Blogs por Alexis Ortega

No hay mucho tiempo

No hay mucho tiempo

«(Una cosa que merece la pena tener en cuenta, y usted no puede hacer nada al respecto,) el 2 por ciento del tramo de mayor edad del electorado muere cada año – en un 70 por ciento son conservadores […] Otro 2 por ciento (cada año) de jóvenes entran en el electorado – en alrededor del 70 por ciento votan a la laboristas. Eso es alrededor de un 2 por ciento de cambio cada año. No hay mucho tiempo».

Lord Heseltine a Sky News.

“(One thing which is just worth having in mind, and you can't do anything about it,) 2 per cent of the older part of the electorate die every year - they are 70 per cent Conservative […]Another 2 per cent come in at the young end of the electorate - they are about 70 per cent Labour. That's about 2 per cent change each year. There isn't that much time.“

http://www.independent.co.uk/news/uk/home-news/conservative-voters-dying-off-lord-michael-heseltine-tory-part-elderly-support-base-pensioners-a7798386.html

"Der Erlkönig" ("El rey de los elfos"[1]) D328 de Franz Schubert.

Pertenenciente a la serie «Seis lieders sobre textos de Goethe» Op.1

Philippe Sly (barítono)

Maria Fuller (piano)

En el otoño de 1815 Schubert andaba metido en la búsqueda de una estética propia y la construcción de una forma de lied acorde a sus interese en su deseo de llegar a zonas más secretas, más misteriosas, y subterraneas de su yo particular. Y la búsqueda no pudo acabar de mejor forma. Con «Erlköning» Schubert llega a crear una de las baladas más potentes y seña de identidad por excelencia de esta forma de la obra de Schubert. Esta obra luce con una potente y propia, lo cual no deja de ser un contrasentido ya que toda ella es de una oscuridad dramática que casi asusta.

Es curioso que antes de Schubert, su idolatardo Beethoven intentase tambien hacer frente a la obra de Goethe, ambos casi a la misma edad, pero que éste último desistiera finalmente en el intento. Actualmente hay una reconstrucción, a través de varios borradores encontrados, del Lied de Beethoven y guarda ciertas similitudes contribuyendo a afianzar la fuerte relación artística, que no personal, entre ambos.

Goethe

Este poema, escrito por Goethe entre 1781 y 1782, se hizo muy popular[2] y forma parte de la balada operística/opereta «Die Fisscherrin» (La Pescadora). El poema cuenta la historia de un padre que cruza una noche tormentosa a caballo y a toda prisa el bosque. Tal y como el narrador del poema nos indica, lleva a Lleva a su hijo en brazos el cual, en sus aluciaciones de moribundo, le habla de un personaje fantástico que les persigue y que parece ser pretende llevarle consigo y apartarle del padre. Este último, en medio de la deseperación, no hace más que reconfortarle y animarle, haciendole ver que son alucinaciones falsas. A medida que avanzamos en la lectura del poema, vemos como, a pesar de los consejos del padre, todo va tomando un tono cada vez más dramático hasta que de manera súbita, el niño muere en brazos de su padre.

«Der Erlköning» Johann Wolfgang von Goethe

Schubert

Schubert imprmie a lied toda una sensación de premura, que en parte tambien se encuentra presente, aunque de manera no tan acuciante, en los borradores que Beethoven hizo de esta obra. Inicialmente pensamos que el niño simplemente está padeciendo una vaga y no específica dolencia (no lo sabremos nunca) y que la visión del Rey de los Elfos es fruto de su imaginación o de las fiebres que padece, pero a medida que se desarrolla la balada la realidad se nos va presentando de manera más cruda. La premura era real y no imaginada. La urgencia para actuar lo es todo.

Aqui vemos, una vez más, como la música se convierte en un mencanismo de comunicación muy valioso por encima de las palabras ya que acierta en la evaluación de la realidad. El tiempo es lo vital. La hora de las contemplaciones y de la contemporización tranquilizadora ha pasado.

Una de las dificutados más importantes del cantante para una correcta interpretación de una obra como esta en lograr un clara diferenciación de los cuatro personajes que aparecen en la misma que no son más que narrador, el padre, el niño, el rey de los elfos (en el texto del lied he descrito a cada uno de los personajes con los colores negro (narrador), azul (padre), rojo (niño) y marrón (Rey de los Elfos). Sin embargo, habría un quinto personaje que sería el del caballo (representado en concreto con su galopar) que musicalmente es el obstinato rítmico de los tresillos de la mano derecha del piano. Dramáticamente representa el tiempo que transcurre rápido e inexorable. No va a tener ninguna compasión por el timepo perdido.

