Aena interviene para desatascar la huelga de seguridad en El Prat

Eulen y su plantilla acercan posturas tras la reunión del viernes

La empresa acepta negociar mejoras operativas a petición de los trabajadores

Aeropuerto de El Prat
Colas en el Aeropuerto de El Prat

El comité de huelga del personal de seguridad de Eulen en el Aeropuerto de El Prat y la dirección de la empresa acercaron posturas el viernes, en una reunión convocada por Aena. La compañía pública entraba en el conflicto para tratar de acabar con los paros.

El Aeropuerto barcelonés sigue pendiente de las movilizaciones previstas para este mes, después de que el viernes la plantilla de Eulen iniciara una huelga parcial de cuatro horas en diferentes franjas horarias.

Durante el encuentro, los trabajadores reclamaron un refuerzo de personal para dar abasto al incremento de tráfico que sufren las dos terminales del aeropuerto barcelonés en este verano.
Por otra parte, también se plantearon cuestiones operativas para mejorar la organización del trabajo, a lo que la dirección de Eulen accedió a negociar las mismas. La buena voluntad se manifestó por parte de ambas partes en “un clima favorable”, según Agustín Rodríguez, responsable de información de Aena en El Prat, que aseguró que la operadora esta actuando de “desatascador”.

A mediodía, tanto los representantes de la plantilla como los directivos de Eulen, aún con mediación de Aena, participaron en un segundo encuentro. Esta vez promovido por la Generalitat, en la sede de la Secretaría de Trabajo en Barcelona, el objetivo era seguir con la negociación e intentar alcanzar un acuerdo que suponga la desconvocatoria de la huelga en las áreas de seguridad del aeropuerto.

Hasta ahora, Aena no se había sentado a mediar en conflictos internos, como este de Eulen, en su red de aeropuertos, porque la ley ya establece un órgano especializado para estos casos. Sin embargo, esta vez y a petición reiterada del comité de huelga de Eulen, el operador aeroportuario decidió participar como facilitador de la comunicación.


Mañana de colapso

Las colas para el acceso al control de seguridad del Aeropuerto de El Prat fueron en aumento durante toda la mañana del viernes, llegando a superar la hora y media de espera en los tramos de parada de servicio. 

Los vigilantes encargados de los filtros de seguridad secundaron por tandas los parones en los controles de acceso, que sufrieron retrasos de más de una hora, sobre todo en la Terminal 2, donde se ha superado la hora y media.

El primer paro oficial tuvo inicio a partir de la 5.30 horas de la madrugada, cuando se produjeron las primeras colas de unos 40 minutos, según explicaron responsables de Aena.

El Ministerio del Interior, por su parte, acordó con el operador reforzar con efectivos de la Guardia Civil los dispositivos de servicios de seguridad en los controles del aeropuerto de El Prat, lo que sirvió para que la situación se normalizase en los posteriores paros programados para las 16.30 y 18.30 horas.

La jornada de huelga parcial adoptó, pese a los parones, mayor dinamismo con un tiempo medio de espera de 20 minutos en la Terminal 1 y de nueve en la Terminal 2.

Los trabajadores de Eulen tienen previsto secundar la huelga parcial este domingo y lunes, así como los días 11 y 13 de agosto. Si no hay acuerdo definitivo por ambas partes, será el 14 de agosto cuando la protesta se intensifique y los paros pasen a ser indefinidos y de 24 horas.

Mayor seguridad

En materia de control y seguridad, la Comisión Europea instó hace unos meses nuevos cambios regulatorios en la seguridad antiterrorista en los aeropuertos.

Uno de ellos está relacionado con el control de pasaportes, precisándose nuevas máquinas verificadoras que ya están instaladas en las cabinas de los principales aeropuertos de Aena. Pese a que incrementan el nivel de seguridad y verificación, también generan mayor tiempo de espera en los controles.

El nuevo método, impuesto por la CE, implica mostrar los documentos identificativos al entrar y salir del espacio Schengen.

El problema del ‘low cost’

El aeropuerto barcelonés de El Prat observa estos últimos meses como está madurando a gran velocidad el negocio de los vuelos low cost de larga distancia. El lanzamiento de compañías como Level y Norwegian atrae un volumen considerable de visitantes, lo que afecta a la gestión de la infraestructura.

Falta de fingers. Las aerolíneas viven desde hace unos meses con la incertidumbre sobre la falta de fingers que sirvan de acceso a las aeronaves. Aena tranquilizó a los clientes explicando que el 80% de las operaciones tienen asignada una posición de contacto o finger.

Level y Norwegian. Las dos compañías han lanzado este verano las operaciones de largo radio y bajo coste, lo que consolida a El Prat como una de las plataformas europeas para este tipo de trayectos. Norwegian opera desde la Terminal 2, con vuelos que parten a media tarde y llegan a América a media mañana, por lo que se evitan horas puntas en los aeropuertos. Mayor saturación sufre la Terminal 1, donde opera Level. Aena afirmó que El Prat está diseñado para un equilibrio de tráfico del 65%-35% entre sus dos terminales. La T1 acoge unos 29 millones de pasajeros y tiene posibilidad para los 35 millones.

Normas