Nadal quiere facilitar la casación de la fotovoltaica en la nueva subasta renovable

Energía rebaja el descuento al que se puede pujar para que la solar pueda competir

La medida no convence pues la rebaja es mayor para la eólica

Planta fotovoltaica y eólica.
Planta fotovoltaica y eólica.

La Secretaría de Estado de Energía ha remitido a la CNMC para su dictamen, una resolución por la que se convoca la nueva subasta de capacidad renovable, muy similar a la celebrada el pasado 17 de mayo. La nueva puja, anunciada casi por sorpresa por el titular de Energía, Álvaro Nadal, nada más celebrarse la de mayo, se ha fechado para el próximo 18 de julio. En ella se subastará la asignación del régimen retributivo específico (incentivo) para un total 3.000 MW: 2.000 MW ampliables en otros 1.000 MW, la de estos, las condiciones tienen una cláusula confidencial.

 El departamento que dirige Nadal ha aprovechado los textos legales con que se reguló el anterior proceso, que requirió de un real decreto, una orden ministerial y dos resoluciones, para acelerar la realización de la subasta de julio. Solo la última resolución, la que ayer remitió el ministerio al organismo supervisor, introduce alguna novedad reseñable.

Destinada únicamente a las tecnologías eólica y fotovoltaica (el anterior proceso estuvo abierto a todo tipo de instalaciones de energías renovables), el cambio más relevante de la nueva subasta se refiere al porcentaje de descuento máximo a la inversión al que están dispuestas para realizar los proyectos las participantes en el proyecto.

Para la eólica, dicho descuento será del 81,91%, cuando en la de mayo fue del 63,43%, y para la fotovoltaica, el valor máximo de reducción ofertado será del 65,80%, frente al 51,22% que se estableció en la anterior subasta.

Según fuentes del sector, esta mayor rebaja del suelo (el precio que se garantiza en el caso de que el de mercado se sitúe por debajo), podría permitir a la energía fotovoltaica, que requiere de una menor inversión, poder competir en el nuevo proceso (en el anterior, seis empresas se adjudicaron 2.979 MW y otras 17, menos de 1 MW, estas, de energía solar). Ello es así porque las condiciones establecían que, en el caso de empate en las ofertas, gana la eólica frente a la fotovoltaica, pues se da prioridad a la tecnología con un mayor número de horas de funcionamiento anual.

Nuevas dudas

Aunque la intención del ministerio, que recibió por este motivo fuertes críticas de este sector, es que esta pueda casar, fuentes de este sector lo siguen viendo complicado: “Es verdad que se ha rebajado el suelo, la rebaja ha sido proporcionalmente mayor para la eólica”: un 23% de rebaja en este caso, frente a un 22% en el eólico.

La Unión Española Fotovoltaica (UNEF) presentó en abril un recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Supremo en el que pedía la anulación de la subasta. Aunque pidió la suspensión cautelar, el tribunal no la admitió.

De lo que no hay duda es de que el ministerio ha querido aprovechar la sobreoferta de la última subasta para realizar otra. Y, o la convocaba ya este verano, o no podría lograr sumar los megavatios adicionales de capacidad para cumplir los objetivos de lucha contra el cambio climático de la Unión Europea para 2020. todos los proyectos resultantes deben estar en funcionamiento ese año.

El propio ministerio consideró que, a la vista del resultado de la anterior, la eólica y la fotovoltaica demostraron una mayor capacidad para competir con las tecnologías convencionales en el mercado, “y ello no solo en precio, sino también por razón de alto volumen de potencia ofertada”, indica el real decreto que establece la nueva subasta.

Según su contenido, existe un importante volumen de potencia eólica y fotovoltaica que, “no habiendo llegada a ser adjudicataria, es susceptible de ponerse en funcionamiento con el aseguramiento de un marco retributivo que otorga un nivel de protección mínimo, pero suficiente para facilitar la financiación de los proyectos”.

Para el nuevo proceso no habrá una preselección, por lo que podrán acudir al mismo las empresas ya preseleccionadas en la de mayo.

En esta subasta, las solicitudes presentadas superaron en más de tres veces la potencia adjudicada y los adjudicatarios ofrecieron el máximo descuento permitido. Por tanto, los proyectos adjudicados se llevarán a cabo sin necesidad de primas adicionales a los ingresos que obtienen por el mercado, en el escenario de precios medios de referencia.

El grueso de la capacidad se la adjudicó el grupo Forestalia (el ganador de la primera, que se celebró en enero del año pasado); Gas Natural Fenosa; Enel Green Power España, la filial de renovables de Endesa, Siemens-Gamesa y Norvento, que se llevaron casi 2.800 MW.

Acciona volvió a optar por no presentarse (la compañía de José Manuel Entrecanales prefiere las subastas que garanticen un retorno de la la inversión) e Ibedrola no logró casar.

Normas