Inversión activa en renta variable europea

Algar Global Fund apuesta por estos activos y ha sido el fondo español más rentable en el primer semestre

Busca empresas infravaloradas que aporten la rentabilidad exigida suficiente para el riesgo que se asume al invertir

Inversión activa en renta variable europea

Recomendar gestión activa en estos tiempos que corren puede parecer un ejercicio un poco trasnochado, incluso romántico. Cuando la acción de Apple, sin entrar a juzgar la bondad de su negocio o valoración, está presente en casi todos los ETFs imaginables (lo más curioso es que se encuentra en los value y en los growth, también en larga capitalización, baja volatilidad, alta calidad, momentum, alto dividendo... por citar algunos), por qué malgastar tiempo y recursos en analizar las compañías si lo que importa –o eso parece– es si están, y en qué peso, en los índices.

Hoy traemos una proposición de gestión muy activa: Algar Global Fund FI. Aunque mirando el folleto del fondo pueda dar la impresión de que el campo de juego en el que puede moverse es muy amplio (fondo global casi sin limitaciones en renta variable, renta fija y divisas), en esencia nos encontramos con un vehículo para invertir –de forma flexible– en renta variable, básicamente europea.

Hablar de Algar es hacerlo –con permiso de su socio fundador Fabián Ramón Jarraud, fallecido en 2016– de sus también socios fundadores Walter Scherk y Jean Claude Felguera. Dos ingenieros de formación que llevan más de 30 años en el mundo de los mercados financieros. Sus perfiles son complementarios. Walter ha desarrollado buena parte de su carrera en el análisis fundamental de valores y en la gestión de inversiones. Ha sido director general de Ahorro Corporación Gestión y socio fundador y gestor en la gestora suiza SIA. A los nueve años realizó su primera inversión en Bolsa, dos años más precoz en la materia que el comúnmente admirado Warren Buffett. Jean Claude, aunque también empezó como gestor, ha empleado gran parte de su carrera en España como director de ventas en mesas de renta variable en diversas entidades como Ahorro Corporación, Julius Baer y Cheuvreux Crédit Agricole. En 2017 se ha incorporado al proyecto Beatriz Paredes, otra profesional con dilatada experiencia en el sector que se va a centrar, sobre todo, en asesorar la parte institucional del fondo.

Hay dos motores que explican los resultados, que no solo la rentabilidad, del fondo. En primer lugar, más centrado en la obtención de rentabilidad, nos encontramos con el análisis fundamental de compañías. Aquí es donde el equipo busca empresas infravaloradas que aporten la rentabilidad exigida suficiente para el riesgo que se asume en la inversión. Como ellos mismos explican en su web, no le exigen la misma rentabilidad a Acerinox que a Inditex. No es extraño observar en Algar carteras con un peso importante en pequeñas o medianas compañías que poco tienen en común con los índices de renta variable europea.

En segundo lugar, más enfocada en el control del riesgo, está la operativa con contratos de futuros para cubrir, o a veces tomar, exposición a renta variable. Sin necesidad de deshacerse de su cartera de acciones, les permite modular el nivel de inversión que, en circunstancias normales, se situará en el rango 0% - 100%.

Hace unas semanas aparecía en los medios como el fondo español más rentable durante el primer semestre, con una rentabilidad del 22,16%. Pudiera ser flor de un semestre, pero mirando el histórico desde su lanzamiento, nos encontramos con una estrategia que ha conseguido, de forma muy consistente, obtener buenos resultados durante los últimos cuatro años. A cierre de julio presenta, desde inicio en 2013, una rentabilidad acumulada del 101%, que compara muy bien con una rentabilidad del 45% del índice DJ Euro Stoxx 50 con dividendos incluidos. Los tres últimos años naturales ha ofrecido una rentabilidad del 15%, 23% y un 10% en un año tan complicado como fue el 2016. Lo más interesante de todo, es que ha conseguido esta rentabilidad diferencial asumiendo un riesgo sensiblemente inferior al de la Bolsa, con una Beta del 53% respecto al citado índice.

Algar Global Fund FI nos parece una buena opción para invertir de forma flexible y activa en renta variable europea. La experiencia y complementariedad de Walter y Jean Claude, su reducido tamaño (50 millones de euros) que les permite ser muy dinámicos y su alineamiento con los inversores –invierten una parte importante de su patrimonio financiero en el fondo– son algunos de los motivos que propiciaron su inclusión, el pasado mes de mayo, en nuestro fondo Smart-ISH Fondo de Gestores FI.

Ángel Olea es director de inversiones de Abante

Normas