Las automovilísticas, ante el reto de hacer ‘limpios’ los todocaminos

Abarcarán más del 30% del mercado en menos de tres años

Su gran tamaño les hace dependientes del diésel, un carburante en retroceso

El nuevo todocaminos Jaguar E-Pace, presentado en la feria de Fráncfort.
El nuevo todocaminos Jaguar E-Pace, presentado en la feria de Fráncfort.

Son los automóviles de moda pero su tamaño y sus consumos pone en jaque a las automovilísticas desde el punto de vista medioambiental. Los todocaminos (SUV o CUV, por sus siglas en inglés) se comen los mercados en todo el mundo pero tienen por delante un fuerte reto medioambiental.

La demanda por los todocaminos está en alza. “Son un fenómeno mundial que comenzó en EEUU y se contagió a Europa y China. Ahora, la fiebre por los SUV está empapando también mercados emergentes como Brasil, India o el Sudeste Asiático”, explica Felipe Muñoz, analista responsable de Automoción de la consultora Jato Dynamics en un informe de la revista especializada Automotive News.

Según un estudio de la mencionada consultora, los todocaminos ya representaban el 26% de las ventas de automóviles en Europa el año pasado, frente al 11% que suponían en 2010. Las previsiones de LMC Automotive apuntan a que se venderán cuatro millones de SUV en Europa este año, alzando su cuota de mercado por encima del 28%. En 2020, superarán el 34% de participación, con 5,7 millones de estos vehículos vendidos para ese año, un 300% más que en 2007, apunta la consultora LMC.

Las automovilísticas ya notan en sus cuentas esta pasión y así, los todocaminos fueron el vehículo más vendido en lo que va de año para enseñas como Nissan, Hyundai, Kia, Mazda, Mitsubishi, Jaguar, Lexus, Porsche, Maserati o Volvo. Tanto que las marcas dealtísimo lujo como Bentley, Maserati o Porsche ya tienen modelos en su cartera de producto.

Herbert Diess, consejero delegado de la marca Volkswagen, ya comunicó el pasado mes de junio que la enseña lanzará 19 todocaminos para 2020 y estimó que estos modelos representarán el 40% de sus ventas en todo el mundo desde el 15% actual. Ford ampliará su gama con de siete modelos a 13 en 2020 y Audi pasará de cuatro a siete. Y así, todas las compañías automovilísticas.

Sin embargo, el problema para estos modelos a medio plazo vendrán derivados del combustible. Por su tamaño y potencia, son perfectos para consumir diésel, porque registran menores consumos (entre un 15% y un 20% menos) que si cargaran gasolina por la eficiencia de los motores.

Sin embargo, el diesel, un combustible eminentemente europeo, está de capa caída, hasta el punto de que ha dejado de ser la elección prioritaria. En concreto, hasta junio, se han registrado un 45,3% de nuevas matriculaciones con diésel en Europa, frente al 49,2% de los coches nuevos propulsados con gasolina. Y las expectativas es que esta tendencia se acentúe a futuro.

Las políticas anticontaminación y la crisis de reputación del diésel por el escándalo de las manipulaciones de emisiones contaminantes de Volkswagen están haciendo caer las ventas de este carburante. De momento, los fabricantes alemanes han llegado a un acuerdo con el Gobierno alemán para reducir las emisiones de sus vehículos diésel antiguos en circulación.

“No es posible mantener estas ventas de todocaminos con gasolina porque impiden el cumplimiento de los objetivos de emisiones de CO2”, aseguran los expertos. El reto está en incrementar la eficiencia de los motores y en mayor electrificación.

Normas