La menor demanda europea hunde la producción española de coches en junio

La fabricación de vehículos cae un 13% en el mes y un 3,5% en el semestre

Las ventas fuera de España se estancaron en los seis primeros meses del año

La producción de vehículos en las fábricas españolas se desplomó en junio por la demanda exterior y los nuevos modelos en proceso de lanzamiento. Los ensamblajes retrocedieron un 12,9% en el sexto mes del año, según los datos facilitados por la asociación española de fabricantes de vehículos Anfac, hasta las 260.232 unidades.

En el conjunto del año, la producción española de vehículos cerró el primer semestre del año con 1.563.858 unidades fabricadas. Esta cantidad representa también un retroceso del 3,5% si se compara con el mismo periodo del pasado año, según destaca Anfac en el comunicado.

Las exportaciones de vehículos, por su parte, se quedaron estancadas respecto al primer semestre del año pasado. Entre enero y junio de este año, se enviaron a los mercados exteriores 1.322.042 unidades, “cantidad prácticamente idéntica a la del mismo periodo del año pasado y que apenas representa un 0,8% menos”, detallaron los responsables de Anfac. Sin embargo, el pasado mes de junio, se exportaron 217.166 vehículos, un 12,8% menos que en el mismo mes del pasado año.

Las cifras negativas pueden explicarse por el retroceso en las matriculaciones en dos de los grandes mercados de destino de los vehículos españoles en el mes de junio pasado. Las ventas en Alemania se redujeron en un 3,5% mientras que las comercializaciones en el y Reino Unido cayeron un 5%. El tercer gran mercado exportador español europeo, Francia, permaneció estable en sus matriculaciones en junio.

“La disminución de las matriculaciones en algunos de los grandes mercados exteriores destino de los vehículos fabricados en España explicarían, en parte, el retroceso en las cifras de producción”, aseguraron desde Anfac.

En concreto, responsables de la asociación citaron, además de la debilidad de la demanda en Europa, los “problemas de comercialización en países como Argelia o Turquía o la depreciación de la libra frente al euro por el efecto de la aprobación de la salida del Reino Unido de Europa” como parte de las dificultades para las exportaciones, y por ende de la fabricación de vehículos en España.

Además, algunos fabricantes están inmersos en procesos de cambio de modelo lo que, en algunos casos, ha llevado incluso a la paralización total de la fabricación para la adaptación de las líneas de producción a los requerimientos técnicos de los nuevos modelos.

Antes de 2020, llegarán el nuevo Seat Ibiza, el Arona y el Audi A1 (que sustituye al Q3) a la planta de Martorell; las sustitutas de la Peugeot Partner, la Citroën Berlingo y la Opel Combo a la planta Vigo del grupo PSA, así como un modelo más que podría ser el sustituto del Peugeot 2008; la hermana pequeña de PSAen Villaverde (Madrid) tendrá asignado un modelo en 2020, probablemente el nuevo Citroën C4 (que reemplaza al Cactus) y la factoría de Figueruelas de Opel, que ahora pertenece a PSA, ensamblará el nuevo Citroën C3 Aircross, el Opel Crossland X (que sustituye al Meriva), el Opel Corsa en exclusiva y el Adam.

La planta de Renault de Valladolid tiene asignado un nuevo modelo sin especificar y la planta de Nissan en Barcelona ha comenzado a fabricar el nuevo Renault Alaskan. Ford, Mercedes e Iveco se mantienen estables.

Entre el mes de enero y mayo de este año se exportaron vehículos por valor de 16.550 millones de euros, según los datos del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad. El saldo positivo para la balanza comercial fue de 8.132 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 2,6% si tomamos como referencia el mismo periodo los cinco primeros meses del pasado año.

Normas