El tiempo es quizás el personaje más importante de la obra y, como siempre en estas ocasiones, no se habla directamente de él, pero lo domina todo para quien quiere ver la realidad. Este concepto es clave ya que el potente final del lied (un hallazgo dramático absolutamente genial de Schubert) que no es más que una parada súbita del ritmo del piano y una terrorífica frase recitada por el narrador nos señala el final de nuestra capacidad de elección: la muerte del niño. Ante la muerte ya no hay elección.Todo acaba. La realidad toma un significado absolutamente frio u cruel en la toma de conciencia de la soledad del padre ante sus decisiones pasadas.

El tiempo que tenemos para tomar las decisiones correctas no es infinito. Una vez pasada la oportunidad, el final es siempre el mismo: tras una fuerte aceleración, las soluciones ideales posibles (en muchos de estos casos la menos dañina para nuestros intereses) desaparecen. Solo nos quedará lo que nos deje hacer el «ErlKöning».

Schubert, que unos meses antes de su muerte empezó a estudiar contrapunto y fuga (la forma musical ligada al contrapunto), hace una inteligente utilización de la armonia para dibujar los personajes. Resalto esto para pone de manifiesto que el conocimiento experto de una habilidad ligada a un modelo antiguo (podríamos decir que el contrapunto es la materia prima del barroco) es innecesario cunado nos enrtamos a una nueva realidad o "al mundo del mañana". La armonia será la materia prima del clasicismo pero sobretodo del romanticismo musical.

Cada personaje tiene una tesitura particular y un rango armónico predeterminado:

El primero en aparecer es el narrador que tiene una tesitura media y canta siempre en la tonalidad base y que domina el lied: Sol menor.

Por su parte el padre canta en la tesitura más grave y deambula entre el modo mayor y el modo menor en una perenne ambiguedad

El niño canta siempre en una tesitura aguda y en modo menor. El modo menor es generlmente un modo más lugrubre, sombrio y triste que su relativo mayor. El miedo es la carácterística que dramática que define la figura del niño.

Por último, el rey de los Elfos, el único personaje verdaderamente dinámico de la balada, se la viva imagen de la seducción. Su rango armónica por lo tanto, debe ser variable. pero siempre dentro del modo mayor. Pero tambien, y a medida que va teniendo rechazos, ser cada vez más brillante y seductor. Su presencia y su fuerza son tan reales que incluso imponen fisuras en la monotonía del ostianto del piano. La principal seducción consiste en darnos a entender que tenemos todo el tiempo para decidir. El miedo, que inundan al hijo primero y contagia luego al padre, se diluye en la esperanza de poder posponer lo fatal. Pero es una solución fatal ya que lo que realmente trata la seducción es de obligarnos a que tomemos una elección rápida y no meditada o que esta venga impuesta por la inacción.

En la prmiera mitad del lied (compases 1 al 72-minutos 00:00 al 1:51) la estabilidad tonal es total. Incluso simula perfectamente la fase de exposición de la forma sonata: Sol menor (niño-tonalidad principal) / Si bemol mayor (Rey de los Elfos-Relativo mayor de la tonalidad principal). En la segunda parte (compases 73-148) por el contrario, las modulaciones y cambios de tonalidad son constantes fruto de la necesidad de seducción inherente al personaje del Rey de los Elfos. Ello es notable a partir del compas 113 (minuto 3:00) en donde incluso y ante la resistencia del niño, la furia del rey le lleva, por única vez en toda la pieza a cantar en modo menor (Re menor). Escalofriante la escala cromática de la mano derecha del piano en los compases 141-142 (minutos 3:38:3:40), previo a las últimas palabras del narrador, que de alguna manera muestra la creciente angustia del padre ante el desenlace final.

De la obra se han hecho mcuhas adaptaciones. Las presentaré en esta semana que empieza ahora. De momento me interesa una que realizó Berlioz para orquesta y con cuatro interpretes, uno para cada personaje de la balada, para facilitar su comprensión.

