Autopistas
El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna. EFE

El Gobierno busca un plan ante los 450 millones anuales de coste por el vencimiento de autopistas

Entre 2018 y 2021 vencen cuatro importantes concesiones de Itínere y Abertis

Fomento se enfrenta a un problema que ve venir desde lejos en las autopistas, pero que tiene aún por resolver, como es el del vencimiento de cuatro concesiones, AP-1, Aumar, Acesa e Invicat, entre 2018 y 2021. La patronal Seopan apuntó ayer, en el curso de verano que promueve en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander, que el coste anual para el Estado será de 450 millones anuales si no mantiene los peajes.

El presidente del colectivo, Julián Núñez, explicó que volverán a manos de la Administración 1.100 kilómetros de los poco más de 3.000 kilómetros de autopistas que existen en España. Y añadió que la factura de conservación y mantenimiento, sumado a la aportación fiscal de esas concesionarias, alcanza la citada cifra.

La ponencia de Núñez, junto a la de representantes de Abertis, Itínere, Globalvía o Deloitte, defendió la tarificación de las autovías, así como la relicitación de las autopistas de próxima reversión. Frente a esta patata caliente, el número dos de Fomento, Julio Gómez Pomar, precisó que “los plazos de explotación no serán ampliados”, añadiendo que no se ha tomado decisión alguna sobre mantener, o no, las barreras en esas carreteras.

Tras la intervención del secretario de Estado de Infraestructuras, fue el portavoz del PP en la Comisión de Fomento del Congreso, Miguel Barrachina, quien afirmó que la decisión final “dependerá del momento económico”.

En el foro celebrado en Santander se escucharon decenas de argumentos a favor del pago por uso, como la armonización de la red de alta capacidad, el traspaso de carga a otros modos de transporte, la viabilidad de la conservación o una mayor eficiencia en la logística y un motivo para la concentración del atomizado sector del transporte.

Seopan ultima un informe en el que tratará el impacto económico y social de la demandada generalización de peajes blandos; los primeros cálculos apuntan hacia la generación de ingresos hasta por un 4% del PIB.

Respecto a peajes blandos generalizados, los portavoces de PSOE y Ciudadanos, César Ramos y Fernando Navarro, coincidieron en que es necesario abrir el debate sobre la financiación de infraestructuras y su mantenimiento.

Mayor inversión

El secretario de Estado Gómez Pomar se mostró optimista con la posibilidad de incrementar en próximos ejercicios la asignación a la inversión de Fomento. Las condiciones son el mantenimiento del crecimiento económico y el cumplimiento del déficit. Durante su intervención también puso de manifiesto "el alto grado de calidad de las infraestructuras de transporte, lo que hace que seamos cautos a la hora de analizar las necesidades".

El alto cargo eludió hablar sobre el plan de colaboración público-privada que prepara Fomento y que podría anunciar tras el verano el presidente Mariano Rajoy. Se espera una batería de proyectos por unos 5.000 millones para la que, según fuentes del sector, se están ultimando los pliegos.

Respecto a otro punto candente, como es el rescate de las radiales, Fomento insiste en la idea de relicitarlas "en cuanto sea posible". Ya en las intervenciones de la tarde, el director general de Seittsa, José María Piñero, aclaró que se tratarán de licitar paquetes con autopistas que arrojen sinergias, como el caso de la R4 y la AP-36.

Normas
Entra en EL PAÍS