Los ‘hedge funds’ bajistas suben un 160% sus apuestas contra Bankia en cuatro meses

Economía planea la venta de al menos el 7% a partir del mes de septiembre

Las posiciones cortas rozan el 4% del capital frente al 1,4% de abril

Evolución de Bankia en Bolsa Ampliar foto

Tres afamados hedge funds se han alineado contra Bankia. AQR Capital Management apuesta por la caída de la entidad en Bolsa por el 1,1% del capital; Marshall Wace, por el 0,9%,y Viking Global Investors, por el 0,86%. Entre ellos suman un 2,86%, aunque la posición total de los inversores que ganarían con el descenso de las acciones del banco asciende a 3,96 puntos porcentuales, según los registros de la CNMV. Entre las entidades financieras, Bankia es la que sufre más posiciones cortas. Mientras, Liberbank está blindada hasta el 12 de septiembre.

El capital de Bankia en manos de bajistas está en máximos históricos y se dispara un 164% desde los 1,5 puntos porcentuales del cierre del pasado 14 de abril. Bankia se ha convertido en la diana de los ataques, una vez desaparecido Popular como entidad autónoma. Antes de su resolución y posterior adjudicación a Santander, a cierre del 25 de mayo, las posiciones cortas (bajistas) equivalían al 12,06% de su capital.

Aunque Bankia no tiene absolutamente nada que ver con Popular. Sus ratios de solvencia gozan de una salud envidiable, con una tasa de capital de máxima calidad como si BasileaIII fuera completamente aplicable (CET 1 fully loaded, en la jerga) del 13,82% a cierre de junio, una rentabilidad sobre recursos propios (ROE) del 8,6%, una ratio de cobertura de la morosidad del 53,9% y unos créditos dudosos de 10.554 millones de euros, con un descenso del 8% en el semestre y del 10,2% interanual. Bankia exhibe una batería de datos excelentes en el sector. En Bolsa, sube un 8,86% en el año y se dispara más de un 81% desde el brexit.

El banco que preside José Ignacio Goirigolzarri, sin embargo, cotiza en torno a los 4,1 euros por acción –ayer cerró en los 4,122 euros, tras caer un 0,05%–, justo el precio objetivo medio que le asigna el consenso de Reuters.

Afloja la presión sobre el resto de la banca

  • Superado el repunte general tras la resolución de Popular, los hedge funds han aflojado las riendas sobre la banca española en los cuatro últimos meses. Con la excepción de Bankia, Sabadell es el único banco en el que aumentan los cortos, y de manera casi inapreciable del 1,73% que tenían el 14 de abril al 1,74% actual. Esta entidad es el siguiente valor financiero, tras el banco que preside Goirigolzarri, con más apuestas bajistas sobre el capital. Bankinter está estable con el 0,4% en posiciones cortas. En Santander (con el 0,29%), BBVA (0,3%) y CaixaBank (0,49%) las apuestas bajistas se han reducido a más de la mitad desde abril. La incógnita se mantiene en qué ocurrirá en Liberbank cuando la CNMV levante el veto sobre los cortos, en principio el próximo 12 septiembre.

La entidad financiera se dispara en Bolsa más de un 81% desde el cierre del día que se votó el ‘brexit’

Santander es la casa de análisis más optimista con la entidad financiera, a la que asigna una valoración de 5,23 euros por título y una recomendación de compra. El segundo que más nota le da es GVC Gaesco Beka, con 4,9 euros de valoración y un consejo de sobreponderar. Esta última firma señala en un informe reciente que uno de sus retos inmediatos será la integración de BMN pero asegura que se cerrará a finales de 2017 y que “su nivel de solvencia permitirá a Bankia acometer la fusión sin acudir a los mercados”. Emitirá, eso sí, 206 millones de títulos nuevos (entregará una acción propia por cada 7,83 de BMN), lo que dejará al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) como el máximo accionista de la firma resultante con el 66,6% del capital. Los actuales accionistas privados de Bankia tendrán el 31,1%, y sus equivalentes de BMN, con el 2,3%.

Antes, previsiblemente en septiembre o en octubre a más tardar, el Ministerio de Economía tratará de colocar en el mercado al menos un 7% del capital del banco que preside Goirigolzarri, como le urge la banca de inversión y publicó CincoDías el pasado 8 de agosto. Este porcentaje está valorado en unos 840 millones de euros. La entidad ha corregido levemente desde el entorno de los 4,5 euros por acción, máximos desde diciembre de 2015, que rozó a inicios de agosto.

El fondo español de rescate de la banca ha contratado a Nomura como asesor en “la estrategia de desinversión de la participación del FROB en Bankia” por 30 meses prorrogables seis meses más, según un documento del organismo, como publicó el martes el diario El Economista. El banco que Francisco Sánchez-Asiaín pilota en España y Portugal obtendrá 100.000 euros por esta misión, un 75% menos del importe máximo.

El Gobierno no tiene prisa por hacer la privatización, tras ampliar a finales del año pasado el límite para ejecutarla hasta finales de 2019 desde diciembre de 2017.

Sería el segundo paquete que venden desde el primero, en febrero de 2014, cuando Economía colocó el 7,5% de la entidad a un precio de 1,51 euros la acción (equivalentes a unos 6 euros por título tras la agrupación de acciones de cuatro a una que ejecutó el pasado 5 de junio) y el FROB recuperó 1.304 millones de euros. UBS, Deutsche Bank y Merrill Lynch fueron los encargados de pilotar esa operación. Dos de los cazadores de caídas en Bankia son viejos conocidos en la Bolsa española. Marshall Wace tiene más de 22.000 millones de dólares (unos 19.000 millones) bajo gestión, su sede está en Londres y KKR participa con un 25% del capital, que compró en 2015. Apuesta también contra Viscofan, con un 0,79% en posiciones cortas, contra Merlin (0,89%) y contra Dia (3,6%), entre las empresas que cotizan en el Ibex.

Otro depredador (las cursivas no son una casualidad, pues el inversor se juega su dinero igual que si apostara por alzas) es AQR Capital, creado en 1998 por directivos procedentes de Goldman Sachs. Sus activos suman unos 188.000 millones de dólares (unos 160.000 millones de euros) y también tiene posiciones cortas en Cellnex (4,19%). El fondo Viking Global Investors, creado en 1999 y con 24 .000 millones de dólares (unos 20.300 millones de euros) bajo gestión, es el tercero que quiere caídas en Bankia. Los nombres de estos inversores son públicos porque sus posiciones igualan o exceden el 0,5% del capital, aunque los que tengan participaciones de al menos el 0,2% han de comunicarlas.

Normas