fiscalidad pyme

El Gobierno estudia modificar las ventajas fiscales que tienen las pymes

El Ejecutivo planea eliminar incentivos fiscales para que a las pymes no les interese fiscalmente mantener su tamaño, sino que busquen crecer.

El Ejecutivo busca modificar las ventajas fiscales que tienen las pymes españolas por motivos de tamaño. La propuesta pasa por eliminar o modificar los umbrales por número de trabajadores o facturación que operan en la legislación vigente española y que, a juicio del Gobierno, dificultan que las empresas aumenten su tamaño.

Así se constata en el “Informe sobre crecimiento empresarial” que el ministro de Economía, Luis de Guindos, presentará hoy a las 11:00 de la mañana en el Congreso de los Diputados. Allí explicará con más concreción cómo se modificarán dichas ventajas fiscales por tener un tamaño menor. Según informa Europa Press, en el Informe se indica que en España el tamaño medio de las empresas es menor que en los principales países de la UE y que el tejido empresarial está sesgado en favor de las microempresas, debido a las mencionadas ventajas fiscales. Dicho de otro modo, a partir de cierto tamaño, no compensa seguir creciendo, debido a que, fiscalmente, es más interesante seguir siendo una empresa pequeña.

El problema del tamaño de las empresas

Sin embargo, según el Gobierno, la reducida dimensión empresarial crea dificultades para acometer proyectos de internacionalización o de I+D, por lo que estas empresas contribuyen menos a la mejora de la productividad. En coherencia con ello, los salarios que ofrecen también son menores.

De acuerdo con una simulación realizada por el propio Ministerio de Economía, si la estructura empresarial en España fuera equivalente a la de la media de la UE, el PIB podría aumentar cerca de un 3,5% y si fuera equivalente a la británica, sería un 7,5% superior. En el caso de ser como en Alemania, el PIB español podría ser casi un 6% superior.

¿Qué umbrales se retocarán?

En concreto, se plantean diferentes alternativas como la eliminación de los umbrales por número de trabajadores (actualmente se diferencia entre 10, 50 y 250 empleados) o por cifra de facturación (los más repetidos en la legislación actual son 10, 6 y 2 millones de euros) cuando la regulación dependiente del tamaño no resulte necesaria o proporcionada.

Otra propuesta que defiende Economía es sustituir el umbral vinculado al tamaño por algún otro umbral, posibilidad que ya se introdujo en la reforma del Impuesto sobre Sociedades, ya que el tipo reducido estaba reservado a las pymes y ahora ha quedado exclusivamente disponible para empresas de nueva creación.

Por último, Economía apuesta por hacer una revisión "al alza o a la baja" de los umbrales en función de las regulaciones y también que pueda desacoplarse de los niveles más frecuentes, como el de 50 trabajadores, para evitar los "efectos escalón" en la distribución de empresas.

Normas
Entra en EL PAÍS