El euríbor de las hipotecas sigue cayendo sin frenos

A punto de llegar al ecuador del año marca el mínimo histórico diario del -0,152%

El índice de referencia suma casi año y medio en negativo

La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos acaba de subir de nuevo los tipos de interés y planea hacerlo más veces este año, un movimiento que se espera se inicie en Europa en un plazo de como mucho 18 ó 24 meses. Antes, el euríbor, que suele anticipar el alza de las tasas oficiales de interés, debería comenzar a repuntar, más o menos a finales de 2018 o principios de 2019, según estiman los expertos. Pero, de momento, el euríbor a doce meses no solo parece que se encuentra cómodo en los niveles negativos en los que lleva sumergido casi año y medio, sino que sigue profundizando en ellos.

El índice al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas variables en España y que determina su cuota a pagar cada mes, continúa cuesta abajo y sin frenos. A punto de alcanzar el ecuador del año, el tipo hipotecario ha marcado en tasa diaria un nuevo mínimo histórico en el -0,152%, dejando la media provisional de junio al borde del -0,14%. En mayo cerró en el -0,127%.

La tendencia bajista del euríbor parece no tener fin, y eso que en la última cita del Banco Central Europeo (BCE) la pasada semana, Mario Draghi avisó de que se decartan más recortes de los tipos de interés, un giro en su habitual mensaje de que los tipos "seguirán en los niveles actuales o más bajos por un tiempo prolongado". Draghi no pondrá las tasas rectoras en negativo (cualquier recorte desde el 0% actual habría dado lógicamente ese resultado). Pero el euríbor prosigue no obstante batiendo nuevos récords por debajo del umbral del cero.

Los beneficiados sin duda son los hipotecados a tipo variable, que ven cómo en las revisiones se abaratan sus cuotas. Con el dato de mayo, el títular de una hipoteca media de 120.000 euros a 20 años que revise su préstamo anualmente, comprobará que su pago mensual disminuye en casi 6 euros. Son 72 euros al año.

Normas
Entra en EL PAÍS