Meliá Hotels, el potencial de enfocarse en el lujo

El valor cae el 5,03% desde el atentado en Barcelona pero no pierde el favor de los analistas, que valoran su apuesta estratégica por los hoteles de alta gama y en régimen de gestión, no de propiedad. Advierten, eso sí, del aumento de la deuda

Meliá Ampliar foto

Potencial de un 17,5% para Meliá según el consenso de Reuters. El gigante hotelero, que tiene una capitalización bursátil de alrededor de 3.000 millones de euros, llevaba subiendo de forma ininterrumpida en Bolsa desde principios de este año, hasta el 17 de agosto. El atentado terrorista en Barcelona hizo sufrir a las compañías relacionadas con el turismo, entre ellas Meliá Hoteles. Concretamente, la acción bajo un 2% en el día, y todavía cae el 5,03% desde entonces. Sin embargo, el valor se ha revalorizado un 15% desde enero de 2017 y un 80% desde sus mínimos tras el Brexit. A pesar de su actual situación alcista y de la recomendación mayoritaria de comprar, algunos analistas también se muestran prudentes. Felipe López Gálvez, analista de Self Bank, comenta sobre la compañía que “preocupa su alto endeudamiento, su elevada valoración y la subida del euro, que reduce los beneficios generados en el extranjero y que podría frenar la llegada de turistas de fuera de la zona euro”.

El endeudamiento de la compañía ha aumentado un 6% desde diciembre del pasado año y ha alcanzado los 574 millones de euros. Sin embargo, el ratio de apalancamiento es de 1,9 puntos, una cifra dentro del margen fijado por la compañía.

Con respecto a los ingresos consolidados, los resultados del primer semestre muestran un aumento del 7% con respecto al primer semestre del año pasado. Sin embargo, la compañía explica que esto no se debe a un aumento de la demanda, sino al incremento del 15,7% de los precios por habitación en los hoteles Meliá españoles, algo que se suma a la tendencia del sector en el país. Esta subida en el ingreso por habitación responde a la estrategia de Meliá de reposicionamiento de hoteles para mejorar la rentabilidad, y según los analistas de Bankinter, el impulso del Ebitda y de los márgenes en el próximo trimestre vendrá por la transformación de la cartera y el reposicionamiento en segmentos superiores como el lujo.

La compañía destacó en la presentación de sus resultados la evolución de los hoteles del segmento del lujo de Sevilla, Madrid, Barcelona, Mallorca y Sancti Petri y confirmó que lidera la oferta en el nicho del bleisure, hoteles premium para clientes que viajan por razones de trabajo pero que también dedican una parte de su estancia a hacer turismo. La marca con la que operan es Innside by Meliá.

Por otra parte, la empresa de la familia Escarrer está reduciendo el número de hoteles en propiedad y en alquiler para aumentar la proporción de inmuebles en régimen de gestión. La implementación de esta estrategia asset light permitiría a Meliá mantener en cartera un mínimo de activos para optimizar la inversión al máximo. Por ello, en el período actual un 55% del total de 310 hoteles que tienen en cartera se encuentran gestionados por la compañía y solo un 18% son de su propiedad.

No obstante, los resultados del primer semestre muestran una variación nula del margen del Ebitda, a pesar del aumento de los ingresos y de la cifra absoluta. Los analistas de Societé Generale proyectaban un margen del 17,2% y el resultado fue del 16,1%. Desde esta firma explican que el ratio aumentó más de lo esperado en el mercado español, pero que que el margen de los hoteles en gestión fue afectado de forma muy negativa por la depreciación del bolívar venezolano. De hecho, este efecto divisa ha afectado a los resultados en 7,1 millones de euros.

La temporada de verano, el período más productivo dado el carácter vacacional de Meliá, demostrará su eficacia cuando se presenten los resultados del tercer trimestre, que históricamente es el más fuerte para cualquier empresa del sector. Sin embargo, serán unos resultados marcados por un verano peculiar para el sector turístico español, afectado por las protestas contra el turismo masivo y por el atentado en Barcelona. En palabras de López Gálvez, Meliá “podría superar la cifra de los 50 millones de euros de beneficio por primera vez desde 2010. En concreto, el consenso espera que el beneficio neto se eleve un 13% hasta los 53 millones de euros”. El analista destaca que también se prestará especial atención al esfuerzo de la empresa por reducir deuda, ya que esta es una circunstancia que limita su capacidad de inversión.

En definitiva, la acción de Meliá se encuentra en una fase alcista pero muchos analistas puntualizan que ese recorrido está sujeto a que se cumplan las buenas expectativas con respecto a los resultados del segundo semestre, que se esperan positivos ya solo por motivos estacionales.

Claves

Crecimiento. Expansión internacional con la inauguración de 19 nuevos hoteles fuera de España en el año 2017 y expansión digital a través del impulso de las ventas por Internet. Los ingresos a través de melia.com se incrementaron un 19,6% hasta junio.

Recomendaciones La opinión mayoritaria del consenso de Reuters es la de comprar, pero casi la misma cantidad de analistas estiman que al valor no le queda mucho recorrido por lo que recomiendan mantener.

Ocupación. No ha habido una variación con respecto a la ocupación en el primer semestre del pasado año. Esta ha aumentado en el mercado de las Américas y ligeramente en Europa, pero ha descendido un 2,5% en Asia.

Normas