energía renovable
El ministro de Energia Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, durante su intervención en el curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), este lunes en Santander. EFE

Nadal advierte del peligro que presenta para los ahorradores invertir en las subastas de renovables

El ministerio está investigando si los anuncios lanzados constituyen publicidad engañosa

Ha adelantado que la próxima subasta de renovables será el próximo mes

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, lanzó ayer un aviso a los pequeños inversores con motivo de la publicidad que se está llevando a cabo en los últimos días para que participen en la subasta de energías renovables. Durante su intervención en el seminario 'La cuarta revolución ¿Cómo afecta la agenda digital a la economía y a la industria?' de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) que organiza la UIMP con el patrocinio de BBVA, el titular de energía aseguró que "no es un producto para minoristas".

Nadal afirmó que la financiación de las subastas no se puede equiparar con la renta fija y que se trata de un "producto de carácter industrial orientado para gente que conoce cómo funciona el mercado, conoce sus riesgos y volatilidades". El ministro se mostró preocupado por la comercialización de este producto, pero señaló que no es competencia de su gabinete prohibir, sino que es algo que corresponde a la CNMV y al Banco de España, los organismos reguladores.

"No creo que sea muy apropiado para pequeños", reiteró. "Es un producto para gente que conozca el mercado eléctrico y su regulación", apuntó. No obstante, defiende que si la persona interesada conoce de primera mano los riesgos que este tipo de inversiones entraña, puede comprar acciones de estas empresas. Nadal afirmó que "no es una cuestión de prohibir sino de ver si se está haciendo publicidad engañosa. Nos ha preocupado ver cómo se está presentando ese producto y estamos mirando si hay algún elemento" que no se ajuste a la realidad.

El ministro avanzó que los costes y precios atractivos obtenidos en la anterior subasta de renovables así como "la oferta de sobra" lleva al Ejecutivo a repetir la experiencia y lanzar una nueva ronda, que previsiblemente ejecutará el próximo mes.

Preguntado por los criterios de adjudicación de la primera subasta, Nadal señaló que el primero que se tuvo en cuenta fue el coste y el segundo, la empresa que trabajase más. En este contexto, el ministro precisó que las eólicas fueron las grandes beneficiadas porque cuentan por la capacidad de trabajar por la noche, en contraste con otras energías que solo funcionan de por el día. El tercer criterio a seguir fue el tamaño. Aquí las instalaciones grandes y concentradas disfrutan de la ventaja de resultar más baratas.

Además de la importancia de avanzar en la nueva revolución tecnológica, uno de los temas que no podía pasar por alto era el alto coste de la generación eléctrica en España, algo que se puso de manifiesto el pasado invierno. Nadal indicó que podría ser "hasta diez veces más barato si se hubiese tenido un poco de paciencia" en la instalación de energías renovables.

El responsable en la materia reconoció que aun que aunque el coste de la energía "está bajando" sigue siendo de los más caros de Europa. "España cuenta con 10.500 millones de sobrecoste por decisiones políticas del pasado que se anteponían a otros objetivos políticos como el precio y la competitividad", dijo. "Pagamos, además, 7.000 millones en primas a las renovables, que son las más caras del mundo porque se instalaron en una etapa en la que costaban mucho esas instalaciones", concluyó.

Normas
Entra en EL PAÍS