«Der Erlköning» de Franz Schubert /Hector Berlioz (orquestador)Eva Oltivanyi (niño) Martina Gmeinder (Erlköning) Karl Jerolitsch (Narrador) Clemens Morgenthaler (Padre)

Sinfonieorchester LiechtensteinWilliam Maxfield (Director)

NOTAS:
  1. Aunque literalmente debería traducirse como "El rey de los alisos", Goethe realizó una lectura errónea de Herder, se le traduce generalmente como «El Rey de los Elfos" ya que este personaje, en el folclore nordico, se aparece a los vivos como un presagio de la muerte.
  2. Según relata Eckermann, en su obra Conversaciones con Goethe; en una velada que tuvo lugar la noche del 12 de enero de 1827, en casa del escritor, madame Eberwein interpreto varias canciones destacando esta en particular con la que obtuvo grandes aplausos de la concurrencia.

Comentarios

(«Der Erlkönig», de Goethe-Schubert, una joya:https://www.youtube.com/watch?v=-0UzYCFjn54El niño sufre alucinaciones. Su tiempo se acaba. El padre reacciona espoleando al caballo. Es inútil. La aparente mejoría de 2017, no solo en España, solo sorprende a los ignorantes. No hay aceleración que valga. Será en 2018.)
(http://www.zerohedge.com/news/2017-06-25/it%E2%80%99ll-be-avalanche-hedge-fund-cio-sets-day-when-next-crash-begins Nos alegramos de que haya quien, con nosotros, prevea que «será en 2018». Pero más aún si consideramos de dónde surge de verdad esta previsión. Tal y como se expone, parece que «será el día de San Valentín de 2018» es una previsión, que no predicción, que tiene que ver con que, como la 'auctoritas' del soberano monetario sufre menos utilizando la herramienta-Balance que la herramienta-tipos de interés, cuando emplea aquélla lo hace con más fruición y eficacia restrictiva. Sin embargo, donde de verdad se apoya esta previsión 'dosmildieciochista' es en la contemplación del gráfico del llamado IMPULSO DE CRÉDITO GLOBAL —segunda derivada de la variación del crédito global en % sobre el PIB—, ofrecido por el banco suizo UBS y reelaborado por Matt King, en una presentación llamada 'Why buying on impulse is soon regretted', publicaciones ambas que no hemos podido encontrar:http://www.zerohedge.com/news/2017-06-12/ubs-has-some-very-bad-news-global-economyhttp://www.zerohedge.com/sites/default/files/images/user5/imageroot/2017/06/04/credit%20impulse%20update%206.12.jpg Leemos: - «The global credit impulse —covering 77% of global GDP— has suddenly collapsed... Over the last 6 months, the culprits are the US and China —given large GDP weights— but the size of the declines in, Germany, Italy, and Mexico are notable... The credit dynamo behind global growth has not only stopped, but is now fully in reverse mode... From peak to trough the deceleration in global credit growth is now approaching that during the global financial crisis, only this time there is no global financial crisis».Traducción:- «El impulso del crédito global —que cubre el 77% del PIB global— ha colapsado repentinamente. En los últimos 6 meses, los culpables son los EE.UU. y China —dado el gran peso de su PIB—, pero los volúmenes de contracción en Alemania, Italia y México son notables... La dinámica del crédito que está detrás del crecimiento global no sólo se ha detenido, sino que ahora se dado totalmente la vuelta... La distancia que hay entre el máximo hasta la reducción de la desaceleración en el crecimiento del crédito global se acerca ahora a la que hubo durante la crisis financiera mundial, sólo que esta vez no hay crisis financiera global».Estamos, pues, en una crisis de crédito global, pero no la tenemos dada, es decir, evidenciada y oficializada. Por tanto, NO HAY MUCHO TIEMPO, o mejor aún, queda poco. Prepárense, por Dios. No se dejen llevar por los cantamañanas que inundan los medios de comunicación españoles.)
(Erlkönig = Elke König, je, je. Eres un banco enfermo, te dice que vas a ver flores y ropas doradas si te 'unicorresolucionas' tú, pero que, si no, te 'unicorresoluciona' por las malas. Pones a galopar tu maquinaria gripada de inmuebles y rentismo aproductivo. Se cabrea, te toca y te mueres. Primero, el Popular. Luego, el Vicenza y el Veneto. NO HAY MUCHO TIEMPO... para el siguiente.)
(Dados los niveles alcanzados en la Bolsa norteamericana y en su reburbuja inmobiliaria, no es que NO HAY MUCHO TIEMPO para jugar a montar bear-traps, es que no hay casi nada.)
El banco de Vicenza también se llama Popular, ja, ja, ja.
Normas
Entra en El País para participar