¿Vas a viajar en avión estas vacaciones? Consejos para no pagar de más por tu equipaje

El consumidor debe conocer la política de equipaje de mano de cada aerolínea

Equipajes especiales suelen comportar cargas extra

¿Vas a viajar en avión estas vacaciones? Consejos para no pagar de más por tu equipaje Ampliar foto

Las políticas de equipaje de las compañías aéreas traen más de un quebradero de cabeza durante las vacaciones. Mientras que la mayoría de las aerolíneas incluyen una maleta facturada en el precio del billete, las low cost solo permiten a sus pasajeros viajar con una maleta de mano que sigue unas políticas de tamaño y peso muy estrictas. Políticas que en ocasiones hacen que los pasajeros paguen cargos extra.

La principal diferencia reside en el valor de las dimensiones de las maletas de mano. Si un pasajero decide volar en Iberia, este podrá realizar su viaje acompañado de un equipaje de mano que no podrá exceder las dimensiones de 56 x 45 x 25 centímetros, y la compañía no pone un límite de peso para la maleta. El usuario también podrá llevar un accesorio, como un bolso o mochila pequeña.

En el caso de Air Europa, las medidas permitidas se reducen a 55 x 35 x 25 cm. El peso del equipaje de mano no podrá exceder de los 10 kilos y al igual que en Iberia, se podrá portar un pequeño accesorio.

La compañía alemana Lufthansa varía levemente las medidas permitidas fijando así estas en 55 x 40 x 23 cm. En este caso el peso permitido se reduce a ocho kilos y el cliente podrá viajar con otro bulto en la cabina.

En el ámbito de las compañías de bajo coste, Iberia Express repite las condiciones de su hermana mayor, a excepción de la restricción de peso, que este caso si está limitada y es de 10 kilos.

Ryanair fija sus medidas máximas en 55 x 40 x 20 cm. El límite de peso se posiciona en 10 kg y al igual que el resto de compañías aéreas, el pasajero puede llevar tanto una pieza de mano como un accesorio, una política que incorporó hace solo unos años. Por su lado, Easyjet no permite llevar ningún accesorio, sin embargo no pone límite de peso e indica unas medidas máximas para la pieza de equipaje de mano permitida, de 56 x 45 x 25 cm.

A la hora de reservar el billete, las aerolíneas tradicionales incluyen en el precio la facturación de un bulto. En el caso de Iberia, Air Europa y Lufthansa, la maleta podrá tener un tamaño de 158 cm como máximo y un peso de 23 kilogramos. En caso de que los pasajeros excedan estas especificaciones, deberán abonar una cantidad variable en el aeropuerto. En el caso de Iberia, la suma fluctúa entre los 60 y 100 euros. Air Europa fija su ‘castigo’ entre los 50 y 60 euros. La penalización de Lufthansa varía entre los 50 y 100 euros.

Las compañías de bajo coste normalmente no ofrecen un bulto a facturar en el precio del billete, como es el caso de Easyjet y Ryanair. La primera fija su precio de facturación en internet entre los 17 y los 32 euros. Si paga en el aeropuerto, sube a 44 euros. El peso máximo del bulto podrá ser de 20 kilos. Ryanair por su parte varía de precios en la facturación online, que según las condiciones del equipaje puede ser entre 10 y 60 euros. En caso de facturar en el aeropuerto, oscila entre los 25 y los 60 euros. La maleta, según el precio, podrá tener un peso de 15 o 10 kilos. La excepción en este caso es Iberia Express, que adopta las políticas de la compañía principal e incluye en el billete la facturación de una maleta de un máximo de 23 kilos.

Los equipajes especiales, tanto en las compañías de bajo coste como en el resto, tienen unos precios extras para su facturación. Iberia e Iberia Express son las compañías más económicas, ya que fijan el precio para el traslado de cualquier bulto como bicicletas, guitarras, tablas de surf o esquís en 45 euros.

Ryanair pone sus precios entre los 40 y los 60 euros según el tipo de bulto, al igual que Easyjet, que cobra un máximo de 49 euros. Lufthansa fija sus precios en 50 euros, a excepción del transporte de guitarras, caso en el que la suma asciende a 200 euros. Los esquís viajan gratis en Air Europa, pero guitarras y tablas de surf abonan 150 euros. En el caso de una bicicleta, el precio a desembolsar es de 75 euros.

Normas