Inversión

El MAB, una puerta para el crecimiento abierta al pequeño inversor

La facturación agregada de las empresas del MAB creció el último año un nada desdeñable 44%

El atractivo inversor en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) se enfrenta al sambenito de la escasa liquidez. Y es que hay algunas empresas cotizadas en este mercado, nacido con menos exigencias que el continuo como puerta de entrada a la renta variable de las pymes, que mueven poco dinero. Pero son solo son una parte, y paralelamente hay valores que registran importantes avances en su cotización, lo que acreciente el interés de los inversores.

El MAB ha superado en términos de imagen fiascos como el de Gowex –el más sonado– y se consolida como acelerador del crecimiento de las empresas al proporcionarles el acceso a una financiación que de otra manera les sería mucho más costoso conseguir. Este año, las cotizadas en el MAB obtendrán fondos por valor de unos 300 millones de euros para financiar sus planes de crecimiento. Y, si atendemos a su desarrollo, la facturación agregada registró en 2016 un nada desdeñable aumento del 44%. Un dato que supera incluso las fuertes subidas de años anteriores: 33% en 2014 y 21% en 2015. Es decir, un incremento anual compuesto que si consideramos el último cuatrienio ha sido del 32,3%, por encima de la mayoría de las empresas de su categoría que no están presentes en el mercado bursátil.

Esa evolución, que en términos de resultados lleva a un generoso 85% al alza en el ebitda agregado, tiene un corolario en que las compañías del MAB han contribuido notablemente a la generación de empleo, con aumentos crecientes y prácticamente de dos dígitos todos los años. El que, si se excluyen las socimis, tres de cada cuatro de sus empresas opere en TIC y en I+D+i da idea de la potencialidad que representa. Pero la mayor transformación del mercado alternativo ha venido precisamente de la mano de las socimis. Al socaire de la intensa recuperación del mercado inmobiliario y de un ventajoso régimen fiscal, pero con la obligación de cotizar, las numerosas socimis son una amplia oportunidad para invertir.

Con 8.197 millones de capitalización bursátil –2.500 millones de la socimi Galerías Comerciales–, el MAB afronta una activa nueva etapa con valores que pueden abrir interesantes posibilidades para el pequeño inversor.

Normas
Entra en EL PAÍS