable vida adulta muerto, inconsciente y esclavo de tu cabeza y de tu configuración natural por defecto a estar única, completa y soberanamente solo día a día. [...]

El tipo realmente importante de libertad implica atención y consciencia y disciplina, y ser capaz de preocuparse verdaderamente por otras personas y sacrificarse por ellas una y otra vez en una miríada de maneras pequeñas y nada atractivas todos los días.

Esa es la libertad real. Eso es ser educado, y haber entendido cómo pensar. La alternativa es la inconsciencia, la configuración inicial, las ratas a la carrera, la corrosiva sensación constante de haber tenido, y perdido, alguna cosa infinita.»[1]

  1. Transcripción del discurso de graduación leído por David Foster Wallace para la promoción de 2005 del Kenyon College. (Gambier, Ohio). El novelista americano hace referencia en su discurso a una "configuración por defecto" con la que observamos la realidad. Suele ser poco útil para resolver nuestro problemas pero que es difícil de combatir pues subyace en nuestro inconsciente. Nos alerta de estar atento a nuestras "respuestas automáticas" y en general comenzar a ver todo nuestro entorno de una manera distinta. Pensar sería así salir de esa zona de comodidad y ponernos en consonancia con nuestro entorno (físico y cultural) y darle el verdadero valor que tiene.

