Mercado de trabajo
Las mejores autonomías para trabajar Ampliar foto

Cantabria, la mejor comunidad para trabajar, y Canarias, la peor

Adecco junto con Barceló Asociados analizan los salarios, las oportunidades de empleo, la seguridad laboral, la conciliación y la conflictividad en todas las regiones

En qué comunidad autónoma se tienen más oportunidades de empleo y desarrollo profesional, con salarios razonables y ganancia de poder adquisitivo; con una elevada seguridad laboral, baja conflictividad en el trabajo y altas posibilidades de conciliar la vida laboral con la profesional? La respuesta es Cantabria.

Esta comunidad se consolida por cuarto trimestre consecutivo como mejor región para trabajar en España, según el Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción, que analiza al detalle las remuneraciones, la evolución del empleo y del paro, la protección a los desempleados, los accidentes laborales, el número de huelgas o la flexibilidad horaria en las 17 comunidades autónomas.

Tras analizar todas estas cuestiones Cantabria obtiene 6,3 puntos y le siguen Navarra con 6,1 puntos -tras un importante avance del 9% que le ha situado en segunda posición-; y la Comunidad Valenciana, también con 6,1 puntos.

En el lado opuesto de esta clasificación no ha habido prácticamente cambios. Desde hace un año, Canarias es la región que obtiene menos puntos (4,4) en cuanto a las condiciones que ofrece para trabajar. Esta comunidad ha empeorado, además su puntuación un 2,7% respecto al último año. Castilla-La Mancha, pese a haber mejorado su puntuación notablemente, sigue siendo la segunda comunidad menos idónea desde el punto de vista laboral, con 4,7 puntos. Galicia sería la tercera región menos valorada en este terreno.

Entre el resto de comunidades destaca el importante deterioro experimentado por la Comunidad de Madrid. Hace un año ocupaba la primera posición de esta evaluación y ahora desciende al séptimo puesto.

Estos son los aspectos analizados:

Salarios y poder adquisitivo

El salario medio en España se mantiene prácticamente idéntico a hace un año: 1.637 euros mensuales (-0,1% interanual); y es también el mismo desde 2012. Sin embargo, el hecho de que hace un año los precios estuvieran cayendo y en la actualidad estén subiendo (un 1,5% en julio) hace que se produzcan notables variaciones en la evolución del poder de compra de los trabajadores en función de en qué comunidad trabajen.

Así, una vez descontada la inflación, Cantabria acumula en los últimos ocho trimestres la mayor ganancia de poder de compra, con un aumento de casi el 5%. Esto se traduce en un trabajador cántabro que reciba el salario medio cobra hoy 881 euros más que hace dos años.

Solo otras tres comunidades experimentan ganancias de poder adquisitivo: Asturias (con un 2,5% más); Comunidad Valenciana (0,5%) y Canarias (0,4%). Esto significa que sus trabajadores con sueldos medios ganan ahora 488, 82 y 66 euros anuales más, respectivamente, que dos años antes.

El resto de comunidades han perdido poder adquisitivo en este tiempo. Destacan seis de ellas que acumulan pérdidas en la capacidad de compra de sus respectivos salarios de más de 200 euros anuales. El peor caso es el del País Vasco, que pese a tener el sueldo medio más alto (1941 euros mensuales) encabeza el deterioro del poder adquisitivo con 520 euros anuales medios.

Seguridad en el empleo

Los investigadores que han elaborado este estudio han tenido en cuenta un concepto amplio de seguridad en el empleo, considerando no solo la siniestralidad laboral , sino la protección a los desempleados, la magnitud del paro de larga duración o el tiempo necesario para volver a un empleo.

Así, por ejemplo, el porcentaje de parados que cobra algún tipo de prestación en España era del 52,1% de media en el segundo trimestre de este año. Hay ocho comunidades por encima de esta media, destacando Baleares, dónde el 74,5% de los desempleados está protegido y Extremadura (66%). Le siguen las dos comunidades mejor valoradas para trabajar: Cantabria, con el 61% de sus parados cobrando ayudas y Navarra (60,1%).

Canarias, la ciudad que ocupa el último puesto en el ranking general es la segunda región con mayor proporción de parados de larga duración (más de dos años desempleados), con el 44% del total. Solo Asturias tiene más, con un 46% de desempleados de larga duración. Canarias es también la comunidad con menos protección a los parados, solo el 44% recibe ayudas.

Oportunidades de empleo y desarrollo profesional

Casi todas las comunidades salvo La Rioja y Galicia mejoran a la hora de reducir su tasa de paro, crear empresas o crear empleos cualificados. Dicho esto, la clasificación en este punto no coincide con el ranking general, ya que las comunidades mejor posicionadas según sus tejidos productivos son, por este orden, Baleares, Cataluña y la Comunidad de Madrid.

Así, desde hace nueve trimestre consecutivos la creación de empresas crece de forma simultánea en todas las comunidades, "algo que no ocurría ni siquiera en los años de bonanza", destacan los autores del informe. Pero es Baleares, con 35,5 empresas por cada mil habitantes, la región con más tejido empresarial; mientras que Asturias, es la que tiene un parque empresarial más reducido (26,9 por cada 1.000 habitantes).

En cuanto al peso de los trabajos cualificados, Madrid encabeza esta condición, con el 46,6% de sus empleados con esta característica. Si bien Cantabria y Navarra -la primera y segunda del ranking general- se encuentran entre las cinco comunidades donde aproximadamente un tercio de sus ocupados desempeñan también tareas cualificadas.

Conciliación

En este capítulo hay once comunidades autónomas que empeoran su puntuación. Pese a ello, la Comunidad Valenciana mantiene el primer puesto como región donde los trabajadores pueden combinar mejor su trabajo y su vida personal. Le siguen País Vasco y Aragón. Mientras que las tres comunidades donde se concilia peor siguen siendo también Baleares, Cataluña y Canarias.

En consecuencia, Aragón y Valencia son las comunidades con mayor proporción de trabajadores que teletrabajan desde sus casas, con el 9,2% y el 8,1% del total, respectivamente, frente al 6,3% de la media nacional.

Conflicitividad laboral

En este terreno el comportamiento es muy heterogéneo según la comunidad de que se trate, pero la mayoría presentan una reducción de la conflictividad en sus relaciones laborales. En este caso, paradójicamente, dos de las comunidades peor valoradas para trabajar --Extremadura y Castilla La Mancha-- son las mejor situadas en cuanto al número de huelgas y trabajadores implicados en ellas. Así, estas regiones cuentan, por ejemplo con 5,5 y 4,6 huelgas por cada 100.000 empresas, frente a las casi 79 del País Vasco o las 57,3 de Navarra y las 35,4 de Cantabria, en estos últimos casos.

Normas
Entra en EL PAÍS