Los años récord del turismo impulsan a las cotizadas

Las hoteleras disparan su rentabilidad y las aerolíneas se benefician del precio del crudo

Turismo

España bate récord tras récord cuando al cierre del año se hace balance de la temporada turística. Desde que en la primavera de 2011 comenzaron las revueltas en Túnez, la llegada de viajeros extranjeros ha ido creciendo al mismo tiempo que los problemas se reproducían en los países competidores de sol y playa. Las tensiones políticas en Egipto, que era el principal receptor de viajeros rusos (muy apreciados porque hacen estancias más largas que la media y porque gastan mucho más que un viajero tradicional), fueron creciendo y culminaron en una escalada bélica y en atentados terroristas que acabaron, entre otros, con el pasaje de un avión ruso que volvía de Sharm El Sheik. Esos mismos problemas se reprodujeron posteriormente en Turquía (el principal competidor en temporada alta) y en París (el destino del mundo que más viajeros atrae).

Todo ello, unido a un clima de seguridad inédito en los destinos españoles, ha propiciado el escenario perfecto para que el turismo en España vaya a encadenar dos años magníficos: en 2016 ganó ocho millones, hasta los 75, y este año, según los datos acumulados hasta abril, puede llegar hasta los 84 millones, según las previsiones realizadas por el servicio de estudios de CaixaBank. Si se cumplen, supondría haber ganado 17 millones de viajeros en dos años y aspirar a destronar a Francia como el país más visitado del mundo. Un escenario idóneo para las empresas ligadas al sector turístico que han visto disparadas sus rentabilidades (los ingresos por habitación disponible y la tarifa media por habitación marcan niveles previos a la crisis) y las cotizaciones de sus acciones, ya que al mismo tiempo han recuperado la política de retribución al accionista. NH pagó en junio el primer dividendo desde 2009, fecha en el que lo suprimió, y Meliá ha repartido el más alto desde que se inició la crisis. Por su parte, Amadeus ha abonado dos dividendos a lo largo de este año que le han supuesto un desembolso de 412 millones. Aena también se ha beneficiado de ese récord de turistas y registró entre enero y marzo 45,4 millones de pasajeros, el nivel más elevado de la serie histórica.

NH. Más ganancias, menos deudas, ¿regreso a la inversión?

Los títulos de NH se han situado en las últimas semanas sobre los 5,3 euros, en niveles inéditos desde hace dos años y lejos del mínimo de 3,83 marcado en ese periodo. Los analistas creen que la acción –que se revaloriza un 40% en el año– aún tiene recorrido, a tenor de los últimos resultados. Los ingresos crecieron un 8% entre enero y mayo, por habitación disponible (el principal indicador de rentabilidad del sector hotelero) subieron un 11% en el mismo período y la ocupación se elevó un 5%. Su consejero delegado, Ramón Aragonés, avanzó recientemente que los resultados que maneja la compañía para este año se sitúan en la parte alta de las previsiones y eso supondría, entre otras cosas, cerrar el año con un ebitda de 225 millones. De esta manera, la ratio entre deuda y ebitda se reduciría a tres veces frente a las 5,6 registradas en 2015. Una posición saneada que podría llevar al grupo incluso a valorar la posibilidad de volver a invertir a partir de 2019, siempre y cuando la deuda baje hasta los 550 millones. El consenso de analistas sitúa su precio objetivo en 5,49 euros por acción, si bien, desde el departamento de análisis de Sabadell ha rebajado su recomendación a vender desde comprar, tras revisar al alza sus estimaciones de beneficio para este año. La firma apunta además que se ha diluido la opción de una opa por parte del grupo chino HNA.

Aena. El valor de los títulos se triplica en Bolsa en dos años y medio

Desde que se estrenó en Bolsa hace dos años y medio, los títulos de Aena se han revalorizado un 187%, pasando de los 58 euros con los que arrancó en el parqué hasta los 166 actuales, aunque llegó a tocar los 183 euros que tocó en junio. Todas las compañías ligadas al turismo han visto cómo sus acciones han crecido con mayor rapidez que la media del Ibex y Aena no ha sido una excepción. El valor de sus títulos ha subido un 28% en lo que va de 2017 frente al 11,5% del selectivo español. En el corto plazo, los analistas –que dan por ahora agotado su potencial alcista– vislumbran el principal riesgo en el impacto que en los ingresos del operador de servicios aeroportuarios puede tener la rebaja de tarifas que entró en vigor el pasado mes de marzo, aunque creen que puede ser absorbido parcialmente por el incremento de pasajeros en los aeropuertos. Desde Sabadell apuntan que tres de los grandes riesgos para sus títulos son de carácter geopolítico: el impacto que puedan tener las negociaciones del brexit en el ánimo de los turistas británicos, el mercado más importante para España; una posible apreciación del precio del petróleo, que se mantiene en tendencia bajista, pese a los intentos de los países productores de recuperar márgenes a costa de recortar la oferta, y la repercusión que los ataques terroristas en países europeos puede tener en las cifras de tráfico aéreo.