Comentarios

«QUANTITATIVE EASING HAS MADE ECONOMIES MORE RESILIENT».-¿Que, en Jackson Hole 2017, no se ha dicho nada sobre política económica? ¡Ja! A buen entendedor, pocas palabras bastan. El mensaje es unánime. La FED y el BCE dicen exactamente lo mismo, que tiene dos partes:a) el «HACE UNA DÉCADA »; yb) el «MÁS RESILIENTES». Sus primeros espadas, justo antes de verse en Jackson Hole 2017:a) Draghi:- «Policy actions undertaken in the last 10 years in monetary policy and in regulation and supervision have made the world more resilient. But we should continue preparing for new challenges.»b) Yellen:- «Evidence shows reforms have made the financial system safer. Banks are ‘very much stronger’, and another financial crisis is not likely ‘in our lifetime’.» No hay dos ramas de la política económica —monetaria y fiscal—, sino tres:1) política fiscal —tributaria y presupuestaria—, ya ordinaria —ajuste fino—, ya extraordinaria;2.1) política monetaria convencional (vía tipos de interés de intervención); y2.2) política monetaria no convencional (vía expansión cuantitativa). En el popularcapitalismo (inflación 'de activos' y 'rentismo aproductivo') predomina 2.1). La Transición Estructural a la Era Cero (no-inflación y Trabajo & Empresa), en términos de política económica, significa pasar a una combinación de 1) y 2.2). El abandono del 'yanosestamosrecuperandismo' viene de la mano de una recesión, una recesión que es distinta a las demás porque será el último y definitivo vaivén del Modelo Popularcapitalista ochentero. Las Bolsas anticipan las recesiones. El crash bursátil norteamericano, pues, es funcional para el 'eraceroísmo'. Hace falta un poco de inestabilidad bursátil para avanzar en la estabilidad macroeconómica. Hace falta purgar. Incluso, ya lo piden 'los mercados'; porque está durando tanto la irracionalidad alcista, con hipertrofia del volumen implicado en la llamada 'gestión pasiva' —replicar la evolución de un índice— y consiguiente minimización de volatilidad, que se ha hecho prácticamente imposible una 'gestión activa' razonable capaz de contrarrestar del enorme 'tail risk'. No es nada idiota decir que, así como los desencadenantes de la crisis de 2008 fueron los CDS y CDO ('credit default swaps' y ' collateralized debt obligations'), esta vez pudieran ser productos relacionados con el VIX (Chicago Board Options Exchange Market Volatility Index). Será esto o será lo que sea, pero, desde luego, el crash bursátil será; los medios de comunicación le echarán la culpa a los sistemas automáticos de especulación; y el chivo expiatorio será Trump, a quien las autoridades monetarias ya han señalado como tal en Jackson Hole 2017, cuando han arremetido contra el proteccionismo. EEUU afronta un momento histórico muy, muy delicado, con su cohesión social en entredicho, lo que se verá agravado por la llegada de la estabilidad de la Era Cero a los precios inmobiliarios y el abandono de la fantasía del 'estosonsolociclos'. La gente comprenderá la necedad que supone vivir esperando la llegada de un fantasmagórico «trickle-down» (goteo) de riqueza. Sabrá que solo tiene un elefantiásico «trickle-up» de deuda. EEUU vuelve a sus orígenes. A Benjamín Franklin, que dijo: «Es mejor acostarse sin cenar que levantarse con deudas»; y a Thomas Jefferson: «No gastes tu dinero antes de ganarlo». EEUU se enfrenta a la superación de su sociedad extenuada, en la que se supone que todos son capitalistitas, eso sí, con rentas disponibles individuales ínfimas por culpa de tres costes que el capitalismo puede y debe neutralizar: vivienda, sanidad y educación. El capitalismo no funciona en EEUU por el cáncer popularcapitalista. Pero igual nosotros estamos equivocados y, por primera vez desde Adán y Eva, la Bolsa y la burbuja inmobiliaria norteamericanas, con una economía ordinaria en desaceleración, en vez de ponerse a purgar súbitamente por el exceso, se quedan infladas en las alturas esperando morir algún día de viejas... 'cuando las autoridades suban los tipos de interés', je, je. En cualquier caso, que 'limpiabotas', como nosotros, nos hayamos dado cuenta de la inminencia del crash bursátil, debiera llevar a los 'rockefellers' a preguntarse por qué siguen aún 'comprados'. Ayer, la mujer de la limpieza de mi despacho me dijo arrogantemente: «Tenemos cuatro viviendas en propiedad —el piso y el chalet de mis padres y las casas de mi hermana y mía—; además, tenemos un terreno; hemos pensado construir apartamentos para alquiler turístico, financiándonos con un préstamo garantizado con las cuatro viviendas; ¿es buena decisión?».'Rockefeller', morituri-limpiabotas te salutant. ¿Pero cómo vas a pensar en comprar, si estás pillado 'comprado'? Estás adormecido creyendo que, a estas alturas, aún es aplicable la máxima keynesiana de que «los mercados pueden mantener la irracionalidad más tiempo que tú tu solvencia». Hay un punto en el que se acaba el tiempo irracional de los mercados. Ya no estamos en el 'va a llegar'. Estamos en el 'ha llegado', solo discutiendo si el inicio del proceso se está produciendo ya. Y con todos de acuerdo en que la consecuencia en España será el Repinchazo de su hedionda Reburbuja, parapetada en un falso 'shock' de demanda de alquiler por 'working-poors' y lumpenturistas, alquiler con el que no gana nadie: ni la banca, ni el Estado, ni el PIB. La situación es muy parecida a la que había antes del Pinchazo-2006. Los usureros dando por hecho que «estos precios han venido para quedarse» e imponiéndolo con violencia a cuatro desgraciados muertos de hambre; mientras proliferan operaciones societarias, que se contabilizan maliciosamente como ventas a consumidores finales —para inflar la burra—, pero que solo son preparatorias de la debacle que se avecina en 2018, cuando la banca suelte amarras. Y, por nuestra parte, ganando absteniéndonos; viéndolo todo desde la barrera. Solo ha cambiado que los cretinos ahora usan la palabra 'gentrificación', palabra idiota donde las haya, que se refiere a un proceso social de arriba a abajo, según el cual, porque somos ricos, tenemos que vivir peor, aunque creyéndonos que tenemos más 'clase'. 'Gentrificación'... ¡ja, ja, ja!; ahora se dice así en la estafa inmobiliaria. ¡Cursis! Gracias por leernos.
Normas