Las heridas crónicas se vigilarán desde el móvil

Laboratorios como Urgo se alían con los centros sanitarios para ser más eficaces

Trabajadora en la fábrica de Urgo Medical en Chevigny, Francia.
Trabajadora en la fábrica de Urgo Medical en Chevigny, Francia.

Corría el siglo XIX cuando una pequeña farmacia consiguió desarrollar una serie de fórmulas magistrales que lograron revolucionar su negocio. Era el inicio de Urgo, una empresa francesa que hoy desarrolla su actividad a nivel mundial. Sus exportaciones suponen el 48% de su facturación anual. Solo en España ingresó 24 millones de euros en 2016. En nuestro país cuenta con dos de sus cuatro divisiones: Urgo Medical, productos dedicados a la cicatrización de heridas y destinados a clientes suscriptores (médicos y enfermeras), y Urgo Healthcare, orientada a la distribución en farmacias.

“En un mundo en el que el pie diabético supera la tasa de mortalidad del cáncer de mama y en el que las úlceras venosas tienen una prevalencia del 0,3% en la población en general, con un incremento hasta el 5% para mayores de 75 años, el eficiente desarrollo de Urgo es primordial”, afirma Xavier Camps, director general de Urgo Medical para el sur de Europa (Portugal, España, Italia y Grecia).

Urgo Medical supone el 50% de la facturación de nuestro país y el 95% de sus ingresos deriva de sus acuerdos con centros públicos. Un terreno de arenas movedizas en los últimos años por el problema de las demoras en los pagos. Por suerte, la compañía no se ha visto demasiado afectada por esta nebulosa de incertidumbre. “Durante 2011, el peor año en cuanto atrasos, los plazos se incrementaron hasta sobrepasar los 400 días. Pero desde la puesta en marcha del programa de impulso de pagos a proveedores se ha reducido hasta establecerse en una media de 100 días”, apuntala Camps, y agrega:

“Aunque para nosotros tampoco ha supuesto un golpe muy duro, ya que solo supone el 5% de nuestro negocio, sí hemos sufrido impagos de centros privados por haber quebrado durante los años más intensos de la crisis”.

Xavier Camps, director general de Urgomedical para el sur de Europa.
Xavier Camps, director general de Urgomedical para el sur de Europa.

Urgo Medical está presente a través de contratos públicos en todas las comunidades autónomas, incluyendo las islas y Ceuta y Melilla. Destaca su posicionamiento en Cataluña, Valencia, Madrid y País Vasco. Su producto estrella en todas ellas es Urgo Start. Solo de él proviene el 10% de su facturación. Se trata de un apósito de espuma microadherente que acelera la cicatrización.

“Aunque en los productos sanitarios no hace falta desarrollar estudios clínicos, con Urgo Start hemos querido ir más allá y evidenciar con herramientas de doble ciego (previene que los resultados de una investigación puedan estar influidos por el efecto placebo o por el sesgo del observador) su eficiencia”, garantiza el director. “Además, estamos pendientes de un estudio que explora su funcionamiento en el pie diabético neuroisquémico”, adelanta.

Innovación

Una de las convicciones de Urgo es que la industria farmacéutica debe caminar al lado de los centros médicos. “Los laboratorios debemos implicarnos y esforzarnos en ayudar a los centros sanitarios a ser más eficientes”, manifiesta Camps. Fruto de este convencimiento es su plan Eureka. Por primera vez, fue puesto en marcha como proyecto piloto en centros del País Vasco. Se trata de un apoyo al enfermero mediante un software informático a la hora de diagnosticar y llevar a cabo el tratamiento de úlceras. “Tras la puesta en marcha, se realizó un estudio con el apoyo de los facultativos que evidenció los resultados positivos que esperábamos”, avala Camps.

Los datos resolvieron que el 94% del personal de enfermería trabajaba más cómodamente con este software, que además supuso un 38% de ahorro económico en el consumo del producto y que incluso llegó a reducir en un 35% de los tiempos de cicatrización.

Ahora Eureka también se ha puesto en marcha en los geriátricos de Hestia Alliance. “En los centros privados Eureka toma relevancia, ya que existe una gran rotación de personal que complica el seguimiento de los tratamientos”, explica Camps. Con esta compañía Urgo se ha comprometido a mejorar las ratios de excelencia . “Tras estas experiencias y con estos resultados es más que evidente que en un futuro, los datos relacionados con las heridas crónicas de los pacientes serán gestionados desde el smartphone del médico y la enfermera”, concluye.

Las cifras

tiritas
Caja de apósitos de Urgo.

650 millones de euros facturó la empresa en 2016 en el mundo. De ellos, 24 millones correspondieron a los ingresos de España.

400 días era la demora de pago de las Administraciones en 2011. Ahora está en una media de 100 días de espera.

150 empleados tiene la compañía entre las dos divisiones de España.

Normas