coche autónomo

Una simple pegatina, el gran enemigo del coche autónomo

Pueden llegar a alterar la visión y comprensión de estos vehículos

La revolución del vehículo autónomo está en marcha, y será en la próxima década cuando explote y llene nuestras calles de vehículos sin conductor, siempre que la normativa lo permita. Pero antes los fabricantes deberán resolver algunos problemas con los que se están encontrando a la hora de probar la conducción autónoma. Porque algunos agentes lejos del alcance del control del coche podrían alterar la conducción autónoma hasta llevarla al desastre, desencadenando en un accidente. Hasta el punto de que una simple pegatina podría ser el origen de un accidente.

Alteraciones en la percepción de las señales

Hace no mucho se comprobaba que un “excremento de pájaro” podía arruinar la visión autónoma de un vehículo de este tipo, el Waymo de Google. Y algo similar podría ocurrir con las pegatinas que a algunos les gusta colocar en las señales de tráfico.

señal de tráfico
Esta señal puede alterar la visión de un coche autónomo hasta hacerle pensar que es de limitación a 45km/h

Y en la Universidad de Washington se han dado cuenta de que es relativamente fácil alterar lo que un coche autónomo ve en una señal añadiendo unas simples pegatinas. Han demostrado que una señal de stop puede convertirse en una de 45 km/h con una simple alteración, a pesar de conservarse la palabra Stop en ella, como podéis ver en la imagen. Las consecuencias del algoritmo de visión en manos ajenas podrían facilitar estas prácticas y ser desastrosas en manos de hackers.

Normas