Seopan y la AEC urgen 730 millones de inversión contra los tramos peligrosos de carretera

Reclaman actuaciones en 73 tramos de la red convencional

Totalizan 1.121 kilómetros

El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna
El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna EFE

Más inversión en las carreteras para suprimir puntos peligrosos, o mejorar tramos de tráfico intenso, es lo que han demandado esta mañana en Santander la Asociación Española de la Carretera (AEC) y la patronal Seopan a través del informe “Seguridad en carreteras convencionales: un reto prioritario de cara a 2020”. La capital cántabra acoge un curso sobre infraestructuras en la Universidad Menéndez Pelayo, en cuya sesión de clausura se ha cifrado en 730 millones el calado de las actuaciones necesarias para trabajar sobre 1.121 kilómetros de especial conflictividad, repartidos en 73 tramos de vías convencionales.

La AEC habla de medidas complementarias a las campañas de concienciación ciudadana y recuerda que los accidentes en la red convencional tienen un coste anual de 2.120 millones, ahorrándose hasta 144 millones en gasto sanitario, según calcula el colectivo, con las citadas inversiones en obras. Desde la DGT, el subdirector general de Gestión de Movilidad, Javier Moreno, ha reconocido la necesidad de acciones adicionales como la mejora del diseño y la revisión de las zonas de adelantamiento. “Más que listados de puntos negros tendemos a proponer actuaciones”, ha señalado el representante del Ministerio del Interior.

El informe cuantifica el número de víctimas que podrían evitarse en las carreteras, 69 fallecidos y más de 200 heridos graves en tres años, a través de medidas capaces de compensar los previsibles errores humanos. El director general de la AEC, Jacobo Díaz, ha afirmado durante su intervención en el curso que ocho de cada diez fallecidos en 2015 por accidentes de tráfico perdieron la vida en carreteras convencionales, que suponen el 90% de la red española, con 150.000 kilómetros, y por las que circula el 40% del tráfico. “Resulta vital proponer, implantar y controlar acciones específicas en estas carreteras orientadas a reducir el número de accidentes y sus consecuencias”.

El informe presentado esta mañana señala 19 tramos de carretera con habituales salidas de vía en los que deberían delimitarse márgenes, mejorarse la adherencia del pavimento, crear zonas de seguridad o escape, suprimir obstáculos laterales y suavizar los taludes laterales.

Hay otros 42 tramos de especial peligrosidad en los que se reclama desde la instalación de bandas sonoras hasta señalización inteligente. Y se han identificado 12 tramos con especial incidencia en impactos frontales, en los que se proponen carriles adicionales.

El presidente de Seopan, Julián Núñez, ha llamado la atención sobre el estancamiento en el descenso del número de víctimas por accidentes, en 31.884 en 2015: “Que la tendencia a la baja en la reducción del número de accidentes se haya congelado podría indicar que el efecto de las medidas disuasorias y campañas informativas podrían estar tocando techo”. El presidente de concesionarias y constructoras opina que “es vital acometer otro tipo de actuaciones adicionales y centradas en la infraestructura que anticipen el error humano y sean capaces de corregirlo o paliar sus consecuencias”.

Normas