Acciona estudia la entrada en Duro Felguera para reflotarla

La ingeniería están mostrando sus negocios y activos al grupo de la familia Estrecanales

Rothschild tantea a otros posibles interesados, entre ellos Elecnor y fondos internacionales

acciona
El presidente de Duro Felguera, Angel del Valle (primero por la izquierda), durante la junta de accionistas del grupo de ingeniería.

La ingeniería especializada en proyectos industriales Duro Felguera (DF) busca aliados para superar la crisis que ha tocado ya de lleno a firmas mayores, como Abengoa e Isolux, y que está lastrando a otras empresas especializadas en obras llave en mano. El grupo cotizado asturiano, afectado por proyectos en reclamación y tensiones de tesorería, está siendo asesorado por Rothschild y Acciona figura entre las interesadas.

El banco recibió el mandato de buscar fórmulas de “reforzamiento de la posición estratégica mediante cualquier mecanismo que fortalezca la solvencia y facilite el crecimiento futuro de la compañía”, según avanzó el presidente Ángel del Valle en la junta de junio.

Acciona elude hacer comentarios sobre su potencial interés, pero los contactos entre ambas firmas se producen desde hace semanas y el análisis de la oportunidad ha pasado a una fase avanzada. Directivos de Acciona, encabezados por el responsable de Desarrollo Corporativo y Finanzas, Juan Muro, se están reuniendo con los responsables de Duro Felguera en las áreas de Asuntos Corporativos, José Carlos Cuevas, y de Asesoría Legal, Jesús Salmerón. Los contactos, según ha informado El Comercio se han fijado en función de las divisiones de DF, energía, servicios y proyectos industriales (minería y oil&gas), e incluyen la visita a instalaciones. La entrada en juego de los presidentes, José Manuel Entrecanales por Acciona y Ángel Antonio del Valle, por Duro Felguera, se reserva para un potencial final con acuerdo.

La búsqueda de un socio de perfil industrial coincide con un momento crítico para la asturiana y se especula con otras interesadas como la también cotizada Elecnor o distintos fondos de inversión.

ACCIONA 92,65 -1,80%
DURO FELGUERA 0,41 -1,20%

Duro Felguera firmó a primeros de mes un pacto de espera (standstill) con sus acreedores financieros con el objetivo de ganar tiempo en la refinanciación de 244 millones de deuda y frenar cualquier tipo de ejecución. La empresa mantiene negociaciones con Santander –incluido un tramo del Popular–, Caixabank, Sabadell, Bankia y BBVA. El plazo de expiración de esta financiación, que es el total del endeudamiento neto, alcanza hasta el 30 de septiembre.

En el marco de estas conversaciones con la banca, la entrada de un socio de la relevancia de Acciona sería un espaldarazo para el grupo que preside Ángel del Valle. La familia política de este último, Álvarez Arrojo, juega el papel de primer accionista de Duro Felguera con el 24% del capital. Los otros partícipes de referencia son Inversiones Río Magdalena, instrumental de la familia leonesa Arias, con un 10%, y la familia vizcaina Ybarra Careaga, que cuenta con un 5% utilizando su sociedad Onchena. Otro 10% figura como autocartera y el capital flotante tiene un peso del 50%.

Al cierre de la jornada de ayer DF cotizaba a 0,7 euros por título, para una capitalización de 112 millones. La acción tocó techo muy por encima de los actuales niveles, cuando transitaba los 9,3 euros en septiembre de 2010.

La empresa logró en 2016 unos ingresos de 709 millones de euros, con un 8% de descenso por la dificultad para trasladar algunas obras iniciadas a la cuenta de resultados, lo que ha motivado reclamaciones. El ebitda fue de 8,6 millones, desde un resultado bruto en rojo de 96 millones en 2015. Y la empresa arrojó unas pérdidas de 18 millones, reduciéndose desde los 69 millones del año precedente. Pese a una cartera de 2.227 millones, el presidente habló de “mal resultado” en la junta de accionistas. Del Valle también reconoció la citada tensión de liquidez, que está restando capacidad de actuación.

Duro felguera y Acciona son complementaria en áreas como minería, oil&gas y servicios al ferrocarril

Arbitrajes

De forma paralela a la refinanciación de deuda, la ingeniería analizada por Acciona tiene abiertos importantes arbitrajes, junto al retraso en su emblemático contrato de 800 millones para construir un ciclo combinado en Brasil, donde no se ha obtenido el cierre financiero por la crisis del país.

El caso del proyecto minero de Roy Hill, en Australia, está en el Centro Internacional de Arbitraje de Singapur y la reclamación es de 204 millones. El de la central eléctrica argentina Vuelta de Obligado, se dirime en ese mismo país con la petición de 159 millones, y hay otros casos pendientes de fallo judicial en India. Del resultado de estos litigios, sobre los que han informado con optimismo asesores independientes contratados por DF, depende en parte la marcha a futuro de una empresa que, eso sí, continúa contratando.

Duro Felguera anunció la semana pasada la adjudicación de una obra de 130 millones para la ejecución llave en mano de varias instalaciones para el almacenamiento y suministro de carbón en México. El cliente es Greenfield SPV y se trata de complementar la central térmica de Petacalco, propiedad de la Comisión Federal de la Electricidad (CEF). La española se encargará del diseño, suministro, construcción y puesta en marcha de dos parques de almacenamiento y una cinta transportadora de 6 kilómetros entre ambos. Los trabajos comenzarán a finales de agosto y deben concluir a mediados de 2019.

Duro Felguera también tiene por ejecutar seis ciclos simples (381 MW) en Argentina en alianza con Siemens, por 108 millones, o la ampliación en 500 MW de la central eléctrica Jebel Ali Fase III, en Dubai, por 204 millones. El grupo participa en concursos por 9.600 millones, con ofertas ya presentadas en procesos valorados en 5.000 millones.

Firmas complementarias

Una eventual integración en Acciona, o la entrada de esta con una participación significativa, sería todo un revulsivo para la asturiana. Esta resulta complementaria con la posible compradora en áreas como minería, oil&gas y servicios al ferrocarril, donde Acciona tiene el rol de operador para mercancías y está atenta a la liberalización del segmento de pasajeros en España. Además, DF puede ofrecer sinergias en la ejecución de instalaciones para la producción de energía, área en la que Acciona se ha centrado en las renovables, y tiene presencia en mercados de interés como Oriente Medio, África y Latinoamérica.

Con una deuda manejable, su notable internacionalización, una capitalización modesta y una considerable cartera, DF se está presentado como un bocado apetitoso ante una Acciona que superó el impacto de la reforma energética en España y se ha puesto en posición inversora. Destacan en el último año la toma de un 29,9% de la germana Nordex, con la aportación de Windpower, y la compra de la australiana Geotech.

Normas
Entra en El País para participar