Coyuntura

Guindos, al BCE: quienes sacaron sus depósitos de Popular antes no gozaron de ninguna ventaja

Asegura que la venta al Santander ha sido el “mal menor”

Prevé que la economía crezca un 4% en el segundo trimestre en tasa intertrimestral anualizada

El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante su intervención en la segunda jornada de los cursos de la APIE sobre "La cuarta revolución. ¿Cómo afecta la agencia digital a la economía y a la industria?".
El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante su intervención en la segunda jornada de los cursos de la APIE sobre "La cuarta revolución. ¿Cómo afecta la agencia digital a la economía y a la industria?". EFE

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ha respondido a las declaraciones realizadas el lunes por la presidenta del Consejo de Supervisión del BCE, Daniéle Nouy, que ha pedido a España que investigue las salidas de depósitos realizadas por parte de los ayuntamientos y comunidades autónomas antes de que se decretara la resolución de la entidad.

Nouy insinuó la posibilidad de que estos contaran con información privilegiada acerca del futuro de la entidad. Guindos ha insistido en que la salida de depositantes tanto minoristas como institucionales ha sido una tendencia constante que se vio acelerada con el comportamiento en Bolsa de las acciones. Es decir, aclaró que en ningún momento disponían de información adicional. Y resaltó que en caso de que la hubiera habido, cosa que no cree, esta no sirvió de nada porque “lo importante es que los que sacaron depósitos antes no dispusieron de ninguna ventaja adicional en comparación con los que mantuvieron sus depósitos en la entidad”.

La semana pasada en su comparecencia en el Congreso, el ministro avanzó que habían sido muchos los ayuntamientos y comunidades autónomas que retiraron sus depósitos las jornadas de antes a que se pusiera en marcha el mecanismo de resolución bancaria. Asimismo aclaró que muchos inversores institucionales retiraron sus depósitos porque dependen del rating de la empresa. Popular estaba siendo objeto de estudio de las firmas de calificación que rebajaron en varios ocasiones su nota. En referencia a los particulares, Guindos señaló que muchos actuaron en función del desplome de la cotización. Ha insistido, que a diferencia de otros casos, en lo que respecta a la entidad intervenida, las informaciones sobre los problemas a los que se enfrentaba eran una constante, con la liquidez como principal amenaza. “Las informaciones sobre las dificultades del banco eran de sobra conocidas”, ha insistido.

El ministro ha explicado que en la solución reportada a Popular se elaboró una lista cerrada de cinco bancos, solo dos firmaron el acuerdo de discrecionalidad (BBVA y Santander) y al final una única presentó oferta para hacerse con el banco. El responsable de economía ha insistido en que si los problemas de la entidad hubieran ocurrido en 2012 “no habría habido ningún comprador”. “Popular solo suspendió los test de estrés de Oliver Wyman ese año, pero consiguió levantar capital en el mercado”, ha afirmado. De no haber sido así, hubiera entrado a formar parte del grupo de entidades rescatadas con dinero público, algo que ocurrió con otras como Bankia o BMN.

El ministro ha tildado de “triste” y “doloroso” el final de Popular, la entidad líder en el negocio de pymes, pero cree que lo ocurrido ha sido el “el mal menor” en comparación con la entrada en concurso de acreedores, algo para “lo que estaba preparado el banco”, remarcó.

Guindos confía en que el FROB solicite a la Junta Única de Resolución (JUR) el informe en el que basó la decisión.

Por su parte, Jordi Sevilla, exministro de Administraciones Públicas ha señalado, que ya en 2012 Popular debería haber sido intervenido. Pero en aquel momento existía “cierto interés político en que las ayudas se circunscribieran a las cajas de ahorro”, apuntó durante su intervención en el curso de la APIE.

Preguntado por la actuación de la CNMV que la semana pasada prohibió durante un mes las posiciones cortas en Liberbank, Guindos ha afirmado que comparte el veredicto, algo que ha permitido reducir de manera considerable la volatilidad de los títulos de la entidad. Como ya indicó el regulador en su nota, existían cuestiones que no justificaban el ataque que estaba recibiendo la entidad en Bolsa. Algo, que no es extrapolable a lo vivido por Popular. Prueba de ello fue que la CNMV no intervino ni decidió suspender en ningún momento la cotización de la entidad.

El Gobierno revisará al alza sus previsiones de crecimiento

El crecimiento se acelerará en los próximos meses. Esa es la idea que defendió el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, durante su intervención en el seminario ‘La cuarta revolución ¿Cómo afecta la agenda digital a la economía y a la industria?’ de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) que organiza la UIMP.

Guindos precisó que después de que en el primer trimestre la economía española avanzara 3% en tasa interanual, es de esperar que en el segundo trimestre esta se acelere y reporte un alza de entre el “3,5% y 4%” intertrimestral anualizada. El responsable de Economía señaló que en base a estas estimaciones, el PIB podría cerrar el primer semestre por encima del 3% y no sería de extrañar que en este 2017 la economía registrara ese mismo incremento.

Con los datos recabados hasta la fecha, en donde se pone de manifiesto la importancia del sector exterior en la marcha de la economía, Guindos adelantó que el Gobierno procederá a revisar al alza el cuadro macroeconómico que acompañará al proyecto de presupuestos de 2018. Esta revisión, también recogerá una mejora del mercado laboral, que como consecuencia del fuerte crecimiento, la creación de empleo esperado será mayor a lo augurado en un principio.

Guindos apuntó que superados los riesgos de recesión, el reto pasa ahora por consolidar el crecimiento en torno al 3% los próximos tres años. Los grandes pilares de la economía española, que han permitido su transformación, están siendo, además del mercado exterior –las exportaciones crecieron un 9% en los primeros cuatro meses– la competitividad. “La evolución de la cuenta corriente de la balanza de pagos suma cincos años con superávit”, remarcó. No obstante, Guindos reconoció que pese a que la renta recupera niveles de antes de la crisis, la economía española “ha perdido una década tras haber vivido diez años en los que el crecimiento ha sido cero”.

Jordi Sevilla, exministro de Administraciones Públicas, instó a la tranquilidad porque considera que existe un exceso de optimismo sobre el crecimiento de la economía, que a su parecer no obedece tanto al tirón de las exportaciones sino más bien el auge del turismo. Durante su intervención defendió que sería aconsejable dedicar un poco de dinero a las infraestructuras para incentivar la inversión y se lamentó de que España no haya aprovechado el plan Juncker.

En el lado de los grandes riesgos a los que se enfrenta la economía, Sevilla apuntó a que el mayor riesgo para España es “no hacer nada”, pues las reformas de los últimos años se aprobaron en una situación de excepcionalidad que ahora no se da.


Entre los proyectos en los que trabaja el Ministerio de Economía para garantizar un crecimiento sostenido y estable, Guindos destacó la modificación de las cooperativas de crédito, el avance en la ley de crédito inmobiliario que permitirá “mejorar la transparencia de las hipotecas”, una nueva regulación de los organismos independientes (CNMC y CNMV) y en análisis del tamaño empresarial. “Vamos a intentar poner de manifiesto cómo este tamaño de la empresa en España, más reducido que la media en comparación con los países de nuestro entorno, limita la capacidad de crecimiento de la economía española”, afirmó.

Normas