Amadeus. Toca techo tras los resultados del primer trimestre

Amadeus acumula una revalorización en el año del 25,7% hasta los 54,3 euros por acción, subida que se eleva hasta casi el 340% desde que volviera a Bolsa en abril de 2010. Gran parte de estos avances se deben al impulso registrado tras la presentación de las cifras correspondientes al primer trimestre, cuando la compañía ganó 293,6 millones, un 19,6% más que en el mismo periodo de 2016. De hecho, los títulos del proveedor de servicios tecnológicos para el sector turístico tocaron techo el pasado 9 de mayo, al rozar los 52,50 euros, nada más conocerse los resultados entre enero y marzo. Los analistas consideran que se mantendrá en esos niveles en los próximos meses, ya que prevén que los resultados del segundo trimestre serán muy similares, gracias al buen ritmo del turismo.

Ni la decisión de IAG (matriz de Iberia y British Airways) de establecer un recargo de 9,5 euros y 8 euros por cada billete que se adquiera a través de los sistemas globales de reserva, de los que se nutre fundamentalmente el negocio de Amadeus, ha minado el ánimo de los inversores. Esta decisión obedece a la determinación de IAG de bonificar las ventas a través de sus propios canales y restarle así cuota de mercado a Amadeus, que controla una tercera parte de las reservas a través de ese sistema.

Meliá. La cadena hotelera se beneficia del tirón del mercado español

La compañía dirigida por Gabriel Escarrer perdió hace un mes la condición de ser el mayor propietario de hoteles y camas en España a favor de la socimi Hispania. Con la compra de un hotel en Benidorm pasaba a disponer de 11.021 habitaciones distribuidas en 38 hoteles frente a las 10.969 camas de Meliá repartidas en 37 establecimientos.

Esa fuerte presencia en el mercado español, que le ha penalizado en los seis años de crisis, ha servido para revitalizar la cuenta de resultados y el valor de sus acciones en los últimos 12 meses. Cerró el pasado ejercicio con un beneficio neto atribuido de 100 millones, un 180% más, y una facturación de 1.805 millones, un 3,5% más. Unos resultados que se han repetido en el primer trimestre, con un crecimiento de las ventas del 5,4%, pese a que la empresa ha optado por subir precios (los ingresos por habitación disponible se han disparado un 12,5%). En lo que va de año, los títulos de Meliá se revalorizan un 17,5%, hasta situarse en los 13 euros. Un nivel que se acerca al precio medio que fija el consenso de analistas recopilado por Reuters (14,3 euros) que recomienda mantener el valor en cartera. El desempeño en Bolsa y su previsión de crecimiento han llevado al fondo soberano noruego, Norges Bank, a reforzarse en el valor, alcanzando así el 3,55% de su capital.

IAG. Sobrevuela la Bolsa con una revalorización del 28% en el año

IAG, la matriz de Iberia, British Airways, Vueling y Air Lingus, ilustra mejor que ninguna otra compañía el impacto tan brutal que ha tenido el aumento del tráfico aéreo y del número de pasajeros en su cotización bursátil. En los 12 meses que transcurrieron entre octubre de 2015 y octubre de 2016, la acción perdió más de la mitad de su valor, al pasar de 8,69 a 4,03 euros. Desde entonces, los títulos han seguido el camino inverso y han recuperado el nivel de los 7 euros, que ha perdido esta semana por las dudas sobre los ingresos de las aerolíneas europeas este verano. En el año sube un 28%. ¿Qué ha sucedido en este período para que se produjera este cambio? Al contrario que el resto de las compañías, los resultados del primer trimestre no han sido ese detonante, ya que el beneficio de la aerolínea bajó un 10% con respecto al mismo periodo de 2016, sino más bien el fuerte aumento del tráfico aéreo. Los analistas de Bankinter achacan esos malos resultados al efecto de Semana Santa (que este año cayó en abril) y esperan que esa merma se vea compensada parcialmente por los resultados del segundo trimestre, que podría verse acompañada también por el lanzamiento de la low cost de largo radio Level para el tercer trimestre. Así, elevan el precio objetivo de la acción hasta los 7,3. Renta 4 ha puesto en cuarentena su recomendación a la espera de los resultados.

Normas